Monthly Archives: enero, 2013

¿Tratamiento quirúrgico, farmacológico o neumático para la tracción vítreo-macular?

enero 24th, 2013 Posted by Retina 0 comments on “¿Tratamiento quirúrgico, farmacológico o neumático para la tracción vítreo-macular?”

Un desprendimiento vítreo posterior consiste en una separación del gel vítreo (que rellena el interior del ojo) de la superficie de la retina. Se produce en la mayoría de las personas con el paso de los años y se debe a la contracción del gel al perder agua. Suele manifestarse por la aparición de moscas volantes.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

En algunas ocasiones esta separación es incompleta (vitreosquisis), permaneciendo un remanente de vítreo sobre la retina y en muchos casos traccionando de la misma. Es lo que denominamos desprendimiento vítreo posterior incompleto o anómalo.

El desprendimiento vítreo posterior incompleto o anómalo es el origen de muchas enfermedades de la mácula tales como el síndrome de tracción vítreo-macular, el agujero macular  de espesor completo o lamelar y la membrana epirretiniana. Además, probablemente también juegue  papel preponderante en muchos casos de edema macular diabético y de enfermedades de la mácula en personas con alta miopía.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Como tratamiento de estas enfermedades se ha empleado únicamente el  tratamiento quirúrgico (vitrectomía)  pero en los últimos años se están investigando otras modalidades de tratamiento que pretenden simplificar el tratamiento y evitar los riesgos e incomodidades de una intervención quirúrgica: la vitreolisis farmacológica y la inyección de un gas dentro del ojo.

La vitreolisis farmacológica tiene como fin la inyección de un fármaco dentro del ojo que provoque la licuefacción  del gel vítreo y de este modo se libere la tracción vítreo-macular . Se han investigado diversos agentes como hialuronidasa, colagenasa, plasmina, activador tisular del plasminógeno, etc que han sido abandonados en su mayoría por  su toxicidad o ausencia de eficacia. En este momento sólo parece prometedor el uso de ocriplasmina (aunque todavía está en fase II).

También se está investigando en otros estudios, como el publicado recientemente por Rodrigues y col (Am J Ophthalmol, 2013), la inyección de un gas (C3·F8) dentro del ojo para provocar la separación completa entre el gel vítreo y la retina. Aunque obtienen buenos resultados, el número de caso es pequeño y se requieren estudios bien diseñados que demuestren su eficacia e inocuidad.

De cualquier forma, estas alternativas de tratamiento a la vitrectomia convencional nunca pueden pertimitir la extracción de membranas epirretinianas que frecuentemente acompañan a estas enfermedades,  y que es un paso necesario para conseguir la normalidad anatómica y funcional.

Si tienes alguna pregunta, duda o comentario puedes realizarlos en nuestro muro de facebook:

 

Me han diagnosticado drusas, ¿tengo riesgo de padecer DMAE?

enero 19th, 2013 Posted by General 0 comments on “Me han diagnosticado drusas, ¿tengo riesgo de padecer DMAE?”

Un motivo de preocupación frecuente en muchos pacientes que llegan a la consulta de retina  es conocer el riesgo de padecer degeneración macular asociada a la edad (DMAE). Esta preocupación es bastante razonable ya que se puede evitar o retrasar  la progresión desde estadíos precoces a estadíos más tardíos mediante suplementos con antioxidantes , así como abandonando el tabaquismo o evitando la luz ultravioleta del sol.

 

En otras entradas del blog os hemos comentado la importancia de los factores genéticos  en el riesgo de padecer esta enfermedad (existen tests genéticos para predecirlo), pero ¿existe algún hallazgo en la exploración del fondo de ojo que nos permita predecir el riesgo?

Para responder a esta pregunta, un grupo de expertos en enfermedades de la mácula ha propuesto una clasificación de la DMAE (Ophthalmology 2013). Su objetivo era clasificar a los pacientes (según los hallazgos obtenidos con el equipamiento básico disponible en la consulta de cualquier oftalmólogo) en distintos grupos según el riesgo de progresión a estadíos finales de la DMAE (DMAE neovascular, atrofia geográfica o ambas).

Para ello se basaron en los resultados del estudio AREDS que calculaba el porcentaje de progresión hacia estadíos tardíos de DMAE según:

el tamaño de las drusas

- la presencia de anormalidades pigmentarias (hipo o hiperpigmentación dentro de los 2 diámetros de disco del centro de la mácula).

La clasificación quedaría en los siguientes grupos de riesgo:
1. Sin cambios aparentes de la edad (sin riesgo de progresión):

– sin drusas

-sin anormalidades pigmentarias de DMAE

2. Cambios normales con la edad (sin riesgo de progresión)

-presencia de pequeñas drusas (menores de 63 micras)

-sin anormalidades pigmentarias de DMAE

3.DMAE precoz (riesgo de progresión leve)

-presencia de drusas de tamaño medio (mayores de 63 micras y menores de 125 micras)

-sin anormalidades pigmentarias de DMAE

4.DMAE intermedia (riesgo de progresión elevado):

-presencia de drusas mayores de 125 micras con o sin anormalidades pigmentarias de DMAE

-presencia de drusas de tamaño medio (mayores de 63 micras y menores de 125 micras) con anormalidades pigmentarias de DMAE

 

 

 

 

 

 

5.DMAE tardía

DMAE neovascular y/o DMAE atrófica

Es decir, que el tamaño de las drusas y la presencia o no de alteraciones pigmentarias asociadas son los factores que nos  permiten predecir el riesgo. Además, remarcando que la presencia en ambos ojos de estos hallazgos incrementa el riesgo notablemente y más aún si un ojo ya está afectado de DMAE tardía.

Todo ello sin olvidar además que el estudio AREDS se realizó en pacientes de origen europeo y podrían existir variaciones en cuanto a la raza. Además no se debe olvidar que los factores genéticos son también determinantes para predecir el riesgo.

Si tienes alguna pregunta, duda o comentario, puedes realizarlos en nuestro muro de facebook:

 

El consumo de aspirina favorece la aparición de degeneración macular asociada a la edad.

enero 13th, 2013 Posted by Retina 0 comments on “El consumo de aspirina favorece la aparición de degeneración macular asociada a la edad.”

La aspirina es ampliamente consumida para el alivio del dolor y la fiebre, tratamiento de procesos inflamatorios y para prevención de efectos cardiovasculares adversos debido a sus propiedades como antiagregante plaquetario.

 

 

Debido a su uso tan extendido, ha  existido  una preocupación entre los especialistas en retina sobre si  existe una relación entre su consumo y la aparición de degeneración macular asociada a la edad (DMAE). Esto se puede entender fácilmente teniendo en consideración que la DMAE es la causa más frecuente de ceguera en pacientes mayores de 50 años y que su incidencia sigue aumentando.

Hasta la fecha no existían estudios bien diseñados para conocer si existía esta asociación. En Europa se había realizado un estudio transversal que no mostraba un gran incremento en el riesgo (European Eye Study). Sin embargo, los estudios transversales son muy vulnerables a errores a la hora de estudiar una asociación entre un supuesto factor de riesgo y la aparición de una enfermedad.

Recientemente se ha publicado un estudio longitudinal, mucho más preciso para investigar dicha asociación : The Beaver Dam Eye Study (Barbara E. Kein y col, JAMA 2012) que nos parece de máximo interés.

Este estudio ha evaluado a 4.926 participantes (edad comprendida entre 43 y 86 años) cada 5 años durante un período de 20 años (desde 1988-1990 hasta 2008-2010). A todos los participantes se les preguntaba si consumían aspirina al menos dos veces a la semana durante más de tres meses. Se evaluaba la aparición de DMAE precoz y DMAE tardía en sus dos formas de aparición, DMAE atrófica y DMAE exudativa.

Aunque no se encontró una asociación entre el consumo de aspirina en los 5 o 10 años previos al examen de la retina con la aparición de DMAE precoz o DMAE tardía en su forma atrófica, sí se ha encontrado una relación entre el consumo en los 10 años previos al examen de la retina y la aparición de DMAE tardía en su forma exudativa, con un riesgo 2,2 veces mayor entre los consumidores que en los no consumidores.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Esto es bastante coherente con estudios experimentales que han demostrado que la aspirina puede favorecer la angiogénesis y por lo tanto puede favorecer el crecimiento de neovasos aberrantes tal como sucede en la DMAE exudativa o neovascular (O. Coertz y col, Burns, 2011).

Ya os hemos comentado en otras páginas de este blog el efecto perjudicial del consumo de aspirina y el edema macular asociado a las trombosis venosas según un estudio realizado por el profesor Sohan Hayreh. Por lo tanto ya conocemos dos enfermedades vasculares de la retina en que el uso de la aspirina puede ser perjudicial.

 

Es razonable el uso de la aspirina cuando del paciente realmente lo necesita y existe un riesgo real de infarto de miocardio, pero debe evitarse su uso en aquellos casos en que dicho riesgo no existe . Además, vemos que su uso indiscriminado y abusivo, incluso por iniciativa propia de muchos pacientes debe ser evitado.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Si tienes alguna pregunta, duda o comentario puedes realizarlo en nuestro perfil de facebook:

 

 

 

Buscar

Categorías

Calendario

enero 2013
L M X J V S D
« dic   feb »
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031