. OCTA en Coroiditis Multifocal Idiopática

julio 25th, 2017
Anterior Entrada Siguiente Entrada

La coroiditis multifocal idiopática (CMI) es una enfermedad ocular inflamatoria de etiología desconocida. Frecuentemente afecta a mujeres miopes jóvenes entre los 30 y 50 años, típicamente se manifiesta con lesiones coroideas en «sacabocados» de 50 – 350 micras de diámetro, con mínima inflamación intraocular.

Resultado de imagen de multifocal choroiditis

La evaluación mediante OCT de dominio espectral ha demostrado que las lesiones agudas son predominantemente confinadas al espacio sub epitelio pigmentario de la retiniano (EPR). Otras características incluyen dehiscencia del EPR, elevaciones sub-EPR, infiltrados subretinianos y disrupción de la línea elipsoide.

El curso natural de la CMI es impredecible y altamente variable, pero en algunos casos está caracterizado por episodios recurrentes de inflamación, causando un daño estructural progresivo. La resolución de las lesiones agudas típicamente siguen a atrofia coriorretiniana, alteración del EPR y cicatrización. La neovascularización coroidea (NV) es una complicación reconocida de la CMI, siendo una importante causa de perdida de visión, sin embargo los hallazgos angiográficos relacionados a la inflamación y al daño estructural inducido a menudo confunde la detección de NV con la angiografía de contraste convencional.

La angiografía por tomografía de coherencia óptica (OCTA), es una nueva técnica que usa la información del flujo para visualizar las estructuras vasculares. La mayor ventaja es ser una técnica no invasiva, rápida adquisición de imágenes sin necesidad de administración de contraste. Además la OCTA permite la estratificación de la malla vascular relativa a la profundidad del tejido y permite la localización precisa del plano de la NV en relación, sub-EPR, subretiniana, o intrarretiniana.

Resultado de imagen de multifocal choroiditis

El propósito de este estudio fue evaluar la utilidad del OCTA en detectar el flujo característico de neovascularización de varias lesiones coriorretinianas vistas en activo y presumiblemente inactivas. En los resultados se estudiaron 18 ojos de 14 pacientes (12 mujeres) con una media de edad de 48 años. Usando el OCTA fue posible detectar flujo neovascular en 83% de las lesiones coriorretinianas evaluadas en este estudio. esto representa una frecuencia mucho más alta que las reportadas por otros diferentes métodos de imagen.

De las lesiones subretinianas que fueron juzgadas como inactivas basadas en la examinación clínica, angiografía con fluoresceína y OCT, se encontró que 88% mostraron un flujo neovascular cuando se analizaron con OCTA.

El tratamiento clásico de la CMI se basa en corticosteroides, inmunosupresores, y en algunas ocasiones observación sin tratamiento. La alta tasa de flujo neovascular en las lesiones activas e inactivas sugiere que la terapia con anti-VGEF puede ser un manejo eficaz para este desorden.

Si tienes alguna pregunta, duda o comentario puedes escribirnos en nuestro muro de facebook:

foto face

Bibliografia

1.- Sarwar Zahid, Md, Kevin C. Chen, Md,  Jesse J. Jung, Md, Chandrakumar Balaratnasingam, Md, Phd, Quraish Ghadiali, Md, John Sorenson, Md, Soraya Rofagha, Md, Mph, K. Bailey Freund, Md, Lawrence A. Yannuzzi, Md. Optical Coherence Tomography Angiography Of Chorioretinal Lesions Due To Idiopathic Multifocal Choroiditis,Retina 37:1451–1463, 2017.

Todavía no hay comentarios.

Deja un comentario

Tu email no se publicará.(Campo obligatorio)