Monthly Archives: enero, 2017

Depresión y ansiedad en el síndrome de ojo seco

enero 29th, 2017 Posted by Córnea y superficie ocular 0 comments on “Depresión y ansiedad en el síndrome de ojo seco”

Esta semana me gustaría hablaros sobre las posibles consecuencias psicológicas que el síndrome de ojo seco (SOS), puede tener sobre los pacientes que la padecen.

Para ello os comento un meta-análisis realizado por los doctores Wan, Chen y Young, de la Universidad de Hong Kong, publicado recientemente en la revista Eye que evalúa la asociación entre el SOS y la ansiedad y la depresión.

Como ya hemos comentado en otros post, el SOS es una compleja enfermedad multifactorial de la película lagrimal y la superficie ocular que se acompaña de inflamación y un aumento de la osmolaridad e inestabilidad de la película lagrimal. Da lugar a una irritación ocular crónica con sensación de cuerpo extraño e incluso visión borrosa, por lo que pueden afectar a las actividades cotidianas y la calidad de vida de los pacientes. Se sabe que a menudo existe una disociación entre los síntomas y los signos que presenta el paciente. Además, el SOS se asocia a otras enfermedades que cursan con dolor crónico y que pueden producir depresión.

cansancio ocular

Los autores realizaron una búsqueda bibliográfica en las bases de datos MEDLINE, EMBASE, PsyclINFO, ClinicalTrial.gov y World Health Organization International Clinical Trials Registry Platform para encontrar estudios que incluyeran criterios diagnósticos de SOS, depresión y ansiedad y basaran sus objeticos en la prevalencia, incidencia y severidad de la depresión y ansiedad en pacientes con y sin SOS.

 

Tinción corneal con fluoresceina

Tinción corneal con fluoresceina

Encontraron un total de 22 estudios adecuados que incluían un total de 2.980.026 pacientes. Realizando un análisis estadístico con el software Review Manager de los datos obtenidos de estos estudios, se vio que el SOS se asocia significativamente con la depresión (odds ratio 2,92, 95% intervalo de confianza: 2,13-4,01, P<0,00001) y con la ansiedad (odds ratio 2,80, 95% intervalo de confianza: 2,61-3,02, P<0,00001) con respecto a controles sanos. Además, se observó que el grado de depresión (diferencia media estandarizada = 0,81, 95% intervalo de confianza: 0,48-1,15, P<0,00001) y el grado de ansiedad (diferencia media estandarizada = 0,37, 95% intervalo de confianza: 0,10-0,64, P=0,007) fueron mayores en los pacientes con SOS. Realizando un análisis de subgrupos, dentro de los pacientes con SOS se vio que estas puntuaciones fueron mayores en los pacientes con síndrome de Sjögren primario.

dos-genes-depresion_0

El disconfort ocular crónico podría afectar negativamente a los procesos cognitivos, al sueño, al humor y a la salud mental, lo que podría agravar la depresión y ansiedad.

A su vez, algunos estudios han descrito que en pacientes depresivos existe un aumento de los síntomas de ojo seco, pero no de los signos. Por tanto, podría ocurrir una somatización que aumentase los síntomas de ojo seco ya que estos pacientes tienen una percepción diferente del dolor.

Además, el efecto anti-colinérgico de muchos de los fármacos que se utilizan para tratar la depresión y la ansiedad puede empeorar el estado de la película lagrimal y el ojo seco. De esta forma el ojo seco y la depresión podrían entrar en un “círculo vicioso”.

 

En conclusión, la prevalencia de depresión y ansiedad en casi 3 veces mayor en pacientes con ojo seco con respecto a personas sanas. Este estudio demuestra que el ojo seco se asocia con la depresión y la ansiedad, pero lo inverso también podría ser cierto. Por tanto, como oftalmólogos debemos tener en cuenta las posibles comorbilidades psicológicas de los pacientes con ojo seco para comprender mejor la fisiopatología de esta compleja enfermedad poder hacer un mejor manejo de ella.

Si tienes alguna pregunta, duda o comentario puedes escribirnos en nuestro muro de facebook:

Muro Facebook

Bilbiografía:

Wan KH, Chen LJ, Young AL. Depression and anxiety in dry eye disease: a systematic review and meta-analysis. Eye (Lond). 2016 Dec;30(12):1558-1567

Supervivencia de los trasplantes de córnea a lo largo del tiempo y en función de la técnica quirúrgica

enero 22nd, 2017 Posted by Córnea y superficie ocular 0 comments on “Supervivencia de los trasplantes de córnea a lo largo del tiempo y en función de la técnica quirúrgica”

En los últimos años gracias al mejor conocimiento de la fisiopatología corneal y del sistema inmune a nivel ocular, a la mejora de la calidad asistencial y los medios técnicos, y al desarrollo y popularización de nuevas técnicas quirúrgicas como las queratoplastias lamelares hemos asistido a un aumento paulatino de la supervivencia de los trasplantes de córnea.

La queratoplastia penetrante es un procedimiento en el que se trasplanta un botón donante de espesor completo. Mientras que en las queratoplastias lamelares se trasplanta el tejido corneal que se encuentra alterado, lo que disminuye el riesgo de rechazo.

Capas de la córnea

Capas de la córnea

Sin embargo, ¿estas nuevas técnicas de queratoplastias lamelares aportan realmente un aumento de la supervivencia de los trasplantes corneales en comparación con la queratoplastia penetrante en nuestro entorno?

Para responder a la pregunta me gustaría compartir un reciente artículo publicado en la revista American Journal of Ophthalmology por la Dra. Bidaul-Garnier y colaboradores del Hospital Universitario Besançon, Francia, cuyo objetivo es evaluar la supervivencia a 5 años de las queratoplastias ajustando los factores de riesgo pronósticos e identificar si existen diferencias en las tasas de supervivencia entre la queratoplastia penetrante y las queratoplastias lamelares.

Se realizó un estudio de cohortes en el que se incluyeron a pacientes intervenidos de queratoplastia entre 1983 y 2014. Se tuvieron en cuenta factores de riesgo de fracaso preoperatorios como la neovascularización corneal, el control de la presión intraocular, la densidad de células endoteliales de las corneas donantes, si se realizó cirugía combinada con catarata o vitrectomía y el estado postoperatorio del cristalino.

Los diagnósticos preoperatorios se clasificaron en 5 grupos: queratocono, distrofias endoteliales, queratopatía bullosa, leucomas postinfecciosos y otros (distrofias estromales, traumatismos).

La técnica quirúrgica se clasificó en 3 grupos: queratoplastia penetrante (QPP), queratoplastia lamelar anterior profunda (DALK) y queratoplastia endotelial (QE), que incluía queratoplastia endotelial automatizada con pelado de la membrana de Descemet (DSAEK) y queratoplastia endotelial de la membrana de descemet (DMEK).

Se evaluó la supervivencia de los injertos a 1, 3 y 5 años en tres periodos de tiempo de 10 años: 1983-1993, 1994-2003 y 2004-2014. Solo en este último periodo se realizaron las técnicas lamelares.

Queratoplastia penetrante

SUPERVIVENCIA A LO LARGO DEL PERIODO DE ESTUDIO

La tasa de supervivencia global fue de 87,8% en el primer año, 77% a 3 años y 70% a 5 años. La tasa de supervivencia a 5 años mejoró desde 61,4% en 1983-1993 a 76,5% en 2004-2014 (P=0,0004). A su vez tasa de fracaso del injerto a 5 años disminuyó significativamente de 31,5% en el primer periodo a 20,2% en segundo y a 15,7% en el tercero (P<0,0001).

Sin embargo, cuando se ajustaron los factores de riesgo preoperatorios no se encontraron diferencias significativas en las tasas de supervivencias entre el 1º y 2º periodo y entre el 1º y 3º periodo. Se encontraron diferencias significativas en algunos de estos factores de riesgo preoperatorios entre los diferentes periodos de tiempo como: edad de los pacientes, diagnóstico, corneas receptoras de alto riesgo, celularidad endotelial de la córnea donante y estado postoperatorio de la lente.

 

SUPERVIVENCIA SEGÚN LA TÉCNICA QUIRÚRGICA

Entre los 56 pacientes intervenidos de queratocono entre 2004 y 2014 solo se registró 1 caso de fracaso en el grupo QPP, por lo tanto no se pudieron comparar ambos grupos y no se encontraron diferencias en la supervivencia entre los pacientes intervenidos mediante QPP (n=39) y mediante DALK (n=17).

Entre los 88 ojos intervenidos por distrofia de Fuchs o queratopatía bullosa 42 fueron intervenidos con QPP y 46 con QE. De los 23 de estos injertos que fracasaron durante el seguimiento del estudio, 16 (69,6%) fueron intervenidos mediante QE. La tasa de supervivencia del injerto a 1 año fue del 60,8% en el grupo de QE y 90,6% en el grupo de QPP.

 

Analizando los datos del estudio se ve que tanto las características de los pacientes y la técnica quirúrgica fueron cambiando a lo largo de los 30 años del estudio. La edad de los pacientes aumentó y la proporción de queratopatía bullosa disminuyó al tiempo que aumentó la de distrofia de Fuchs, probablemente a causa del perfeccionamiento de la facoemulsificación. Esto pudo contribuir a mejorar los resultados de supervivencia a lo largo del tiempo.

En el caso de las técnicas endoteliales el efecto de la curva de aprendizaje y que la mayoría de los injertos fueron de 8 mm o menos en el grupo de QE pudo hacer que los resultados fueran peores que en otras series. Hay que tener en cuenta también que los resultados de supervivencia fueron analizados solo a 1 año en este grupo.

 

En resumen, este estudio no encuentra diferencias en la supervivencia de los injertos corneales en los últimos 30 años ajustando los factores pronósticos. Además, se vio que las técnicas endoteliales no mejoran la supervivencia con respecto a la queratoplastia penetrante.

Sin embargo, pienso que debemos analizar con cautela los resultados de este estudio, ya que en el grupo DALK no se hizo la comparación con QPP y en el grupo de QE la curva de aprendizaje y la mayor dificultad técnica pudo hacer que la supervivencia inicial fuera menor. Además debemos tener en cuenta otras ventajas de las técnicas endoteliales como una recuperación visual más rápida y completa, menor defecto refractivo postoperatorio, menores complicaciones intraoperatorias y menor riesgo de rechazo. Lo que si pone de manifiesto este estudio es que el aumento en la supervivencia de las queratoplastias puede deberse a que los pacientes llegan en mejores condiciones con menos factores de riesgo de fracaso y que las corneas que se implantan son de mejor calidad.

 

Si tienes alguna pregunta, duda o comentario puedes escribirnos en nuestro muro de facebook:

Muro Facebook

Bibliografía:

Bidaut-Garnier M, Monnet E, Prongué A, Montard R, Gauthier AS, Desmarets M, Mariet AS, Ratajczak C, Binda D, Saleh M, Delbosc B. Evolution of Corneal Graft Survival Over a 30-Year Period and Comparison of Surgical Techniques: A Cohort Study. Am J Ophthalmol. 2016 Mar;163:59-69.

Superficie ocular en ReLEx SMILE versus femto-LASIK: un meta-análisis

enero 11th, 2017 Posted by Córnea y superficie ocular 0 comments on “Superficie ocular en ReLEx SMILE versus femto-LASIK: un meta-análisis”

El desarrollo o exacerbación del síndrome de ojo seco (SOS) tras la cirugía refractiva corneal es uno de los inconvenientes que puede limitar la satisfacción de los pacientes.

Este mes se ha publicado un interesante meta-análisis en la revista Cornea en el que se compara la integridad de la superficie ocular y el síndrome de ojo seco tras ReLEx SMILE y femto-LASIK.

sequedad ocular

Se realizó una búsqueda bibliográfica en las bases de datos PubMed, EMBASE y Controlled Trial Register para identificar estudios prospectivos aleatorizados o no aleatorizados en los que se utilizaba SMILE o femto-LASIK para la corrección de miopía o astigmatismo miópico, con un periodo de seguimiento de al menos 6 meses. Los estudios retrospectivos, los estudios de cohortes y los estudios de LASIK con microqueratomo fueron excluidos.

Se incluyeron finalmente 5 estudios en el meta-análisis. Se calcularon las diferencias medias ponderadas a 1 y 6 meses para los siguientes parámetros de superficie ocular:

 

  • Test de Schirmer sin anestésico:

Aunque a un mes tuvo mejores resultados femto-LASIK y a 6 meses SMILE, las diferencias entre ambos grupos no fueron estadísticamente significativas.

  • Tiempo de ruptura de la película lagrimal (TBUT):

Se encontraron diferencias significativas a 1 y 6 meses a favor de SMILE versus femto-LASIK: diferencia media ponderada: 0.65; 95% IC 0.20–1.10; P=0,0004 y 1.14; 95% IC 0.18– 2.10; P=0,02 a 1 y 6 meses respectivamente.

  • Cuestionario OSDI:

A 1 mes no se encontraron diferencias significativas, pero a 6 meses la puntuación del cuestionario OSDI fue significativamente mejor en SMILE: diferencia media ponderada: 10.12; 95% IC 16.07–4.18; P=0,0008.

  • Osmolaridad lagrimal con sistema TearLab:

Aunque los resultados de osmolaridad fueron favorables a SMILE a 1 y 6 meses las diferencias no fueron significativas.

  • Sensibilidad corneal mediante estesiómetro de Cochet-Bonnet:

Fue significativamente mejor en SMILE a 1 y 6 meses: diferencia media ponderada: 11.35; 95% IC 7.29-15.40; P=0,00001 y 3.49; 95% IC 1.76-5.21; P=0,0001 a 1 y 6 meses respectivamente.

  • Densidad del plexo corneal sub-basal mediante biomicroscopía confocal:

Se encontraron diferencias estadísticamente significativas a favor de SMILE a 1 mes: 4.72; 95% IC 1.10-8.34; P=0,01. A 6 meses, sin embargo, aunque los resultados fueron favorables a SMILE las diferencias no fueron significativas: 3.51; 95% IC -0.75-7.78; P=0,11.

El plexo nervioso sub-basal es fundamental para el mantenimiento de la homeostasis de la superficie ocular. Este plexo es seccionado durante la formación del flap en femto-LASIK, a diferencia de ReLEx SMILE que produce una menor afectación de la invervación corneal debido a que se realiza mediante el tallado de un lentículo intraestromal. En el estudio esto se ve reflejado en una menor sensibilidad corneal y densidad del plexo sub-basal en el primer mes en femto-LASIK en comparación con SMILE, pero no a los 6 meses, probablemente a causa de la regeneración del mismo que se va produciendo tras la cirugía. Esto se traduce en el empeoramiento de algunos parámetros de superficie ocular como un menor TBUT y mayores síntomas mediante el cuestionario OSDI.

 

En resumen, según este meta-análisis, ReLEx SMILE produce un menor impacto sobre la superficie ocular que femto-LASIK.

 

Si tienes alguna pregunta, duda o comentario puedes escribirnos en nuestro muro de facebook:

Muro Facebook

Bibliografía:

Kobashi H, Kamiya K, Shimizu K. Dry Eye After Small Incision Lenticule Extraction and Femtosecond Laser-Assisted LASIK: Meta-Analysis. Cornea. 2017 Jan;36(1):85-91.