Monthly Archives: febrero, 2011

Maculopatía miópica y Baja visión (I). Maculopatía atrófica degenerativa.

febrero 24th, 2011 Posted by Retina 2 comments on “Maculopatía miópica y Baja visión (I). Maculopatía atrófica degenerativa.”

La miopía elevada puede ocasionar trastornos severos en la visión central. En algunos de ellos existen en la actualidad tratamientos efectivos,  pero, en otros, lamentablemente no podremos hacer nada. En cualquier caso,  siempre hemos de tener presente que las ayudas de Baja visión pueden ser muy útiles en estos pacientes.

Enumeramos los más frecuentes, que aparecen frecuentemente asociados:

1. Maculopatía atrófica degenerativa.

2. Agujero macular miópico.

3. Hemorragia macular.

4. Neovascularización coroidea miópica.

Además, gracias a la OCT, en la última década se han descrito otras anomalías en la mácula de los miopes:

5. «Dome-shaped macula» o mácula en forma de cúpula (Gaucher et al ; Am J Ophthalmol 2008)

6.  Retinosquisis macular asociada a alta miopía. (Takano et al ; Am J Ophthalmol 1999)

7.  Cavitación intracoroidea peripapilar. (Toranzo et al ; Am J Ophthalmol 2005)

8. Micropliegues vasculares retinianos. (Sayanagi et al ; Am J ophthalmol 2005)

En esta entrega y las siguientes os las describiremos.

1. Maculopatía atrófica degenerativa.

En algunos casos de miopía la retina que tapiza el interior del globo ocular está tan adelgazada que podemos visualizar los vasos coroideos. La pérdida de función que conlleva es variable (desde casos leves con agudeza visual normal o casi normal a casos severos).

Poco podemos hacer para tratarla o evitar su progresión, aunque, cabe pensar que evitar la luz solar (gafas de sol), una dieta sana rica en antioxidantes y evitar el tabaquismo ayudarían a evitar el deterioro añadido por el paso de los años.

 

Degeneración macular asociada a la edad (DMAE) y Baja visión (II)

febrero 21st, 2011 Posted by Retina 3 comments on “Degeneración macular asociada a la edad (DMAE) y Baja visión (II)”

Para hacernos una idea de la importancia de la DMAE en la actualidad os presentamos estos datos:

– Es la causa más frecuente de baja visión en mayores de 50 años.

-Su incidencia está aumentando.

-Presenta una prevalencia del 5% entre 75 y 84 años y del 13 % en mayores de 85 años.

-Las formas neovasculares son tanto o más frecuentes que las formas atróficas avanzadas.

¿Cómo se manifiesta la DMAE?

-Prolongación de la adaptación a la oscuridad.

-Pérdida de la sensibilidad al contraste.

-Disminución de la sensibilidad del campo visual central.

-En ocasiones provoca anomalías en la visión de los colores.

-Pérdida de agudeza visual que puede ser muy intensa (causa más importante de ceguera legal en adultos en nuestro medio).

¿Cuáles son los factores de riesgo de padecer DMAE?

1. Historia familiar. La DMAE avanzada es 3,1 veces más frecuente en familiares de 1er. grado de pacientes con DMAE.

2. Raza. Dos veces más frecuente en la raza blanca que en la raza negra e hispano-americanos.

3. Sexo. Más frecuente en mujeres, sobre todo en caso de menopausia precoz.

4. Tabaco. Multiplica por 6 el riesgo de padecer formas avanzadas de DMAE.

5. Hipertensión arterial y arterioesclerosis.

6. Exposición lumínica (sobre todo la luz azul).

7. Dieta:

– Antioxidantes. Una dieta rica en luteína puede disminuir el riesgo de aparición de DMAE neovascular hasta en un 40%. El estudio AREDS (Age-Related Eye Disease Study) ha demostrado que las vitaminas antioxidantes y el zinc disminuyen en un 25% el riesgo de progresión a formas avanzadas de DMAE.

-Grasas. Una dieta rica en grasas animales o vegetales se asocia a mayor riesgo de DMAE. Sin embargo, los ácidos grasos del pescado (omega 3) ejercen un importante papel protector.

Estos factores de riesgo deben estar controlados en pacientes que presentan lesiones predisponentes a DMAE, es decir, Maculopatía asociada a la edad (MAE)  tales como drusas blandas y alteraciones del epitelio pigmentario. En estos pacientes, la suplementación con antioxidantes es fundamental.

Os presentamos un ejemplo de MAE (drusas blandas maculares). Estos pacientes deben ser instruidos asimismo para advertir cualquier distorsión en la rejilla de AMSLER.

 

Degeneración macular asociada a la edad (DMAE) y Baja visión (I)

febrero 11th, 2011 Posted by Retina 0 comments on “Degeneración macular asociada a la edad (DMAE) y Baja visión (I)”

La DMAE constituye la causa más frecuente de baja visión en mayores de 50 años. 

Se caracteriza por la aparición de alteraciones degenerativas progresivas en el área macular. Comienza con cambios leves maculares, altreraciones de la pigmentación y pequeños depósitos de «material de deshecho celular» denominados drusas. Estos cambios iniciales es lo que denominamos Maculopatía asociada a la edad (MAE).   Os mostramos un ejemplo en la siguiente fotografía de fondo de ojo:

Estas formas iniciales pueden avanzar hacia lo que propiamente consideramos como enfermedad, la DMAE. Dentro de la DMAE hay dos grandes grupos:

La forma exudativa o neovascular o húmeda. Causa una pérdida visual central de forma rápida. Os mostramos un caso con angiografía.

 

 

La forma seca o atrófica. Causa pérdida visual central de forma lenta e insidiosa.

En próximas entregas os comentaremos cómo se puede prevenir y cómo la tratamos. Las ayudas de baja visión son un apoyo fundamental para estos pacientes.

Retinopatía diabética y Baja visión (II)

febrero 5th, 2011 Posted by Retina 0 comments on “Retinopatía diabética y Baja visión (II)”

Como os hemos comentado previamente los pacientes diabéticos que pueden beneficiarsse de las ayudas de baja visión son aquellos afectados de edema macular diabético.

El tratamiento del edema macular diabético pocas veces consigue una mejoría visual significativa y el objetivo muchas veces consiste en evitar un deterioro visual progresivo. Si conseguimos mantener una agudeza visual mayor o igual de 0,05 el paciente puede mantener una cierta independencia gracias a las ayudas de baja visión. Disponemos de las siguientes posibilidades de tratamiento:

1. El primero y más importante y a menudo ignorado es el CONTROL METABOLICO. Hemos constatado numerosos pacientes que mantienen su agudeza visual gracias exclusivamente a esta medida. Además es un complemento necesario para cualquier otro tratamiento que administremos. Es decir, aunque tratemos con láser, inyecciones, etc, si no conseguimos un buen control de la glucemia, de los lípidos y de la hipertensión arterial la visión seguirá deteriorándose.

2. El tratamiento con láser puede conseguir mejorías significativas en determinados tipos de edema macular diabético (el denominado edema macular focal que se caracteriza por la abundancia de exudados lipídicos en la mácula). Os mostramos un ejemplo  en el que podéis comprobar cómo desaparecen los exudados lipídicos amarillentos después de la fotocoagulación de la mácula.

 

Desgraciadamente el tratamiento con láser consigue escasa o nula mejoría de la visión en otros tipos de edema macular diabético, tales como el edema macular difuso (cursa con ausencia o escasez de exudados lipídicos) y el edema macular asociado a anomalías de la interfase vítreo-macular del que ya hemos hablado en entregas anteriores.

Destacamos asimismo que el tratamiento con láser está contraindicado cuando el edema macular asocia isquemia macular (es decir una mácula con falta de riego sanguíneo) ya que puede provocar una pérdida severa de la visión .  Por este motivo destacamos que la angiografía fluoresceínica sigue siendo necesaria muchas veces  antes de tratar un edema macular diabético. Esta prueba nos permite comprobar la perfusión de la mácula. Os mostramos un caso de un paciente tratado en otro centro en el que el tratamiento con láser provocó una pérdida severa con agudeza visual menor de 0,05.

 

3. Las inyecciones intravítreas de corticoides han sido muy utilizadas en los últimos 5 años. Aunque consiguen con frecuencia una mejoría anatómica (menor cantidad de líquido en la mácula, medido mediante OCT) rara vez consiguen una mejoría estable en la agudeza visual. Además el estudio multicéntrico DRCR net. desarrollado en Estados Unidos recientemente ha mostrado que tienen peores resultados y más complicaciones que el tratamiento con láser. Por otro lado, las inyecciones intraoculares de antiangiogénicos se están ensayando en diversos centros. La experiencia que hemos tenido con ellas no nos han mostrado buenos resultados, aunque eso sí, al menos, no presentan las complicaciones tan devastadoras que hemos visto con las inyecciones intraoculares de corticoides (glaucomas intratables y  endoftalmititis sobre todo).

4. La vitrectomía es claramente beneficiosa en aquellos casos que asocian anomalías en la interfase vítreo-macular (membrana epirretiniana, tracción vítreo-macular) como os hemos comentado en entregas anteriores.

Buscar

Categorías

Calendario

febrero 2011
L M X J V S D
« ene   mar »
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28