Monthly Archives: mayo, 2012

La longitud axial elevada protege de la retinopatía diabética y del edema macular.

mayo 28th, 2012 Posted by Retina 0 comments on “La longitud axial elevada protege de la retinopatía diabética y del edema macular.”

Es bien conocido en la práctica clínica que los diabéticos con miopía elevada presentan con menor frecuencia signos de retinopatía diabética que aquellos sin defecto de refracción. Esto viene refrendado por varios estudios epidemiológicos, algunos tan importantes como el Wisconsin Epidemiological Study of Diabetic Retinopathy (WESDR).

 

 

 

 

 

 

 

 

 

El Dr. R.E. Didd Man ha publicado un estudio de 630 ojos en los que demuestra que esta «protección» que presentan las personas miopes se debe exclusivamente a la longitud axial del ojo y no a otros parámetros que pueden estar alterados en la miopía tales como la curvatura corneal y la profundidad de la cámara anterior (Ophthalmology, 2012). Otra conclusión importante en este estudio y no descrita hasta ahora, es que la longitud axial elevada también protege de la aparición del edema macular diabético.

El mecanismo más probable que puede explicar este hecho es que una elongación del globo ocular puede causar un adelgazamiento de los vasos sanguíneos con una reducción del flujo sanguíneo (Quigley y col, Arch Ophthalmol, 1999) así como una reducción de las demandas metabólicas (Stefansson y col, Surv Ophthalmol, 2006).

 

 

 

 

 

 

 

 

Si tienes alguna pregunta, duda o comentario, puedes realizarlos en nuestro perfil de facebook:

 

El número y el tamaño de las drusas no influyen en el riesgo de sufrir neovascularización coroidea.

mayo 18th, 2012 Posted by Retina 0 comments on “El número y el tamaño de las drusas no influyen en el riesgo de sufrir neovascularización coroidea.”

Las drusas consisten en depósitos blanco amarillentos visibles en el fondo de ojo. Consisten en acúmulos extracelulares de lipofuchina («deshechos celulares») en el epitelio pigmentario de la retina. Se consideran lesiones precursoras de la degeneración macular asociada a la edad, junto con los cambios de la pigmentación del fondo de ojo, apareciendo con mayor frecuencia a medida que envejecemos. Por lo general se considera que aparecen en el 25% de las personas mayores de 52 años.

 

 

Su aparición supone un riesgo de pérdida de visión debido al desarrollo de degeneración macular asociada a la edad (DMAE), tanto en su forma exudativa como en la seca.

En general se ha considerado hasta ahora que un aumento en su tamaño y en su número suponen un mayor riesgo para la aprición de DMAE, pero un estudio reciente realizado en la Universidad de Pittsburg desmiente esta hipótesis (TR Friberg y col, Invest.Ophthalmol.Vis. Sci., 2012).

Después de evaluar, mediante el análisis de imágenes digitalizadas,  950 ojos, no han encontrado relación entre el área total de drusas, la presencia de drusas de gran tamaño y la presencia de hiperpigmentación con el riesgo de desarrollar neovascularización coroidea.

Si tienes alguna pregunta, duda o comentario, puedes realizarlos en nuestro perfil de facebook:

 

 

 

 

Reacción en cadena de la polimerasa en tiempo real: un nuevo test para el diagnóstico de endoftalmititis bacteriana.

mayo 13th, 2012 Posted by Uveítis 0 comments on “Reacción en cadena de la polimerasa en tiempo real: un nuevo test para el diagnóstico de endoftalmititis bacteriana.”

La endoftalmitis es una inflamación grave del ojo debida a microorganismos, sobre todo bacterias. La identificación rápida de los mismos permite un tratamiento precoz que puede salvar el ojo.

 

 

Tradicionalmente, la identificación de la bacteria  causante se ha realizado mediante cultivos microbiológicos,  que tardan cierto tiempo en mostrar los resultados. Mientras tanto se suele iniciar un tratamiento empírico con antibióticos de amplio espectro en diferentes vías de administración (intravítrea, colirios, intravenosa).

Se ha empleado también otra técnica que permitía una identificación más precoz del agente causante, la reacción en cadena de la polimerasa (PCR). El inconveniente que tenía la PCR convencional era que podía contaminarse fácilmente durante la toma de la muestra con agentes que no eran verdaderos patógenos, proporcionando numerosos falsos positivos. Además, era una prueba cualitativa, suministrando sólo información como positivo o negativo, sin proporcionar ninguna información acerca de la carga del presunto agente patógeno.

Recientemente se han desarrollado técnicas  cuantitativas de reacción en cadena de la polimerasa en tiempo real  (qPCR) para el diagnóstico precoz de diversas patologías infecciosas. Estas pruebas utilizan sondas fluorescentes y, mediante la medición de la fluorescencia emitida (curvas de acumulación de fluorescencia), permiten una cuantificación del patógeno en la muestra. Estas técnicas ofrecen grandes ventajas sobre la PCR convencional incluyendo rapidez, una medida cuantitativa, bajo porcentaje de contaminación y falsos positivos, una alta sensibilidad y especificidad y una fácil estandarización. Se han empleado ya en diversos campos de la Medicina: sepsis, artritis infecciosas, infecciones del tracto urinario, etc.

 

 

La qPCR ha sido estudiada también en las endoftalmitis bacterianas y puede convertirse en la técnica de elección para el diagnóstico de esta grave enfermedad (Goldschmidt y col; Br J Ophthalmol, 2009), (Bispo PJ y col; Invest Ophtahlmol 2011).

Además, la Dra Cornelia Reena y col. han publicado un estudio en 64 ojos afectados de endoftalmitis secundarias a cirugía de cataratas (Am J Ophthalmol, 2012) donde demuestran una sensibilidad (es decir, la capacidad de encontrar el agente causante)  del 66%, superior a la que presentó el cultivo (34 %). Para los casos en que ambas pruebas fueron positivas, la concordancia fue del 100%. Encontraron además dos casos de  agentes patógenos muy infrecuentes y de difícil aislamiento en cultivos (Sphingomonas paucimobilis y Ralstonia pickettii).

Es muy posible que en un futuro muy cercano cambie el modo de proceder ante una sospecha de endoftalmitis, y, en lugar de iniciar un tratamiento empírico, el tratamiento antibiótico sea iniciado después de una qPCR de muestras vítreas.

Si tienes alguna pregunta, duda o comentario, puedes realizarlos en nuestro perfil de facebook:

 

 

Investigaciones en el tratamiento con células madre en las enfermedades de la retina.

mayo 4th, 2012 Posted by General 0 comments on “Investigaciones en el tratamiento con células madre en las enfermedades de la retina.”

El tratamiento con células madre en diversas enfermedades hereditarias y degenerativas de la retina constituye uno de los tres pilares,  junto con la terapia génica y los implantes microelectrónicos, que pueden salvar a muchos pacientes, en un futuro no muy lejano, de la ceguera.

Recientemente, el Dr.  Tibbetts y colaboradores han publicado un magnífico artículo que recopila el estado actual  de las investigaciones para el tratamiento de diversas enfermedades retinianas mediante células madre (Current Opinion in Ophthalmology, 2012).

Las diferentes investigaciones pueden clasificarse dentro de dos grupos:

Terapias regenerativas: utilizan diferentes células, tales como epitelio pigmentario de la retina (EPR) o fotorreceptores, obtenidas en cultivos desde células madre pluripotenciales. Estas células son empleadas con el fin de reemplazar las células dañadas.

Terapias tróficas: en estas terapias, las células madre permanecen indiferenciadas y tienen como objetivo reparar los daños tisulares alterando el microambiente celular por liberación de citoquinas o por interacciones célula a célula.

Uno de los avances más significativos ha consistido en la posibilidad de producir tipos específicos celulares, en particular, epitelio pigmentario retiniano y fotorreceptores a partir de células madre pluripotenciales humanas. Esto se consigue en cultivos celulares, mediante manipulación del ambiente celular, en protocolos que han sido ya aprobados por la FDA (Advanced Cell Technology;  Santa Monica, California, USA).

 

 

La primera comunicación científica de la implantación subretiniana de células del epitelio pigmentario retiniano la realizó el Dr. Schwartz y col (Lancet, 2012) en un paciente con enfermedad de Stargardt y en un paciente con degeneración macular asociada a la edad (DMAE) seca. El paciente con enfermedad de Stargardt consiguió una mejoría en la agudeza visual desde movimiento de manos a 20/800 en la escala ETDRS a los 4 meses.  El paciente con DMAE seca consiguió una mejoría de 21 a 28 letras en la escala ETDRS. En ambos casos no se observó ningún efecto adverso.

Pero uno de los aspectos más prometedores consiste en la creación de retinas tridimensionales in vitro (con la complejidad que conlleva su estructura laminar) a partir de células madre pluripotenciales. Un reciente trabajo ha demostrado que puede crecer una retina tridimensional en cultivos a partir de células madre pluripotenciales en ratones (Eiraku y col., Nature 2011).

Dentro de las terapias tróficas,  uno de los primeros ensayos realizados consistió en la liberación de factor neurotrófico ciliar a partir de implantes de células intraoculares encapsulados para el tratmiento de la DMAE seca. Otro de los ensayos investiga el efecto de la inyección intravítrea de células madre derivadas de médula ósea autóloga para el tratamiento de la retinosis pigmentaria y distrofia de conos. Por último, otro de los estudios está investigando el transplante de células madre derivadas del cordón umbilical mediante un microcatéter en el espacio subretiniano para el tratamiento de la DMAE seca. De los cuatro tipos celulares previamente investigados (células derivadas de la placenta, células madre mesenquimales, fibroblastos y células derivadas del cordón umbilical), las células derivadas del cordón umbilical demostraron el mayor beneficio en el rescate de los fotorreceptores dañados.

Si tienes alguna pregunta, duda o comentario, puedes realizarlo en nuestro perfil de facebook:

 

 

 

 

Buscar

Categorías

Calendario

mayo 2012
L M X J V S D
« abr   jun »
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031