Fórmulas Biométricas: Comparativa (2/4)

En el post de hoy me gustaría compartir una revisión que he realizado de los últimos estudios publicados en los que se realiza una comparativa de los resultados obtenidos con la utilización de diferentes fórmulas biométricas de 3ª y 4ª generación.

Como hablamos en post anteriores, lo primero a tener en cuenta para un buen resultado es la utilización de un biómetro que nos aporte las medidas biométricas con una alta fiabilidad. Os adjunto de nuevo el cuadro resumen de los biómetros que tenemos actualmente disponibles:

Sin título.001

En cuanto al uso de fórmulas biométricas, en los últimos años se han implementado nuevas fórmulas con el objetivo de una mejora en la predicción de la lente a implantar.

Hay bastante literatura científica publicada en los últimos años, en este post he intentado realizar un resumen de las últimas referencias publicadas entre 2015-2017, y he diferenciado los resultados en tres grupos en función de su longitud axial:

- Ojos cortos: ojos cuya longitud axial es menor de 22 mm

- Ojos medios: ojos cuya longitud axial está entre 22 y 26 mm

- Ojos largos: ojos cuya longitud axial es mayor de 26 mm

 Adjunto tablas resumen

Captura de pantalla 2017-11-05 a las 20.54.48

Captura de pantalla 2017-11-05 a las 20.54.57Los resultados obtenidos en los diferentes estudios muestran lo siguiente:

Ojos Medios (LA entre 21 y 26 mm)

En este tipo de ojos, con una longitud axial media, la fórmula que obtiene los mejores resultados en la Barrett Universal II, (1,3,6,8,9) tanto si evaluamos medidas tomadas con biómetros PCI tanto OLCR, pero cabe destacar que en este grupo las diferencias no son clínicamente muy significativas entre una fórmula u otra (1).

En la próxima entrada evaluaremos los Grupos de Ojos Cortos y Largos, que son los más problemáticos y en los que se obtienen mayores diferencias entres las fórmulas utilizadas.

Si tienes alguna pregunta, duda o comentario puedes realizármela en  nuestro muro de facebook:

Captura de pantalla 2013-07-06 a las 21.31.45

Bibliografía:

1) Accuracy of Intraocular Lens Calculation Formulas, Melles RB, et al. Ophthalmology. 2017. Sep 23. pii: S0161-6420(17)31428-8. doi: 10.1016/j.ophtha.2017.08.027

2) A Comparative Study to Assess the Predictability of Different IOL Power Calculation Formulas in Eyes of Short and Long Axial Length. Dharmil Doshi et al, Journal of Clinical and Diagnostic Research. 2017 Jan, Vol-11(1): NC01-NC04 DOI: 10.7860/JCDR/2017/22095.9136

3) Comparison of Hill-radial basis function, Barrett Universal and current third generation formulas for the calculation of intraocular lens power during cataract surgery. Roberts TV, et al. Clin Exp Ophthalmol. 2017 Aug 4. doi: 10.1111/ceo.13034.

4) IOL Power Calculation in Short and Long Eyes, REVIEW ARTICLE, Kenneth J. Hoffer, MD, FACS  and Giacomo Savini, MD. Asia-Pacific Journal of Ophthalmology • Volume 6, Number 4, July/August 2017

5) Intraocular lens power calculation for high myopic eyes with cataract: comparison of three formulas]. Zhu XJ1, He WW, Du Y, Qian DJ, Dai JH, Lu Y. Zhonghua Yan Ke Za Zhi. 2017 Apr 11;53(4):260-265. doi: 10.3760/cma.j.issn.0412-4081.2017.04.007.

6) Accuracy of 3 new methods for intraocular lens power selection, Jack X. Kane, MB BS, Anton Van Heerden, MB ChB, FRANZCO, Alp Atik, MB BS, Constantinos Petsoglou, MB BS, MMed(Clin.Epi), FRANZCO. J Cataract Refract Surg 2017; 43:333–339 Q 2017 ASCRS and ESCRS, http://dx.doi.org/10.1016/j.jcrs.2016.12.021

7) Meta-analysis of accuracy of intraocular lens power calculation formulas in short eyes. Qiwei Wang MD, Wu Jiang MD, Tiao Lin PhD, Xiaohang Wu MD, Haotian Lin MD and Weirong Chen MD. Clin Exp Ophthalmol. 2017 Sep 9. doi: 10.1111/ceo.13058.

8) Comparison of 9 intraocular lens power calculation formulas. Cooke DL, Cooke TL. J Cataract Refract Surg. 2016 Aug;42(8):1157-64. doi: 10.1016/j.jcrs.2016.06.029.

9) Intraocular lens power formula accuracy: Comparison of 7 formulas. Kane JX1, Van Heerden A2, Atik A2, Petsoglou C2. J Cataract Refract Surg. 2016 Oct;42(10):1490-1500. doi: 10.1016/j.jcrs.2016.07.021.

10) Accuracy of Intraocular Lens Power Calculation Formulas for Highly Myopic Eyes.Zhang Y, et al.  J Fr Ophtalmol. 2015 Oct;38(8):717-22. doi: 10.1016/j.jfo.2015.03.006. Epub 2015 Jul 21.

11) Intraocular lens power calculation for eyes with an axial length greater than 26.0 mm: comparison of formulas and methods. Abulafia A, J Cataract Refract Surg. 2015 Mar;41(3):548-56. doi: 10.1016/j.jcrs.2014.06.033. Epub 2015 Feb 21.

12) Comparison of different formulas for intraocular lens power calculation using a new optical biometer. Kaya F, et al.  J Fr Ophtalmol. 2015.

13) High myopia and cataract surgery Elaine W. Chong and Jodhbir S. Mehta, REVIEW. Curr Opin Ophthalmol 2016, 27:45 – 50 DOI:10.1097/ICU.0000000000000217

14) Accuracy of Intraocular Lens Power Formulas Involving 148 Eyes with Long Axial Lengths: A Retrospective Chart-Review Study. Chong Chen, Xian Xu, Yuyu Miao, Gaoxin Zheng, Yong Sun, and Xun Xu. Hindawi Publishing Corporation Journal of Ophthalmology Volume 2015, Article ID 976847, 7 pages http://dx.doi.org/10.1155/2015/976847

Publicado en General, Optometría Clínica | Deja un comentario

Fórmulas Biométricas: Introducción (1/4)

En post anteriores estuvimos comentando la evolución en cuanto a las fórmulas biométricas en los últimos años:

http://www.qvision.es/blogs/javier-martinez/2017/07/11/biometria-44-formulas-biometricas/

En la siguiente serie me gustaría realizar de una forma practica y basándonos en la última evidencia descrita que fórmulas están obteniendo los mejores resultados clínicos actualmente.

Como ya comentamos, todas las fórmulas biométricas parte de la primera fórmula de vergencia publicada:

Captura de pantalla 2017-07-11 a las 22.11.45

La diferencia fundamental radica en la estimación de la ELP (Posición efectiva de la lente), la cual ha ido evolucionando en los últimos años en función de las variables que se han ido incorporando en la estimación de su cálculo: desde una constante fija inicial, hasta incluso 7 variables objetivas de cada paciente.

Captura de pantalla 2017-07-11 a las 21.52.48

La mayor desviación de los resultados en función de cada fórmula utilizada ocurre sobretodo en ojos con parámetros biométricos fuera de la norma.

Previamente podemos clasificar los ojos en función de su longitud axial de una forma sencilla en:

- Ojos cortos: ojos cuya longitud axial es menor de 22 mm

- Ojos medios: ojos cuya longitud axial está entre 22 y 26 mm

- Ojos largos: ojos cuya longitud axial es mayor de 26 mm

Los valores de normalidad, es que los ojos hipermetrópicos tengan una longitud axial menor, y una ACD (profundidad de cámara anterior) menor que los emétropes y miopes (1)

Pero en ocasiones nos encontramos ojos fuera de la norma: ojo cortos con una profundidad de la cámara anterior elevada y al contrario, ojo largos con una profundidad de la cámara anterior pequeña, pues es en estos casos junto con ojos de longitud axial corta y larga, donde radica la mayor fuente de error y sorpresa refractiva tras la intervención, y donde la aplicación de una fórmula biométrica respecto a otra puede incurrir en un mejor resultado postoperatorio.

La otra fuente de error más común ocurre en pacientes que han sido sometidos a cirugía refractiva corneal previa a la realización de la cirugía de cristalino, ya que si no lo tenemos en cuenta y realizamos un cálculo normal en un paciente intervenido de miopía, obtendremos un resultado hipermetrópico y al contrario si se ha intervenido de hipermetropía (2).

Si tienes alguna pregunta, duda o comentario puedes realizármela en  nuestro muro de facebook:

Captura de pantalla 2013-07-06 a las 21.31.45

Bibliografía:

(1) Axial Length, Anterior Chamber Depth-A Study in Different Age Groups and Refractive Errors, Veena Bhardwajand Gandhi Parth Rajeshbhai, J Clin Diagn Res. 2013 Oct; 7(10): 2211–2212. Published online 2013 Oct 5. doi:  10.7860/JCDR/2013/7015.3473

(2) Intraocular lens power calculation after corneal refractive surgery: double K method. Aramberri J.  J Cataract Refract Surg 2003;29:2063- 68.

Publicado en General, Optometría Clínica | 1 comentario

Lentes de Contacto Esclerales: Mini Vs Grandes

En post anteriores ya hemos hablado de las ventajas que aportan las Lentes de Contacto Esclerales, sobretodo en casos de córnea irregular. Este tipo de lentes de contacto de gran diámetro cuyo punto de apoyo sobrepasa los bordes de la córnea crean una cúpula con un reservorio lagrimal que mejora la calidad visual del nuevo sistema óptico, disminuyendo la sintomatología asociada a patologías por irregularidad corneal y mejorando el porte con respecto a las lentes rígidas corneales.

¿Qué diferencias existen entre las diferentes lentes denominadas esclerales?

Una lente de contacto escleral puede definirse como una lente que se apoya sobre la esclerótica. Así, las lentes de contacto que se apoyan en la córnea o en el limbo no se pueden denominar lentes esclerales.

Por lo tanto no pueden clasificarse en función del diámetro de las mismas, ya que dependen de diversos factores, como: el Diámetro Horizontal del Iris Visible (HVID), diferente para cada paciente, de la Extensión del Limbo, y también del tipo de adaptación seleccionada, debido a que las Zonas de Transición y Aterrizaje Periféricos pueden realizarse de mayor o menor extensión, en función de cada adaptador.

La Scleral Lens Education Society, definó una nomenclatura recomendada internacionalmente.

Captura de pantalla 2017-09-10 a las 12.50.24

Diferenciando 3 grupos de lentes:

- Corneales: lentes apoyadas completamente sobre la córnea.

- Corneo-esclerales Lentes apoyadas parte sobre la esclera y parte sobre la córnea.

- Esclerales: Lentes apoyadas completamente sobre la córnea. (Mini-esclerales: hasta  6 mm mayor que el HIVD y Grandes esclerales: más de 6 mm que el HIVD).

CLS_October_A11_Fig06La elección del diámetro total (TD) de la lente es crucial para un ajuste óptimo y es el primer paso en una adaptación de lente de contacto escleral. El TD también es importante porque determina la altura sagital de la lente. La selección de la TD depende principalmente de los patrones topográficos del paciente, de los factores anatómicos tales como: HVID, y la extensión del limbo y de la elección de cada adaptador en función de las áreas elegidas de apoyo.

Como referencia de apoyo en función del diámetro podemos definir el siguiente cuadro resumen, pero tal y como hemos dicho dependera de los factores individuales de cada sujeto.

Captura de pantalla 2017-09-10 a las 21.54.30

Lentes Mini-Esclerales

Los beneficios de las lentes mini-esclerales: Este tipo de lentes puede ser más delgados, además podrían evitar la interacción con una esclerótica asimétrica, lo que ayudaría a la adaptación. Al ser algo más delgados, esto también podría proporcionar una separación central entre córnea-lente más fina, lo que aportaría un aumento de oxígeno, mejor agudeza visual y menor formación de burbujas en su adaptación.

También las lentes mini-esclerales tienen menos interacción con la irregularidad escleral, hay casos en los que debido a una irregularidad escleral como pinguécula, cicatrices etc. dificultarían la adaptación. Esto previene la formación de burbujas, el descentramiento de la lente, el blanqueo sectorial, y además la zonas de aterrizaje de la lente no tienen porque ser tóricas, ya que esclera es más esférica.

Lentes Esclerales Grandes

Los beneficios de las lentes esclerales grandes: En algunos casos son necesarias lentes grandes. Estas lentes se utilizan cuando se requiere una mejor distribución del peso de la lente sobre la esclera. Además aportan un mayor comodidad en casos de enfermedades de la superficie ocular, como córneas con epitelio frágil, triquiasis, graves queratoconjuntivitis seca… Las lentes esclerales grandes permiten una bóveda mayor. Las lentes esclerales grandes protegen la enfermedad de la superficie ocular
También este tipo de lentes evitan en gran medida la tinción conjuntival, que es una de las complicaciones de las lentes esclerales, debido a que el reparto en la presión conjuntival es más homogéneo.

En conclusión, los beneficios de las lentes esclerales son múltiples, tanto las mini como las grandes, poseen ventajas e inconvenientes.  Cada ojo necesita una lente específica dependiendo de la forma y las condiciones oculares. Sin embargo, parece que las lentes de diámetro pequeño tienen más ventajas en comparación con las grandes. Una sugerencia puede ser que la adaptación se inicie con la lentes más pequeña posible, en función del HVID y del limbo, y si posteriormente es necesario si ocurren los problemas comentados anteriormente considerar una adaptación de mayor diámetro

Si tienes alguna pregunta, duda o comentario puedes realizármela en  nuestro muro de facebook:

Captura de pantalla 2013-07-06 a las 21.31.45

Bibliografía:

– Modern scleral lenses: Mini versus large, Fadel D. Cont Lens Anterior Eye. 2017 Aug;40(4):200-207. doi: 10.1016/j.clae.2017.04.003. Epub 2017 May 11.

– Guía de adaptación de lentes de contacto esclerales, Eef van der Worp

 

 


Publicado en Contactología, CONTACTOLOGIA (WEB), General | Deja un comentario

Biometría (4/4): Fórmulas Biométricas

En los post anteriores hemos estado hablando de las diferentes tecnologías y biómetros de los que disponemos actualmente. Pero todo biómetro necesita de una buena fórmula de cálculo para poder determinar de una forma correcta la potencia de la lente intraocular a implantar en las cirugías de cristalino.

Fórmulas de 1ª generación:

A finales de los años 60 cuando aparecieron las primeras fórmulas biométricas basadas en cáculos teóricos, concretamente fue Fyodorov el precursor de las primeras fórmulas,  se puede decir que de su fórmula se han basado prácticamente todas las posteriores:

Captura de pantalla 2017-07-11 a las 22.11.45

Todos los datos son actualmente medibles excepto el “caballo de batalla” que ya lo era también en los años 60, la ELP: Posición efectiva de la lente, definida como la distancia donde se posicionaba la lente en el interior del ojo con respecto a la córnea.

Inicialmente como las lentes eran de fijación iridiana la ELP se determinaba como un valor constante de 4.0 mm, y este fue el principal factor de error.

Fórmulas de 2ª generación:

Las fórmulas de 2ª generación, ya tuvieron en cuenta que la ELP cambiaba en función de la Longitud Axial del ojo, siendo una ELP mayor cuanto mayor era la Longitud Axial.

También englobadas en este grupo podemos incluir a las primeras fórmulas empíricas, basadas en los resultados obtenidos postoperatorios, como fue el caso de la fórmula SRK. Pero esta fórmula comenzó a dar malos resultados en ojos extremos: Longitudes axiales cortas o largas, posteriormente esta fórmula evolucionó a la SRK II, la cual todavía está incluidas en muchos biómetros actualmente.

Fórmulas de 3ª generación:

En la tercera generación de fórmulas ya se tuvo en cuenta que la ELP, no solo era dependiente de la Longitud Axial, sino que también lo era de la queratometría corneal, por tanto este grupo de fórmulas ya tenían en cuenta estos factores.

Concretamente fue Holladay en 1988, el que publicó la primera fórmula teórica basada en estos dos factores predictivos.

Captura de pantalla 2017-07-09 a las 22.46.25

 

 

Además el propio Holladay, introdujo otros conceptos a la hora de conseguir una mejor estimación de la ELP, como fueron la altura corneal y el factor cirujano (SF).

Por otro lado Sanders, Retzlaff y Kraff, creadores de la fórmula por regresión SRK, formularon la SRK-T, también con una optimización de la ELP y de la longitud axial, lo que a posteriori desmostró que era una fórmula muy precisa para Longitudes axiales normales y elevadas. También estos autores a diferencia de Holladay aplicaron un factor de conversión en otro parámetro importante denominado el grosor retiniano que Holladay dejaba como una cte.

Otra fórmula perteneciente a este grupo fue la desarrollada la Hoffer-Q, basada en la predicción de la ACD, para la determinación de la ELP.

Estas tres fórmulas: H0lladay I, SRK-T y Hoffer-Q, se encuentran disponibles en la mayoría de los biómetros comercializados actualmente.

Fórmulas de 4ª generación:

Este grupo de fórmulas lo que han aportado principalmente respecto a las anteriores, es la inclusión de más valores predictivos de la ELP. Olsen fue el que además de los valores predictivos de Longitud axial y Quertometría, añadió la ACD preoperatoria y el grosor del cristalino además de los valores

Posteriormente, Holladay desarrolló una nueva fórmula, la Holladay II, aumentando el número de valores predictivos de la ELP a 7 (Longitud axial, Queratometría, ACD, Blanco-Blanco, Grosor de cristalino, Refracción preoperatoria y Edad del paciente).
Si bien el autor antes del desarrollo de la fórmula Holladay II desarrolló estrategias para mejorar los resultados clínicos sumando dioptrías a la potencia de la lente calculada con la fórmula Holladay I, la publicación de su nueva fórmula supuso un antes y un después en cuanto al uso de dicha fórmula, especialmente en ojos cortos, ofreciendo la posibilidad de mejorar los resultados refractivos. Efectivamente, autores como Fenzl (Fenzl et al, 1998) exponen que con dicha fórmula puede lograrse que el 90% de los pacientes queden en un rango de ±1D de la refracción deseada y el 100% en el rango de ± 2D.

Otra de las fórmulas de 4ª generación fue la desarrollada por Haigis,  que utiliza para el cálculo de la potencia intraocular la longitud axial, la queratometría y la profundidad de la cámara anterior. Lo diferente de esta fórmula es la la caracteriza mediante tres constantes: a0: cte proporcionada por le fabricante, a1: asociada a la ACD, la constante a2: asociada a la longitud axial y calculada mediante métodos de regresión utilizando datos de múltiples cirujanos. Otra característica importante de esta fórmula es su utilidad en el cálculo tras cirugía refractiva, dado que para la estimación de la ELP, no utiliza la queratometría, es la conocida con Haigis-L.

Por último, la fórmula Barrett Universal II que usa un ojo modelo teórico, donde la ELP es relativa a la AXL y la K, y se determina también por la relación entre la constante A y un factor de lente, ya que incorpora en su algoritmo las propiedades físicas de la lente intraocular.

Captura de pantalla 2017-07-11 a las 21.52.48

Posteriormente han surgido otra serie de fórmulas:

Trazado de rayos:

Los cálculos de LIOs mediante trazado de rayos o Raytracing se basan en un modelo teórico de ojo definido a partir de las mediciones biométricas y topográficas previas, posteriormente se realiza un trazado de rayos a través de las superficies que la definen y se construye un modelo de ojo personalizado determinando la potencia de la LIO para conseguir un trazado de rayos exacto.

Inteligencia artificial:

Recientemente ha aparecido una nueva fórmula que se basa en el Big Data y en el análisis de datos mediante métodos de inteligencia artificial la Hill RBF. Es fórmula se nutre de forma continua de resultados quirúrgicos y eso le irá aportando cada vez mayor precisión en su cálculo.

A modo de resumen:

Captura de pantalla 2017-07-11 a las 22.11.57

Si tienes alguna pregunta, duda o comentario puedes realizármela en nuestro muro de facebook:

Captura de pantalla 2013-07-06 a las 21.31.45

Bibliografía:

- Calculation of intraocular lens power: a review, Thomas Olsen, University Eye Clinic, Aarhus Hospital, Aarhus, Denmark. Acta Ophthalmologica Scandinavica 2007

- Comparación de Fórmulas Biométricas en el cálculo de lentes intraoculares mediante el uso de Biometría Óptica.  Francisco Javier Gómez Lara. Facultad de Óptica y Optometría de Terrassa 2013

- Cálculo de la potencia de lentes intraoculares, Dra. Nuria Garzón, Gaceta Óptica.

 

Publicado en General, Optometría Clínica | Deja un comentario

Biometría (3/4): ¿Qué tecnología aporta un mejor resultado?

En los post anteriores hemos destacado cuales son los diferentes tipos de tecnología para la realización de Biometría Óptica y los diferentes equipos que existen actualmente en el mercado:

1) Tecnología OLCI o PCI :Biometrías por Interferometría de Coherencia Parcial o Baja Coherencia

2) Tecnología OLCR: Biometrías por Reflectometría Óptica de Baja Coherencia

3) Tecnología OCT: Tomografía de Coherencia Óptica Swept-Source 

Pero en la práctica clínica ¿Qué tecnología aporta en la actualidad los mejores resultados en los datos medidos por los diferentes biómetros? ¿Son intercambiables los datos obtenidos con diferentes tecnologías?

OLCI/PCI  vs OLCR

Pues en Febrero de este año se ha publicado un Meta-analysis (1) con el objetivo de comparar los resultados medidos con la tecnología OLCI/PCI vs OLCR.

Captura de pantalla 2017-06-18 a las 22.02.28

En este trabajo se compararon diferentes estudios publicados hasta agosto de 2015, donde se comparaban los resultados obtenidos en cuanto a las medidas biométricas mediante tecnología óptica de reflectometría (OLCR, con el equipo Lenstar LS900; Haag Streit) versus interferometría de coherencia parcial (OLCI o PCI, con el equipo IOLMaster; Carl Zeiss)

Se incluyeron 18 estudios con 1921 ojos.

Captura de pantalla 2017-06-18 a las 22.12.24

 Se evaluaron y compararon las medidas de: LA, K1, K2, Km, ACD y W-W.

Longitud Axial No hubo diferencias estadísticamente significativas en la longitud axial (MD 0.00 mm; 95% CI − 0.08 to 0.08 mm; p = 0,92).

ACD No hubo diferencias estadísticamente significativas en la medida de ACD (MD 0.02 mm; 95% CI − 0.07 to 0.10mm; p = 0,67).

K1 (Queratometría Plana) No hubo diferencias estadísticamente significativas en la medida de K1 (MD − 0.05 D; 95% CI − 0.16 to 0.06 D; p = 0.39).

K2 (Queratometría Curva) No hubo diferencias estadísticamente significativas en la medida de K2 (MD − 0.09 D; 95% CI − 0.20 to 0.03 D; p = 0.13).

Km (Queratometría Media) No hubo diferencias estadísticamente significativas en la medida de Km (MD − 0.15 D; 95% CI − 0.30 to 0.00 D; p = 0.05).

W-W (medida Blanco-Blanco) Esta medida si mostró una diferencia estadísticamente significativa (MD - 0,14 mm; 95% CI - 0,25 a - 0,02 mm; p = 0,02).

En resumen, este meta análisis muestra que la tecnología OLCR (Lenstar LS900) proporciona resultados muy similares a la tecnología OLCI o PCI (IOLMaster 500) para las lecturas  de AL, ACD y K. Por tanto, ambos dispositivos pueden utilizar indistintamente stos parámetros, son intercambiables.

En cuanto a la medida del W-W, se encontraron diferencias significativas por lo tanto no son medidas intercambiables.

 OLCI/PCI  vs  OCT Swept-Source 

En cuanto a lo publicado respecto a los datos obtenidos mediante tecnología OLCI/PCI versus a OCT Swept-Source, hay un trabajo muy interesante publicado.

Captura de pantalla 2017-06-25 a las 16.19.45

 

 

Este estudio comparó los resultados de las medidas entre IOL Master 500 (gold standard) y IOL Master 700.

Se incluyeron 188 ojos de 101 pacientes. Se evaluaron y compararon las medidas de: LA, K1, K2 y ACD

Más info sobre los dispositivos utilizados:

IOLMaster 500 utiliza la tecnología PCI para mediciones LA, una técnica telecéntrica de seis puntos para lecturas K y un sistema de lámpara de hendidura basado en imágenes para las mediciones de ACD. También puede medir la distancia WTW. Sin embargo, las mediciones de LT y mediciones de espesor corneal central (CCT) no están disponibles en IOLMaster 500. En la medida de la LA se calcula un valor de relación señal / ruido (SNR) no se recomienda el uso de las mediciones con valor SNR menor de dos.

IOLMaster 700 realiza automáticamente escaneos  mediante fuentes de barrido de OCT y obtiene valores de LA, junto con CCT, ACD y LT. Las mediciones LA son los valores medios de tres exploraciones en cada uno de los seis meridianos. Para las lecturas de K, se toman tres K medias, cada una de las cinco mediciones individuales y se calculan las lecturas promedio finales de K. En el IOLMaster 700, el operador puede ver toda la imagen del escáner y comprobar visualmente la geometría del ojo y la fijación del paciente. Se calculan los valores de desviación Standar (SD) para la  ACD, LT y AL y el dispositivo advierte al operador de resultados de baja calidad si el SD para ACD> 0.021 mm, para LT> 0.038 mm y para AL> 0.027 mm.

En cuanto a los resultados obtenidos:

El tamaño de la muestra demostró estadísticamente ser suficiente para determinar y probar los datos para ACD, AL, K1, K2 con la precisión y probabilidad deseadas. La edad media de los pacientes fue de 68,32 ± 12,71 (rango 24-81) años. Ciento treinta y cinco ojos (71,8%) tenían cataratas nucleares, 18 ojos (9,5%) tenían cataratas corticales y 35 ojos (18,6%) tenían cataratas subcapsulares posteriores.

Los acuerdos entre los dos dispositivos eran muy elevados con respecto a los valores de AL, ACD, K1 y K2, pero se observaron diferencias estadísticamente significativas entre las mediciones ACD, K1 y K2, aunque sin relevancia clínica.

Otro dato importante fue que IOLMaster 700 fue capaz de medir ACD, AL, K1 y K2 en todos los ojos dentro de los límites de alta calidad de SD del fabricante. IOLMaster 500 fue capaz de medir ACD en 175 ojos, mientras que las medidas no se obtubieron en los 13 ojos restantes. Nueve de estos 13 ojos tenían valores de ACD superiores a 4,1 mm según IOL Master 700. Las medidas de LA no fueron posibles para 17 ojos fáquicos y 9 de estos ojos tenían Catarata subcapsular posterior y los 8 restantes, cataratas nucleares muy densas.

Por tanto como conclusión podemos decir que el acuerdo entre los dos dispositivos fue excelente, aunque IOLMaster 700 fue más efectivo en la obtención de medidas biométricas en ojos con cataratas posteriores subcapsulares y densas.

A modo de resumen:

Captura de pantalla 2017-06-25 a las 16.59.44

Si tienes alguna pregunta, duda o comentario puedes realizármela en nuestro muro de facebook:

Captura de pantalla 2013-07-06 a las 21.31.45

Bibliografia:

- Huang, J., McAlinden, C., Huang, Y., Wen, D., Savini, G., Tu, R., & Wang, Q. (2017). Meta-analysis of optical low-coherence reflectometry versus partial coherence interferometry biometry. Scientific Reports, 7, 43414. http://doi.org/10.1038/srep43414

- Akman A, Asena L, Güngör S Evaluation and comparison of the new swept source OCT-based IOLMaster 700 with the IOLMaster 500,   British Journal of Ophthalmology, vol. 100, issue 9 (2016) pp. 1201-1205

Publicado en General, Optometría Clínica | Deja un comentario

Biometría (2/4): Biómetros actuales

En el post anterior estuvimos repasando cuales son los tipos de biometría actuales, y la tecnología en la que se basan para la toma de medidas.

El objetivo del post de hoy es repasar los equipos más conocidos que existen actualmente.

1) Tecnología OLCI o PCI :Biometrías por Interferometría de Coherencia Parcial o Baja Coherencia

Iol Master 500

Captura de pantalla 2017-06-04 a las 23.06.00

Está considerado como el Gold Standard dentro de la biometría óptica, como todos los biómetros basados en tecnología óptica, en algunos casos es difícil la toma de medidas de longitud axial.

Para el cálculo de la queratometría, solo mide queratometría sagital (cara anterior), y utiliza el escaneo de 6 puntos corneales.

Los datos que nos aporta son: LA (longitud axial), Queratometría sagital, ACD, W-W.

Nos permite la optimización de constantes de forma automática introduciendo los resultados de cada cirujano, pero además tiene una gran base de datos global que se plasma en la página web del Users’ Group for Interference Biometry (ULIB), que están en continua actualización.

Para el cálculo nos permite el uso de las fórmulas: SRK II, SRKT, Hollady I y II, Hoffer Q, Haigis y Haigis-L  (post lasik).

Aladdin

Captura de pantalla 2017-06-04 a las 23.25.59

El Aladdin es un biómetro que tiene asociado un disco de plácido, por lo tanto a la vez que biometría nos realiza una topografía corneal de la cara anterior.

Los datos que nos aporta son: LA, Queratometría corneal anterior de plácido, Aberrometría corneal, ACD, W-W, Paquimetría, Pupilometría y Espesor del Cristalino.

En cuanto a las limitaciones, no nos mide la cara posterior de la córnea.

Para el cálculo nos permite el uso de las fórmulas: SRK T, SRK II, Haigis, Hoffer Q, Holladay 1, Camellin-Calossi, Shammas (no history) para post-lasik.

También permite la conexión externa con la fórmula por trazado de rayos de Olsen (PhacoOptics).

Al Scan

Captura de pantalla 2017-06-04 a las 23.40.22

Al Scan es un biómetro que nos aporta una imagen del polo anterior basada en Scheimpflug.

Los datos que nos aporta son: LA, Queratometría corneal anterior, ACD, W-W, Paquimetría y Pupilometría.

Otra características especial de este equipo, es que permite asociarle una sonda de medida ultrasónica para casos de cataratas muy densas.

Para el cálculo nos permite el uso de las fórmulas: SRK II, SRK/T, Binkhorst, Hoffer Q, Holladay, Camellin-Calossi y Haigis.

Galilei G6

Captura de pantalla 2017-06-04 a las 23.53.07

Galilei G6 es un biómetro que nos aporta además de la biometría óptica, una topografía corneal basada en plácido y una tomografía corneal basada en cámara de Scheimpflug.

Los datos que nos aporta son: LA, Queratometría corneal anterior y posterior, Aberrometría corneal, ACD, W-W, Grosor del Cristalino, Paquimetría y Pupilometría.

Es un equipo muy completo ya que nos aporta datos topográficos, tomográficos y axiales en un solo dispositivo.

Para el cálculo nos permite el uso de las fórmulas: Haigis, Holladay I, Hoffer Q, SRK II, SRK T y Shammas no-history (post lasik).

Pentacam AXL

pentacam_axl

Pentacam AXL, es un equipo muy completo ya que es un topógrafo en mi opinión excepcional como es Pentacam basado en tecnología de Scheimplug que además nos aporta medidas por biometría óptica de baja coherencia.

Los datos que nos aporta son: LA, Queratometría corneal anterior, posterior, total, Aberrometría corneal, Irregularidad corneal, Asfericidad corneal, ACD, W-W,  Paquimetría, Pupilometría.

Es un equipo muy completo ya que nos aporta datos topográficos, tomográficos y axiales en un solo dispositivo.

Lo único que se le puede echar en falta es la medida del grosor del cristalino por interferometría, ya que existe la posibilidad que dilantando bien al paciente puede intentar medirse mediante la imagen de Scheimplug.

Para el cálculo nos permite el uso de las fórmulas: Haigis, Holladay I, Hoffer Q,  SRK T y para post lasik PotvinShammasHill y doble k.

También permite la conexión externa con la fórmula por trazado de rayos de Olsen (PhacoOptics) y OKULIX.

2) Tecnología OLCR: Biometrías por Reflectometría Óptica de Baja Coherencia

OA-2000

Captura de pantalla 2017-06-09 a las 14.18.49

OA-2000 es un biómetro que nos aporta además de la biometría óptica por Reflectometría, una topografía corneal basada en plácido.

Los datos que nos aporta son: LA, Queratometría corneal anterior, topografía corneal, ACD, W-W, Grosor del Cristalino, Paquimetría y Pupilometría.

Para el cálculo utiliza las siguientes fórmulas: Haigis, Holladay I, Hoffer Q, SRK T y Showa. Además de Shammas y doble k para post lasik.

También permite la conexión externa con la fórmula por trazado de rayos de OKULIX.

Lenstar LS900

Captura de pantalla 2017-06-09 a las 14.38.44

Lenstar LS900, biómetro óptico que nos aporta información topográfica de curvatura basada en dos sistemas, un disco de plácido compuesto por 11 anillos y un sistema que mide 32 puntos corneales.

Los datos que nos aporta son: LA, Queratometría corneal anterior, Topografía Corneal, Grosor del Cristalino, ACD, W-W,  Paquimetría, Pupilometría.

En cuanto a los cálculos biométricos es un sistema que aporta gran cantidad de fórmulas de 4 generación e incluso incluye una fórmula basada en inteligencia artificial.

Para el cálculo nos permite el uso de las fórmulas: Haigis, Holladay I, Hoffer Q,  SRK T, SRK II, Hill-RBF, Barrett Universal II, Barrett Toric Calculator, Barrett True K, Olsen, Masket y Shammas.

También permite la conexión externa con la fórmula por trazado de rayos de Olsen (PhacoOptics) y OKULIX

3) Tecnología OCT: Tomografía de Coherencia Óptica Swept-Source 

IOL Master 700

Captura de pantalla 2017-06-09 a las 14.54.01

Biómetro basado en tecnología OCT Swept-Source, lo que nos permite la visualización de las estructuras medidas. De esta forma evitaremos errores causados por una fijación incorrecta.

Además en cataratas densas mejora la medición con respecto a dispositivos anteriores.

Los datos que nos aporta son: LA, Queratometría corneal anterior, Paquimetría, Grosor del Cristalino, ACD, W-W.

Para el cálculo utiliza las siguientes fórmulas: SRKT, Holladay 2, 9, Hoffer Q, Haigis Suite (Haigis, Haigis-L y Haigis-T), además de las fórmulas de Barrett.

ARGOS

Captura de pantalla 2017-06-11 a las 21.42.02

Este Biómetro también está basado en tecnología OCT Swept-Source, lo que nos permite la visualización de las estructuras medidas.

Los datos que nos aporta son: LA, Queratometría corneal anterior, Paquimetría, Grosor del Cristalino, ACD, W-W y Pupilomería.

Para el cálculo utiliza las siguientes fórmulas: Haigis, HofferQ, Holladay I, SRK T, Shammas No-History.

Para finalizar adjunto un cuadro resumen que puede descargarse en el siguiente enlace: RESUMEN BIÓMETROS.

Sin título.001

En el próximo blog hablaremos de si existen diferencias significativas en cuanto a los resultados de las distintas tecnología según lo publicado en la bibliografía científica.

Si tienes alguna pregunta, duda o comentario puedes realizármela en nuestro muro de facebook:

Captura de pantalla 2013-07-06 a las 21.31.45

Bibliografia:

Todos los datos que aparecen han sido extraídos de los catálogos oficiales de los equipos mostrados.

Publicado en General, Optometría Clínica | 2 comentarios

Biometría (1/4): del Ultrasonido a la OCT

La Biometría es una prueba esencial que se utiliza para calcular la potencia de la Lente Intraocular (LIO) a implantar en pacientes que van a ser sometidos a cirugía de cristalino.

Esta prueba tiene como objetivo determinar la potencia de la lente para intentar dejar el nuevo sistema óptico formado por: córnea + LIO, lo más próximo a la emetropía, es decir sin defecto refractivo residual (salvo casos donde se requiera de un target miópico, ej: monovisión).

Para determinar correctamente el cálculo de la LIO es necesario medir varios parámetros del sistema óptico, en función del sistema de medida utilizado podremos determinar más o menos medidas.

1) Biometrías por Ultrasonido (eco-a)

Los primeros instrumentos que se utilizaron utilizaban los ultrasonidos, ondas acústicas que van atravesando los tejidos y cuando sufren fenémonos de reflexión o refracción al pasar de un medio de propagación a otro, producen un efecto de rebote o eco que puede ser registrado.

Por tanto se pueden obtener medidas/registro de la córnea, de la cara anterior del cristalino, de la cara posterior del cristalino y por último de la retina, la suma total de todos estos espacios es lo que se denomina longitud axial (AXL).

Dentro del ojo hay diferentes índices y velocidades de propagación:

• Córnea y Cristalino: 1.641 m/sg
• Cámara anterior: 1.532 m/sg
• Cámara vítrea: 1.532 m/sg
• Retina: 1.550 m/sg

Los ecógrafos asignan una velocidad global media que varía en función de si el ojo es fáquico (1.550 m/s) o afáquico (1.532 m/s). Teniendo en cuenta esto podemos aplicar fórmulas físicas: (Espacio = Velocidad x tiempo), obtenemos el espacio que ha recorrido el ultrasonido y de esta forma y teniendo en cuenta que la onda hará un recorrido de ida y vuelta obtendermos la longitud axial.

B9781437726367000070_f007-001-9781437726367

La dificultad en los sistemas de medida basados en ultrasonidos es que son bastante examinador – dependientes, ya que existen varios factores que influencian la medida como:

Ángulo de incidencia: es muy importante alinear correctamente la sonda con el ojo, debido a que un mal alineamiento puede provocar ecos difusos los cuales pueden complicar la medida de las diferentes interfases.

Un factor que se puede modificar durante la medida es la Ganancia: este valor se puede modificar incrementándola o disminuyéndola, a mayor ganancia habrá más sensibilidad y por tanto más ecos, pero con menos resolución, normalmente esta se incrementa para poder recibir ecos de la retina en cataratas densas.

Dentro de las medidas por ultrasonido tenemos dos tipos:

- Aplanación: donde la sonda se coloca sobre la córnea del paciente, es importante no apretar la superficie corneal debido a que de este modo disminuiremos el espesor corneal y por tanto el valor de longitud axial.

- Inmersión: la sonda se coloca en el interior de un recipiente y este se posiciona sobre la esclera. Este métido es más preciso que el de aplanación: fundamentalmente por dos motivos:

  • Evita la posibilidad de comprimir la superficie corneal
  • Asegura el correcto alineamiento de los ultrasonidos.

2) Biometrías por Interferometría de Coherencia Parcial o Baja Coherencia (PCI o OLCI)

La interferometría de coherencia parcial se basa en la proyección de dos haces de luz infrarroja de 780 nm sobre la superfice ocular para posteriormente medir la reflexión de los mismos sobre las diferentes estructuras oculares. Concretamente este sistema mide el eco producido en la retina.

Las ventajas de este sistema es que es menos examinador-dependiente, el doble haz permite eliminar la influencia de los movimientos longitudinales del ojo durante las mediciones, evita el desalineamiento y corrige el efecto de aplanación de la córnea, ya que no tiene que tocarla, es un método no invasivo.

Aunque cabe destacar que en ocasiones es difícil la toma de la medida debido a cataratas muy densas, sobretodo cataratas subcapsulares posteriores.

Normalmente la Biometría óptica estima valores mayores de longitud axial (AXL) que la ultrasónica, debido a:  la aplanación de la córnea que disminuye la AXL y que la luz empleada en la biometría óptica es reflejada por el Epitelio Pigmentario de la Retina, mientras que los Ultrasonidos son reflejados desde la Limitante Interna, esto es una diferencia de unas 130 micras.

17

3) Biometrías por Reflectometría Óptica de Baja Coherencia (OLCR)

Este tipo de tecnología es muy similar a la anterior, pero con la diferencia que nos aporta ecos de medida en todas las estructuras oculares, de este modo podemos medir tanto la longitud axial como la paquimetría y el espesor del cristalino.

También puede tener problemas en su medición en cataratas densas.

lenstar-parametri

4) Biometrías por Tomografía de Coherencia Óptica Swept-Source

Los nuevos equipos de Biometría, están basados en Tomografía de Coherencia Óptica, mediante un láser de longitud de onda sintonizable se realiza un escaneo completo del ojo, consiguiendo una imagen OCT que muestra detalles anatómicos en un corte longitudinal. Por tanto, se pueden detectar geometrías inusuales en el ojo, como una inclinación o un descentramiento del cristalino o posteriormente de la lente implantada.

Captura de pantalla 2017-05-21 a las 19.00.19Esta tecnología permite ver directamente todas las estructuras medidas, de esta forma evitaremos errores por falta de fijación y alineamiento causados por una fijación incorrecta. Además en cataratas densas mejora la medición con respecto a dispositivos anteriores.

Si tienes alguna pregunta, duda o comentario puedes realizármela en nuestro muro de facebook:

Captura de pantalla 2013-07-06 a las 21.31.45

 Bibliografia:

Packer M, Coffman P, Brown L. Inmersion A Scan compared with partial Coherence interferometry: out come analysis. J Cataract Refract Surg 2003;28:239-42.

Haigis W, Lege B, Miller N, Schneider B. Comparison of immersion ultrasound biometry and partial coherence interferometry for intraocular lens Calculation according to Haigis. Graefes Arch Clin Exp Ophthalmol. 2007:238(9):765-73.

Tehrani M, Krummenauer F, Kumar R, Dick HB. Comparison of biometric measurements using partial coherence interferometry and applanation ultrasound. J Cataract Refract Surg 2003 29(4):747-62.

Garzón N, Muñoz M, Poyales F. Cálculo de la potencia de lentes intraoculares. Rev Gac Ópt . 2009;(425):22-5.

Tim Donald, IOLMaster 700: A Debut of Swept-Source OCT Technology, CRST Europe  July 2015

 

Publicado en General, Optometría Clínica | Deja un comentario

Lente Fáquica ICL: ¿Puede afectar a la Presión Intraocular a largo plazo?

Las Lentes Fáquicas ICL están indicadas en pacientes que quieren corregir su defecto visual de miopía, hipermetropía y astigmatismo. Esta lente se situa entre el iris y el cristalino, esa posición en la que se implanta la lente podría suponer una disminución del paso del humor acuoso desde la parte posterior del ojo a la parte anterior lo que podría producir una subida de la Presión Intraocular (2).

glaucoma-2-500x359Para evitar la reducción del paso de humor acuoso anteriormente se realizaban unas iridotomias con láser, de forma previa o intraoperatoriamente, pero con la aparición de nuevos diseños como la lente fáquica V4c para la corrección de miopía y astigmatismo, la lente ICL tiene una pequeña apertura central que evita la realización previa de las iridotomías y permite el flujo de humor acuoso.

 imagen

Este modelo fue diseñado con un orificio central de 0,36 mm (KS-Aquaport) que permite un correcto flujo del humor acuoso.

Ya existen varios estudios publicados tras la implantación de la LIO Visian ICL V4c que mostraron un control seguro de la PIO en el período postoperatorio temprano (3,4) y con un seguimiento de  hasta 6 meses (5,6) .

Pero es necesario evaluar el impacto de esta tecnología en las elevaciones de la PIO en un período intermedio y  tardío.

Pues recientemente se ha publicado un trabajo en la revista Journal Refractive Surgery (1) en el que se evaluaron los resultados en los cambios de la Presión Intraocular previa y tras la intervención con la lente ICL V4c en una gran muestra de pacientes sometidos a cirugía para corrección de miopía y astigmatismo durante un seguimiento de 24 meses.

En este estudio retrospectivo con un volumen muy elevado de sujetos evaluados, donde se incluyeron 763 ojos (384 pacientes, 128 hombres y 256 mujeres), se estudiaron a 1,3,6, 12 y 24 meses, los cambios en la PIO (Presión Intraocular), el Vault central y los eventos adversos.

service5En cuanto a los resultados de Presión Intraocular:

El promedio de PIO fue 13,2 ± 2,1 mm Hg preoperatorio y fue <21 mm Hg en todos los ojos estudiados. Postoperatoriamente, la media de la PIO fue inferior a la PIO antes del procedimiento en todas las visitas de seguimiento: 12,4 ± 1,7 mm Hg a 1 mes, 12,5 ± 1,8 mm Hg a 3 meses, 12,6 ± 1,3 mm Hg a los 6 meses, 12,6 ± 1,4 mm Hg a los 12 meses y 12,7 ± 1,1 mm Hg a los 24 meses .

La PIO en la visita de seguimiento final fue de 12,8 ± 1,3 mm Hg. En la mayoría de los pacientes la PIO postoperatoria fue menor o similar a la PIO preoperatoria en todas las visitas de seguimiento.

En cuanto a las complicaciones observadas: no se registró ninguna hipertensión ocular aguda en el postoperatorio temprano, incluyendo 14 ojos (1,83%) con un vault (separación entre la lente y el cristalino) mayor de 1.000 μm. No se requirió la explantación de la lente fáquica en ningún caso.  No se observaron bloqueos pupilares.

Sólo un caso (0,13%) presentó un aumento significativo de la PIO (26 mm Hg) durante el período de observación (a 1 semana de seguimiento). Este caso se relacionó con la respuesta a los esteroides, ya que el vault fue de 710 μm, y la PIO mejoró con la medicación tópica de un fármaco (Azarga). Ningún otro paciente requirió medicación específica para reducir la PIO.

También se estudió el Vault, medida importante para garantizar la correcta posición de la lente fáquica.

En el período postoperatorio temprano, el vault medio fue de  592 μm tras 1 día y 555 μm a la semana después del procedimiento. Hubo una tendencia de reducción del vault con el tiempo. La disminución en el vault desde la visita de seguimiento de 1 semana a la visita de los 2 años fue de 185 ± 11 μm. No hubo correlaciones estadísticamente significativas entre la cantidad de vault de la LIO fáquica en el seguimiento total. Cuatro casos (0,5%) presentaron un vault de 0 μm en algún momento durante el período de seguimiento, todos ellos fueron cuidadosamente observados y ninguno presentó complicaciones, incluyendo el desarrollo de catarata o variaciones de la PIO. No se explantó ninguna LIO fáquica en esos casos.

Por tanto se ha determinado que  la presencia del agujero central induce un cambio en la dinámica del humor acuoso (7), además el orificio central puede afectar al vault de la lente fáquica, que juega un papel vital en la determinación de la seguridad de la implantación de la lente. En otros estudios se sugirío que un vault de más de 0.09 mm sería suficiente para proteger el cristalino de formación de cataratas (8).

Como conclusiones podemos decir que la implantación de la lente fáquica ICL V4c con orificio central en los pacientes miopes y astígmatas proporciona buenos resultados en la PIO postoperatoria, es una técnica segura en el período de observación de 24 meses.

Si tienes alguna pregunta, duda o comentario puedes realizármela en  nuestro muro de facebook:

Captura de pantalla 2013-07-06 a las 21.31.45

Bibliografía:

(1) Intraocular Pressure After Implantation of a Phakic Collamer Intraocular Lens With a Central Hole.  Rodríguez-Una I, Rodríguez-Calvo PP, Cueto LF, Lisa C, Cueto AF, Alfonso JF.  J Refract Surg. 2017 Apr 1;33(4):244-249. doi: 10.3928/1081597X-20170110-01.

(2) Sanchez-Galeana CA, Zadok D, Montes M, Cortes MA, Chayet AS. Refractory intraocular pressure increase after phakic posterior chamber intraocular lens implantation. Am J Ophthalmol. 2002;134:121-123.

(3) Gonzalez-Lopez F, Bilbao-Calabuig R, Mompean B, et al. In- traocular pressure during the early postoperative period after 100 consecutive implantations of posterior chamber phakic in- traocular lenses with a central hole. J Cataract Refract Surg. 2013;39:1859-1863.

(4) Higueras-Esteban A, Ortiz-Gomariz A, Gutierrez-Ortega R, et al. Intraocular pressure after implantation of the Visian Implant- able Collamer Lens With CentraFLOW without iridotomy. Am J Ophthalmol. 2013;156:800-805.

(5) Shimizu K, Kamiya K, Igarashi A, Shiratani T. Early clinical outcomes of implantation of posterior chamber phakic intra- ocular lens with a central hole (Hole ICL) for moderate to high myopia. Br J Ophthalmol. 2012;96:409-412.

(6) Alfonso JF, Lisa C, Fernandez-Vega Cueto L, Belda-Salmeron L, Madrid-Costa D, Montes-Mico R. Clinical outcomes after im- plantation of a posterior chamber collagen copolymer phakic intraocular lens with a central hole for myopic correction. J Cataract Refract Surg. 2013;39:915-921.

(7) Kawamorita T, Uozato H, Shimizu K. Fluid dynamics simula- tion of aqueous humour in a posterior-chamber phakic intra- ocular lens with a central perforation. Graefes Arch Clin Exp Ophthalmol. 2012;250:935-939.

(8) Gonvers M, Bornet C, Othenin-Girard P. Implantable contact lens for moderate to high myopia: relationship of vaulting to cataract formation. J Cataract Refract Surg. 2003;29:918-924.

Publicado en General, Optometría Clínica | Deja un comentario

¿Qué tiene más riesgo de infección: Lentes de contacto o Cirugía Refractiva Láser?. Meta-análisis 2/2

Si seguimos analizando el presente meta-análisis (1), en el post anterior detacamos que la tasa de menor infección con lente de contacto, se observó en las lentes rígidas gas permeable (RGP), con una tasa de 1 cada 10.000 usuarios durante el primer año de uso. (figura 1).

Captura de pantalla 2017-04-09 a las 19.59.59

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Dentro de los estudios de cirugía refractiva LASIK, la tasa media por cada 10.000 pacientes encontrada fue de 5 pacientes. (figura 2) Captura de pantalla 2017-04-09 a las 20.00.09

Si ahora analizamos los resultados obtenidos en los estudios del grupo de cirugía refractiva lasik, y los comparamos con los diferentes grupos de usuarios de lentes de contacto, durante el primer año de uso, obtenemos que la incidencia de queratitis microbiana en el uso diario de lentes de contacto blandas fue estadísticamente menor que en los pacientes post-LASIK, aproximadamente 2 casos menos por cada 10.000 usuarios. Sin embargo, si asumimos solo el riesgo inicial de la cirugía, es decir, después de su realización y del período de cicatrización, a los 5 años habrá un número significativamente mayor de casos de queratitis microbiana con el uso diario de lentes de contacto blandas, aproximadamente 3 veces mayor.

Del mismo modo, si analizamos el grupo de lentes RGP, a 1 año hubo menos casos de queratitis microbiana con respecto a LASIK, y no hubo diferencias significativas en el número de casos a los 5 años. Esto es consistente con los resultados en estudios previos (7-12) que encontraron que los usuarios de lentes RGP tienen la menor incidencia de queratitis microbiana dentro de los usuarios de lentillas.

Por último la comparativa entre usuarios de lentes de contacto de uso prolongado con repecto a LASIK, resultó que a 1 año el uso prolongado de lentes de contacto blandas condujo a 12 casos más de queratitis microbiana por cada 10.000 respecto a LASIK. Y a 5 años, este resultado se multiplica de forma muy significativa.

Resultados de los diferentes grupos y comparativa con LASIK: (Tabla 4)

Tabla 4

Cabe destacar que este trabajo tiene ciertas limitaciones y debilidades, debido a los propios estudios utilizados para el análisis del mismo. Se han realizado varios supuestos para el análisis de los datos: por ejemplo, se asumió que cada caso de queratitis es igual, sin importar la definición descrita en los estudios individuales. En el análisis de las lentes de contacto se combinaron todas las lentes blandas, independientemente de su material, ya sean de silicona o hidrogel. Tampoco se han evaluado otras complicaciones de la cirugía refractiva LASIK. También existe la limitación temporal, ya que los estudios incluidos en este análisis se extienden a lo largo de varios años; Es decir, para el uso de lentes de contacto entre 1989 y 2008 y para LASIK de 1999 a 2015. En los últimos años ha cambiado mucho la tecnología tanto de las lentes de contacto como de la cirugía refractiva LASIK, ya que actualmente existen lentes como mejores materiales y lentes blandas desechables diarias, aunque no han demostrado de forma concluyente una reducción de las tasas de infección (27). Las mejoras en las plataformas láser disminuyen el índice de retratamientos (26), que es uno de los factores de mayor riesgo de queratitis (25), además de la mejora en los cuidados y tratamientos postquirúrgicos (24).

Por tanto el presente análisis de resultados evidencia que con el tiempo, el riesgo de queratitis microbiana es mayor para el uso de lentes de contacto blandas con respecto a la cirugía refractiva LASIK, específicamente para las lentes de contacto de uso prolongado. Aunque cabe destacar que las tasas son bajas.

Se deben realizar más comparaciones en cuanto a la pérdida de la visión, el ojo seco, y otras complicaciones de cada modalidad para describir completamente la seguridad y la eficacia de las lentes de contacto en relación a la cirugía refractiva LASIK y a la cirugía refractiva en general.

Si tienes alguna pregunta, duda o comentario puedes realizármela en  nuestro muro de facebook:

Captura de pantalla 2013-07-06 a las 21.31.45

Bibliografía:

1) Risk for microbial keratitis: Comparative metaanalysis of contact lens wearers and post-laser in situ keratomileusis patients. Jordan Masters, MD, Mehmet Kocak, PhD, Aaron Waite, MD. – J Cataract Refract Surg 2017; 43:67–73 . doi: 10.1016/j.jcrs.2016.10.022.

2) Collier SA, Gronostaj MP, MacGurn AK, Cope JR, Awsumb KL, Yoder JS, Beach MJ. Estimated burden of keratitis d United States, 2010. MMWR Morb Mortal Wkly Rep 2014; 63:1027–1030. Available at: https://www. cdc.gov/mmwr/pdf/wk/mm6345.pdf. Accessed November 15, 2016

3) Morgan PB, Efron N, Brennan NA, Hill EA, Raynor MK, Tullo AB. Risk fac- tors for the development of corneal infiltrative events associated with con- tact lens wear. Invest Ophthalmol Vis Sci 2005; 46:3136–3143. Available at: http://iovs.arvojournals.org/article.aspx?articleidZ2124627. Accessed November 15, 2015

4) Karp CL, Tuli SS, Yoo SH, Vroman DT, Alfonso EC, Huang AH, Pflugfelder SC, Culbertson WW. Infectious keratitis after LASIK. Ophthal- mology 2003; 110:503–510

5) McGee HT, Mathers WD. Laser in situ keratomileusis versus long-term con- tact lens wear: decision analysis. J Cataract Refract Surg 2009; 35:1860– 1867

6) Mathers WD, Fraunfelder FW, Rich LF. Risk of Lasik surgery vs contact lenses [letter]. Arch Ophthalmol 2006; 124:1510–1511

7) Morgan PB, Efron N, Hill EA, Raynor MK, Whiting MA, Tullo AB. Incidence of keratitis of varying severity among contact lens wearers. Br J Ophthalmol 2005; 89:430–436. Available at: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/arti- cles/PMC1772596/pdf/bjo08900430.pdf. Accessed November 15, 2016

8) Cheng KH, Leung SL, Hoekman HW, Beekhuis WH, Mulder PGH, Geerards AJM, Kijlstra A. Incidence of contact-lens-associated microbial keratitis and its related morbidity. Lancet 1999; 354:181–185

9) Schein OD, McNally JJ, Katz J, Chalmers RL, Tielsch JM, Alfonso E, Bullimore M, O’Day D, Shovlin J. The incidence of microbial keratitis among wearers of a 30-day silicone hydrogel extended-wear contact lens. Ophthalmology 2005; 112:2172–2179

10) Stapleton F, Keay L, Edwards K, Naduvilath T, Dart JKG, Brian G, Holden BA. The incidence of contact lens–related microbial keratitis in Australia. Ophthalmology 2008; 115:1655–1662. Available at: https:// www.ftc.gov/system/files/documents/public_comments/2015/10/00050- 98541.pdf. Accessed November 15, 2016

11) Lam DSC, Houang E, Fan DSP, Lyon D, Seal D, Wong E, the Hong Kong Microbial Keratitis Study Group. Incidence and risk factors for microbial keratitis in Hong Kong: comparison with Europe and North America. Eye 2002; 16:608–618. Available at: http://www.nature.com/eye/journal/v16/ n5/pdf/6700151a.pdf. Accessed November 15, 2016

12) Seal DV, Kirkness CM, Bennett HGB, Peterson M, Keratitis Study Group. Population-based cohort study of microbial keratitis in Scotland: incidence and features. Cont Lens Anterior Eye 1999; 22:49–57

13) Poggio EC, Glynn RJ, Schein OD, Seddon JM, Shannon MJ, Scardino VA, Kenyon KR. The incidence of ulcerative keratitis among users of daily-wear and extended-wear soft contact lenses. N Engl J Med 1989; 321:779–783

14) Nilsson SEG, Montan PG. The annualized incidence of contact lens induced keratitis in Sweden and its relation to lens type and wear schedule: results of a 3-month prospective study. CLAO J 1994; 20:225–230

15) MacRae S, Herman C, Stulting RD, Lippman R, Whipple D, Cohen E, Egan D, Wilkinson CP, Scott D, Smith R, Phillips D. Corneal ulcer and adverse reaction rates in premarket contact lens studies. Am J Ophthalmol 1991; 111:457–465

16) Llovet F, de Rojas V, Interlandi E, Martõ n C, Cobo-Soriano R, Ortega- Usobiaga J, Baviera J. Infectious keratitis in 204,586 LASIK procedures. Ophthalmology 2010; 117; 232–238.e1–4

17) Hammond MD, Madigan WP Jr, Bower KS. Refractive surgery in the United States Army, 2000-2003. Ophthalmology 2005; 112:184–190

18) de Oliveira GC, Solari HP, Ciola FB, Ho€fling Lima AL, Campos MS. Corneal infiltrates after excimer laser photorefractive keratectomy and LASIK. J Refract Surg 2006; 22:159–165

19) Solomon R, Donnenfeld ED, Azar DT, Holland EJ, Palmon FR, Pflugfelder SC, Rubenstein JB. Infectious keratitis after laser in situ kerato- mileusis: results of an ASCRS survey. J Cataract Refract Surg 2003; 29:2001–2006. Available at: http://www.ascrs.org/sites/default/files/ resources/Infectious%20Keratitis%20After%20Laser%20in%20situ%20 Keratomileusis.pdf. Accessed November 15, 2016

20) Stulting RD, Carr JD, Thompson KP, Waring GO III, Wiley WM, Walker JG. Complications of laser in situ keratomileusis for the correction of myopia. Ophthalmology 1999; 106:13–20

21) Lin RT, Maloney RK. Flap complications associated with lamellar refractive surgery. Am J Ophthalmol 1999; 127:129–136

22) Moshirfar M, Welling JD, Feiz V, Holz H, Clinch TE. Infectious and noninfec- tious keratitis after laser in situ keratomileusis; occurrence, management, and visual outcomes. J Cataract Refract Surg 2007; 33:474–483

23) Sun L, Liu G, Ren Y, Li J, Hao J, Liu X, Zhang Y. Efficacy and safety of LASIK in 10,052 eyes of 5081 myopic Chinese patients. J Refract Surg 2005; 21:S633–S635

24) Ortega-Usobiaga J, Llovet-Osuna F, Djodeyre MR, Llovet-Rausell A, Beltran J, Baviera J. Incidence of corneal infections after laser in situ keratomileusis and surface ablation when moxifloxacin and tobramycin are used as postoperative treatment. J Cataract Refract Surg 2015; 41:1210–1216

25) Hersh PS, Fry KL, Bishop DS. Incidence and associations of retreatment after LASIK. Ophthalmology 2003; 110:748–754. Available at: http:// www.vision-institute.com/new-jersey/pdfs/lasik_retreatment.pdf. Accessed November 15, 2016

26) Randleman JB, White AJ Jr, Lynn MJ, Hu MH, Stulting RD. Incidence, out-comes, and risk factors for retreatment after wavefront-optimized ablations with PRK and LASIK. J Refract Surg 2009; 25:273–276

27)Stapleton F, Keay L, Edwards K, Holden B. The epidemiology of microbial keratitis with silicone hydrogel contact lenses. Eye Contact Lens 2013; 39:79–85

Publicado en Contactología, General | Deja un comentario

¿Qué tiene más riesgo de infección: Lentes de contacto o Cirugía Refractiva Láser?. Meta-análisis 1/2

La queratitis infecciosa, es una de las mayores complicaciones en cuanto a patologías corneales, ya que puede producir un problema muy severo de visión, y tener consecuencias muy graves.

Una de las mayores tasas de queratitis infecciosa bacteriana puede verse en pacientes usuarios de lentes de contacto, la bacteria generalmente responsable de este tipo de infección es el Estafilococo aureus o la Pseudomonas aeruginosa.

Si la queratitis es superficial afecta las capas más superficiales de la córnea y cuando se resuelve, por lo general no produce cicatrización corneal, ni pérdida de visión, pero si la queratitis afecta a capas más profundas de la córnea, puede producir una cicatriz que afecte a la visión de forma permanente.

Imagen relacionada

El uso de lentes de contacto ha sido referenciado como un factor de riesgo significativo en el desarrollo de queratitis microbiana, el riesgo es multifactorial e incluye asociaciones tales como el tipo de lente, el tiempo de uso, el desgaste de las mismas y la higiene en su mantenimiento. (2,3). Estos son los hábitos ideales para prevenir una infección:

Hábitos e higiene de las lentes de contacto
Lávese las manos con agua y jabón. Seque bien las manos con un paño limpio antes de tocar las lentes de contacto cada vez que se manipulen.
No duerma con las lentes de contacto a no ser que estén indicadas para ello.
Mantenga el agua lejos de las lentes de contacto. Evitar ducharse mientras las utiliza

Lentes de contacto y soluciones de mantenimiento
Enjuague las lentes de contacto con  solución desinfectante, nunca agua o saliva.
Nunca guarde las lentes de contacto en agua.
• Reemplace las lentes de contacto con la frecuencia recomendada por tu especialista.
Reemplace el estuche de las lentes de contacto al menos una vez cada 3 meses.
• Utilice solo soluciones desinfectantes recomendadas por su especialista.

Esta patología también se ha descrito como una complicación potencial después de la cirugía refractiva. (4)

Tradicionalmente la lentes de contacto han sido consideradas como un prodecimiento más seguro que la cirugía refractiva para corregir un error refractivo, sin embargo, análisis recientes han cuestionado esta suposición. (5,6)

Recientemente se ha publicado en la revista Journal Cataract and Refractive Surgery un meta-análisis que intenta realizar un estudio comparativo sobre  que tiene mayor riesgo, si el uso de lentes de contacto o la cirugía refractiva lasik. Aunque es muy difícil de comparar debido a las diferencias entre ambos tipos de queratitis y el bajo índice de incidencia en ambos grupos. Además el riesgo de infección en usuarios de lentes de contacto es durante su uso mientras que el de cirugía refractiva lasik puede producirse en cualquier momento a posteriori.

Para la realización del citado meta-análisis, se realizó una extensa búsqueda bibliográfica en la base de datos de Medline.

Se seleccionaron 8 estudios que evaluavan lentes de contacto blandas de uso diario y RGP también de uso diario y 9 estudios de lentes de contacto blandas de uso prolongado. (Tabla 1) (7-15).

Captura de pantalla 2017-04-02 a las 22.17.15

y en cuanto al grupo de la cirugía refractiva LASIK, se seleccionaron 9 estudios publicados. (Tabla 2) (16-24).

Captura de pantalla 2017-04-02 a las 22.18.14

También dentro de las lentes de contacto se evaluaron cual de las modalidades de uso tenía más incidencia de queratitis microbiana y se separó en grupos  en función del tiempo de uso: 1 año, 5 años y 10 años. (Tabla 3)

Captura de pantalla 2017-04-02 a las 22.18.21

Si se comparan los resultados a 1 año, entre las diferentes modalidades de lentillas, las lentes RGP son las que tienen menor riesgo de infección, seguidas de las de uso diario y finalmente la de uso prolongado.

Si tienes alguna pregunta, duda o comentario puedes realizármela en  nuestro muro de facebook:

Captura de pantalla 2013-07-06 a las 21.31.45

Bibliografía:

1) Risk for microbial keratitis: Comparative metaanalysis of contact lens wearers and post-laser in situ keratomileusis patients. Jordan Masters, MD, Mehmet Kocak, PhD, Aaron Waite, MD. – J Cataract Refract Surg 2017; 43:67–73 . doi: 10.1016/j.jcrs.2016.10.022.

2) Collier SA, Gronostaj MP, MacGurn AK, Cope JR, Awsumb KL, Yoder JS, Beach MJ. Estimated burden of keratitis d United States, 2010. MMWR Morb Mortal Wkly Rep 2014; 63:1027–1030. Available at: https://www. cdc.gov/mmwr/pdf/wk/mm6345.pdf. Accessed November 15, 2016

3) Morgan PB, Efron N, Brennan NA, Hill EA, Raynor MK, Tullo AB. Risk fac- tors for the development of corneal infiltrative events associated with con- tact lens wear. Invest Ophthalmol Vis Sci 2005; 46:3136–3143. Available at: http://iovs.arvojournals.org/article.aspx?articleidZ2124627. Accessed November 15, 2015

4) Karp CL, Tuli SS, Yoo SH, Vroman DT, Alfonso EC, Huang AH, Pflugfelder SC, Culbertson WW. Infectious keratitis after LASIK. Ophthal- mology 2003; 110:503–510

5) McGee HT, Mathers WD. Laser in situ keratomileusis versus long-term con- tact lens wear: decision analysis. J Cataract Refract Surg 2009; 35:1860– 1867

6) Mathers WD, Fraunfelder FW, Rich LF. Risk of Lasik surgery vs contact lenses [letter]. Arch Ophthalmol 2006; 124:1510–1511

7) Morgan PB, Efron N, Hill EA, Raynor MK, Whiting MA, Tullo AB. Incidence of keratitis of varying severity among contact lens wearers. Br J Ophthalmol 2005; 89:430–436. Available at: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/arti- cles/PMC1772596/pdf/bjo08900430.pdf. Accessed November 15, 2016

8) Cheng KH, Leung SL, Hoekman HW, Beekhuis WH, Mulder PGH, Geerards AJM, Kijlstra A. Incidence of contact-lens-associated microbial keratitis and its related morbidity. Lancet 1999; 354:181–185

9) Schein OD, McNally JJ, Katz J, Chalmers RL, Tielsch JM, Alfonso E, Bullimore M, O’Day D, Shovlin J. The incidence of microbial keratitis among wearers of a 30-day silicone hydrogel extended-wear contact lens. Ophthalmology 2005; 112:2172–2179

10) Stapleton F, Keay L, Edwards K, Naduvilath T, Dart JKG, Brian G, Holden BA. The incidence of contact lens–related microbial keratitis in Australia. Ophthalmology 2008; 115:1655–1662. Available at: https:// www.ftc.gov/system/files/documents/public_comments/2015/10/00050- 98541.pdf. Accessed November 15, 2016

11) Lam DSC, Houang E, Fan DSP, Lyon D, Seal D, Wong E, the Hong Kong Microbial Keratitis Study Group. Incidence and risk factors for microbial keratitis in Hong Kong: comparison with Europe and North America. Eye 2002; 16:608–618. Available at: http://www.nature.com/eye/journal/v16/ n5/pdf/6700151a.pdf. Accessed November 15, 2016

12) Seal DV, Kirkness CM, Bennett HGB, Peterson M, Keratitis Study Group. Population-based cohort study of microbial keratitis in Scotland: incidence and features. Cont Lens Anterior Eye 1999; 22:49–57

13) Poggio EC, Glynn RJ, Schein OD, Seddon JM, Shannon MJ, Scardino VA, Kenyon KR. The incidence of ulcerative keratitis among users of daily-wear and extended-wear soft contact lenses. N Engl J Med 1989; 321:779–783

14) Nilsson SEG, Montan PG. The annualized incidence of contact lens induced keratitis in Sweden and its relation to lens type and wear schedule: results of a 3-month prospective study. CLAO J 1994; 20:225–230

15) MacRae S, Herman C, Stulting RD, Lippman R, Whipple D, Cohen E, Egan D, Wilkinson CP, Scott D, Smith R, Phillips D. Corneal ulcer and adverse reaction rates in premarket contact lens studies. Am J Ophthalmol 1991; 111:457–465

16) Llovet F, de Rojas V, Interlandi E, Martõ n C, Cobo-Soriano R, Ortega- Usobiaga J, Baviera J. Infectious keratitis in 204,586 LASIK procedures. Ophthalmology 2010; 117; 232–238.e1–4

17) Hammond MD, Madigan WP Jr, Bower KS. Refractive surgery in the United States Army, 2000-2003. Ophthalmology 2005; 112:184–190

18) de Oliveira GC, Solari HP, Ciola FB, Ho€fling Lima AL, Campos MS. Corneal infiltrates after excimer laser photorefractive keratectomy and LASIK. J Refract Surg 2006; 22:159–165

19) Solomon R, Donnenfeld ED, Azar DT, Holland EJ, Palmon FR, Pflugfelder SC, Rubenstein JB. Infectious keratitis after laser in situ kerato- mileusis: results of an ASCRS survey. J Cataract Refract Surg 2003; 29:2001–2006. Available at: http://www.ascrs.org/sites/default/files/ resources/Infectious%20Keratitis%20After%20Laser%20in%20situ%20 Keratomileusis.pdf. Accessed November 15, 2016

20) Stulting RD, Carr JD, Thompson KP, Waring GO III, Wiley WM, Walker JG. Complications of laser in situ keratomileusis for the correction of myopia. Ophthalmology 1999; 106:13–20

21) Lin RT, Maloney RK. Flap complications associated with lamellar refractive surgery. Am J Ophthalmol 1999; 127:129–136

22) Moshirfar M, Welling JD, Feiz V, Holz H, Clinch TE. Infectious and noninfec- tious keratitis after laser in situ keratomileusis; occurrence, management, and visual outcomes. J Cataract Refract Surg 2007; 33:474–483

23) Sun L, Liu G, Ren Y, Li J, Hao J, Liu X, Zhang Y. Efficacy and safety of LASIK in 10,052 eyes of 5081 myopic Chinese patients. J Refract Surg 2005; 21:S633–S635

24) Ortega-Usobiaga J, Llovet-Osuna F, Djodeyre MR, Llovet-Rausell A, Beltran J, Baviera J. Incidence of corneal infections after laser in situ kerat- omileusis and surface ablation when moxifloxacin and tobramycin are used as postoperative treatment. J Cataract Refract Surg 2015; 41:1210–1216

Publicado en Contactología, General, Optometría Clínica | Deja un comentario