Monthly Archives: noviembre, 2014

La densidad del líquido subretiniano en la OCT puede tener un valor diagnóstico.

noviembre 29th, 2014 Posted by Retina 0 comments on “La densidad del líquido subretiniano en la OCT puede tener un valor diagnóstico.”

La tomografía de coherencia óptica (OCT) es una técnica hoy en día imprescindible en el estudio de las  enfermedades de la retina. Su introducción ha sido relativamente reciente y todavía se le siguen encontrando nuevas aplicaciones que ayuden en el diagnóstico de dichas enfermedades.

Recientemente se ha publicado un estudio que analizaba el ratio de densidad del líquido subretiniano con el vítreo, epitelio pigmentario y la capa de fibras nerviosas en la coroidopatía serosa central (CSC) aguda, la CSC crónica y la vasculopatía coroidea polipoidal (VCP) (1). La medida de la densidad óptica se obtuvo mediante el uso de ImageJ con un aparato de SD-OCT Heidelberg Spectralis.

 

 

 

Dicho estudio ha encontrado que la densidad del líquido subretiniano es mayor en la VCP que en la CSC aguda o crónica. Dicho estudio no encontró diferencias significativas en la densidad de l líquido subretiniano entre la CSC aguda y crónica.

(1) Baek J et al. Optical density ratio in the subretinal fluid: differentiating chronic central serous chorioretinopathy and polypodial vasculopathy. Am J Ophthalmol 2014, art. en prensa.

Si tienes alguna pregunta, duda o comentario puedes realizarlos en nuestro muro de Facebook:

Imagen-FACEBOOK-HVM2

Un modelo matemático de aspectos cuantitativos en la OCT permite predecir la progresión en la DMAE.

noviembre 19th, 2014 Posted by Retina 0 comments on “Un modelo matemático de aspectos cuantitativos en la OCT permite predecir la progresión en la DMAE.”

Investigadores de la universidad de Stanford (California) han desarrollado un modelo matemático basado en características cuantitativas de la SD-OCT (spectral-domain optical coherence tomography) que permite predecir el ritmo de progresión desde formas iniciales de la degeneración macular asociada a la edad (DMAE)  a formas severas exudativas en un corto período de tiempo (menor de 5 años) (1).

 

 

 

 

Dicho modelo considera el área, el volumen, la altura y la reflectividad de las drusas y se desarrolló en un grupo de 330 ojos afectados por DMAE en 244 pacientes, estudiados durante un período de 5 años, de los cuales, 36 ojos desarrollaron progresión durante el seguimiento.

 

 

 

 

 

Estudios como éste permitirán en un futuro dedicar mayores esfuerzos para evitar una pérdida visual severa en aquellos pacientes con mayor riesgo.

(1) Sisternes L et al. Quantitative SD-OCT imaging biomarkers as indicators of age-related macular degeneration progression. Invest Ophthalmol  Vis Sci; 55:7093-7013, 2014

Si tienes alguna pregunta, duda o comentario, puedes realizarlos en nuestro muro de Facebook:

Imagen-FACEBOOK-HVM2

 

 

Se describe una nueva mutación causante de la distrofia de conos y bastones.

noviembre 13th, 2014 Posted by General 0 comments on “Se describe una nueva mutación causante de la distrofia de conos y bastones.”

La distrofia de conos y bastones es una enfermedad poco común que conlleva una pérdida visual severa generalmente en la primera década de la vida. Se caracteriza por una pérdida precoz de la agudeza visual y de la visión del color, fotofobia y nistagmo. Posteriormente se desarrolla ceguera nocturna (nictalopia). Se confunde con frecuencia con la distrofia de conos y con la retinosis pigmentaria. El diagnóstico se establece mediante el electrorretinograma, de modo que en la distrofia de conos y bastones la respuesta fotópica está marcadamente decrecida mientras que la respuesta escotópica presenta un reducción cuantitativamente menor. En la distrofia de conos existe una marcada reducción de la respuesta fotópica mientras que la respuesta escotópica es normal. En la retinosis pigmentaria, ambas respuestas la fotópica y la escotópica están reducidas por igual.

 

 

 

 

(Foto: Utilidad. com . Salud)

 

 

Se han descrito tres patrones de herencia: autosómico dominante, recesiva y ligada al X y también casos aislados que hacen pensar en una gran heterogeneidad genética.

Investigadores en Turquía (1) han descrito una nueva mutación (POC1B) en 13 miembros de  una familia consanguínea. Como particularidad, los pacientes mostraban una enfermedad lentamente progresiva y no presentaron ceguera nocturna. Esta nueva mutación descrita se añade a las otras 6 ya conocidas hasta la fecha.

Nos congratulamos de cualquier pequeño avance en el conocimiento de la genética de cualquier enfermedad de las llamadas «raras». El avance en la terapia genética permitirá en el futuro evitar la ceguera de muchos niños afectados por estas enfermedades.

(1) Durlu YK et al. Novel recessive cone-rod dystrophy caused by POC1B mutation. JAMA Ophthalmol 2014; 132(10) 1185-1190

 

El láser diferido más de 24 semanas después del tratamiento con lucentis obtiene mejores resultados que el láser precoz en el edema macular diabético.

noviembre 6th, 2014 Posted by Retina 0 comments on “El láser diferido más de 24 semanas después del tratamiento con lucentis obtiene mejores resultados que el láser precoz en el edema macular diabético.”

Se acaba de publicar la última entrega del estudio DRCR. net (Diabetic Retinopathy Clinical Research Network) que expone los resultados durante un seguimiento de 5 años de pacientes con edema macular diabético tratados con inyecciones intravítreas de 0,5 mg de ranibizumab seguidas de un tratamiento precoz con láser (focal o rejilla) o diferido al menos 24 semanas (1).

 

Estos fueron los resultados:

– La media de ganancia de agudeza visual a los 5 años fue de +7,2 letras en el grupo de láser precoz versus  +9,8 letras en el grupo de láser diferido (P=0,09)

– Se consiguió una ganancia de  de 10 letras o más en 46% de los pacientes del grupo de láser precoz versus 58% del grupo de láser diferido y una ganancia de 15 letras o más en 27% versus 38% de los pacientes  respectivamente.

– 54% y 45% de los pacientes no recibieron inyecciones durante el 4º año respectivamente. 62% y 52% de los pacientes no recibieron inyecciones durante el 5º año respectivamente.

Todos los pacientes fueron tratados inicialmente con un régimen de 1 inyección cada 4 semanas de ranibizumab hasta que no se consiguiera mejoría (reanudando las inyecciones si aparecía empeoramiento). En el grupo diferido el tratamiento con láser fue diferido al menos hasta las 24 semanas del inicio con la terapia de ranibizumab (a partir de las 24 semanas el paciente podía ser tratado si el edema macular central en la OCT no mejoraba después de al menos 2 inyecciones consecutivas de ranibizumab realizadas en un intervalo de 4 semanas).

 

 

De este modo parece razonable añadir el tratamiento con láser a partir de las 24 semanas del inicio del tratamiento con ranibizumab ya que los resultados son mejores y el número de inyecciones posteriores va a ser menor.

(1) Elman MJ et al . Intravitreal ranibizumab for diabetic macular edema with prompt versus deferred laser treatment: 5-year randomized trial results. Ophthalmology 2014, artículo en prensa.

El riesgo de desprendimiento de retina no contraindica la cirugía de presbicia.

noviembre 2nd, 2014 Posted by Retina 0 comments on “El riesgo de desprendimiento de retina no contraindica la cirugía de presbicia.”

A menudo algunos compañeros de profesión desaconsejan de forma tajante la cirugía de la presbicia mediante técnica de facoemulsificación del cristalino debido al riesgo de desarrollar un desprendimiento de retina. Efectivamente, diversos estudios epidemiológicos han encontrado que la cirugía de catarata incrementa el riesgo ulterior de un desprendimiento de retina. Esto era más frecuente con la cirugía intracapsular y mucho menos frecuente con la cirugía extracapsular o con técnicas actuales de facoemulsificación (la introducción de técnicas de facoemulsificación ha permitido disminuir significativamente el riesgo de desprendimiento de retina, particularmente en los casos en los que la cápsula posterior permanece intacta)  (1).

Sin embargo, nosotros  consideramos que desaconsejar esta cirugía por este motivo obedece a un análisis muy superficial (o desconocimiento) de los datos y de la literatura científica relativos a este asunto que se está publicando en este momento.

Hasta la fecha existe un consenso generalizado entre los oftalmólogos para aceptar que el desprendimiento de retina aparece con mayor frecuencia en ojos pseudofáquicos (operados de catarata) que en ojos fáquicos (no operados de catarata). Se desconocen los motivos para  que esto ocurra aunque se han invocado principalmente dos teorías. La primera es puramente mecánica y supone que la ausencia del cristalino induce un mayor movimiento del vítreo provocando un desprendimiento vítreo posterior y tracción sobre la retina periferica (2). La segunda teoría sugiere que la cápsula posterior del cristalino ayuda a mantener la estructura coloide del vítreo: Osterlin y col. encontraron bajas concentraciones de ácido hialurónico en el vítreo de ojos afáquicos en comparación con el ojo contralateral no operado (3).

Diversos estudios han comunicado los siguientes factores de riesgo:  longitud axial elevada (ojos muy miopes), sexo  varón,  ojos con historia de traumatismo previo,  edades jóvenes,  ojos con degeneraciones retinianas en empalizada, antecedente de desprendimiento de retina en  el otro ojo y complicaciones quirúrgicas como rotura de la cápsula posterior o realización de una capsulotomía con láser YAG («limpieza de la lente intraocular»).

Un análisis de los estudios que se están publicando recientemente acerca de esta problemática sin embargo nos lleva a no contraindicar la cirugía del cristalino transparente con implante de lente multifocal para corregir la presbicia en la mayoría de los pacientes (incluidos miopes jóvenes como veremos). Es obvio que esta cirugía como cualquier otra cirugía o cualquier otro acto médico (la simple prescripción de una aspirina puede provocar una hemorragia digestiva mortal) conlleva riesgos. Pero ¿estos riesgos nos obligan a renunciar a proporcionar una calidad de vida  elevada a nuestros pacientes?

images-1[1]

 

 

 

 

 

Estas son las razones por la que pensamos que no:

1. La incidencia acumulada de desprendimiento de retina en los 10 años siguientes a la cirugía del cristalino es del 0,68 %, es decir, inferior al 1% de las cirugías. Esta es la conclusión de uno de los estudios con mayor número de pacientes y con el seguimiento más prolongado  publicado hasta la fecha (4). En este estudio realizado en Australia se identificaron 237 desprendimientos de retina  en  65.055 pacientes sometidos a cirugía de cataratas mediante procedimientos de facoemulsificación . La media de tiempo de aparición de desprendimiento de retina tras la cirugía de catarata fue de 11 meses (rango 0,8-4 años). La incidencia acumulada en los primeros 5 años fue del 0,47% y en los primeros 10 años del 0,68%. Estos resultados los obtuvieron habiendo realizado vitrectomía anterior por rotura da la cápsula posterior en 643 ojos (1.0% de los procedimientos). De estos ojos, desarrollaron desprendimiento de retina 48 ojos (20,33%). Para los autores, la frecuencia de rotura de la cápsula posterior con vitrectomía anterior en torno al 1%, está dentro de los rangos publicados en la mayoría de los estudios contemporáneos.

2. El riesgo de padecer un desprendimiento de retina tras cirugía de catarata no está incrementado  por el hecho de realizar esta cirugía en edades más tempranas (40 a 60 años). Esta es la conclusión principal a la que llega el único estudio que analiza la incidencia de desprendimiento de retina en el ojo operado de catarata comparándolo  con el ojo contralateral no operado (5). Todos los estudios realizados previamente comparaban la incidencia de desprendimiento de retina pseudofáquico con la incidencia de desprendimiento de retina en la población general, sin que ambos grupos fueran comparables por diversas razones tales como la comorbilidad u otros factores de confusión. Este estudio realizado en Dinamarca con 202.226 pacientes operados (sin complicaciones) de catarata mayores de 40 años encontró efectivamente que el riesgo de desprendimiento de retina pseudofáquico era mayor en el grupo de edad de 40 a 59 años, pero también era mayor el riesgo de desprendimiento de retina en el ojo contralateral no operado  en este grupo de edad. Esto contrasta con los factores epidemiológicos en la población general que por lo general encuentran el  pico de incidencia de desprendimiento de retina entre los 60 a 69 años. De este modo,  el hecho de usar como referencia la población general provoca una sobreestimación del riesgo atribuible a la cirugía. De modo análogo, no se encontró una modificación significativa del riesgo de desprendimiento de retina por  sexo.

3. Una evaluación preoperatoria del vítreo y de la retina permite predecir qué pacientes tienen mayor o menor  riesgo de padecer un desprendimiento de retina.  Es bien conocido que la gran mayoría de los desprendimientos de retina (más del 90%) vienen precedidos de un desprendimiento de vítreo posterior. Así pues parece bastante lógico evaluar el estado del vítreo, es decir, si existe o no desprendimiento vítreo posterior (DVP) antes de operar el cristalino.

Esto es lo que hicieron Ripandelli y col. (6). Evaluaron 453 ojos emétropes operados mediante facoemulsificación con lente intraocular no complicada. Los ojos fueron evaluados preoperatoriamente y postoperatoriamente hasta un período de 5 años. Estos fueron los resultados:

a. 265 ojos  presentaban DVP preoperatorio:

a.1.  212 no presentaban degeneración periférica lattice. 2 ojos de este grupo presentaron desprendimiento de retina (0,94%).

a.2.  53 presentaban degeneración lattice. 1 ojo de este grupo presentó desprendimiento de retina (1,8%)

b. 188 ojos no presentaban DVP preoperatorio (es decir el vítreo estaba adherido a la retina: esto lo exploraron mediante oftalmoscopía indirecta, biomicroscopía con lámpara de hendidura y ecografía ocular):

b.1.  141 ojos no presentaban degeneración lattice. 107 ojos presentaron DVP postoperatorio (75,88%) y 1 ojo presentó desprendimiento de retina (0,70%).

b.2.  47 ojos presentaban degeneración lattice. 41 ojos presentaron DVP (87,23%) postoperatorio. 10 ojos presentaron desprendimiento de retina (21,27%).

De este modo el mayor riesgo de desarrollar desprendimiento de retina aparecía en los ojos con el vítreo adherido a la retina (sin DVP) antes de operar y con degeneraciones lattice en la periferia de la retina. En todos los ojos con degeneración lattice, el desprendimiento de retina se originó en desgarros en herradura asociados a dichas degeneraciones (es importante señalar que en este estudio incluyeron  solamente degeneraciones lattice circunscritas a un solo cuadrante). En este estudio tampoco se encontró correlación entre el desarrollo de desprendimiento de retina y la edad. La mayoría de los desprendimientos de retina en este estudio acontecieron en los primeros 6 meses (10 de 14 ojos). El resto de desprendimientos de retina (4 ojos) aparecieron en un período entre 16 y 49 meses.

Otro estudio desarrollado en Alemania relativo a lo que venimos comentando también analizó el desarrollo de desprendimiento de vítreo posterior en pacientes sin DVP preoperatorio (7). Se analizaron 188 ojos sin DVP preoperatorio sometidos a facoemulsificación más implante de lente  intraocular en cámara posterior sin complicaciones. Este estudio incluía, a diferencia del estudio anterior, ojos con ametropía (rango -8,75 a +6,25 de equivalente esférico).  De forma similar al estudio anterior, la mayoría de los ojos desarrollaron un DVP postoperatorio  temprano: 20,7 % presentaron DVP a la semana, 31% al mes y 6,9% al año (58,6% en total). En este estudio no se encontró un asociación estadísticamente significativa entre el desarrollo de DVP con la edad, refracción o longitud axial.

vitreo adherido_0000

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Aunque diversos estudios han relacionado el riesgo de desprendimiento de retina pseudofáquico con la longitud axial  (miopía elevada) y la edad temprana, parece más razonable evaluar el riesgo considerando el estado preoperatorio del vítreo y considerando la presencia o no de degeneraciones lattice. Respecto a la evaluación del vítreo se pueden emplear como hemos comentado la oftalmoscopía indirecta y la biomicroscopía con lámpara de hendidura (anillo de Weiss), así como la ecografía ocular en modo B. Pero también es útil la tomografía de coherencia óptica (OCT) para esta exploración pues permite detectar muchas veces la hialoides posterior  adherida a la mácula o pequeños DVP que pasarían inadvertidos mediante la ecografía. En relación a las degeneraciones lattice sería  recomendable su fotocoagulación con láser antes de la cirugía aunque no hay ninguna evidencia al respecto y esta recomendación solo está sustentada por opiniones de expertos (8). Son necesarios estudios futuros para evaluar su utilidad.

Si tienes alguna pregunta, duda o comentario, puedes realizarlos en nuestro muro de Facebook:

Imagen-FACEBOOK-HVM2

(1) Lois N, Wong D. Pseudophakic retinal detachment. Surv Ophthalmol 2003; 48:467-487.

(2) Jaffe NS, Light DS. Vitreous changes produced by cataract surgery; a study of 1.058 aphakic eyes. Arch Ophthalmol 1966; 76:541-553.

(3) Osterlin S. On the molecular biology of the vitreous in the aphakic eye. Acta Ophthalmol (Copenh) 1977; 55:353-361.

(4) Clark A, Morlet N, Preen DB, Semmens JB. Risk for retinal detachment after phacoemulsification. Arch Ophthalmol 2012; 130: 882-888.

(5) Bjerrum SS, Mikkelsen KL,  Cour ML. Risk of pseudophakic detachment in 202 226  patients using the fellow nonoperated eye as reference. Ophthalmology 2013; 120: 2573-2579.

(6) Ripandelli G, Coppé AM, Parisi V, et al. Posterior vitreous detachment and retinal detachment after cataract surgery. Ophthalmology 2007; 114 (4): 692-697.

(7) Mirashi A, Hoehn F, Lorenz K, et al. Incidence of posterior vitreous detachment after cataract surgery. J Cataract Refract Surg 2009; 35: 987-991

(8) Wilkinson CP. Interventions for asymptomatic retinal breaks and lattice degeneration for preventing retinal detachment. Cochrane Database Syst Rev . 2014 Sep 5;9: CD003170.

 

 

Buscar

Categorías

Calendario

noviembre 2014
L M X J V S D
« oct   dic »
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930