¿Es efectiva la Telerrehabilitación para personas con Baja Visión?

septiembre 5th, 2020

 

El SARS-CoV-2  ( severe acute respiratory syndrome coronavirus 2,coronavirus tipo 2 del síndrome respiratorio agudo grave) es un tipo de coronavirus causante de la enfermedad COVID-19,​ cuya expansión mundial ha provocado la actual pandemia. Este hecho ha sido el catalizador de que los programas de Telemedicina aumenten y se implementan cada día en más clínicas y servicios sanitarios públicos, con objeto de preservar la salud de los pacientes. Se ha producido un aumento exponencial de plataformas y app para el desarrollo de estos programas de Telemedicina. Por eso, quiero abordar si sería posible aplicar esta tecnología para nuestros pacientes de Baja Visión, y estudiar si sería posible trabajar mediante Telerrehabilitación ¿Sería igual de efectiva y eficaz en nuestros pacientes? Para ello hemos hecho una búsqueda bibliográfica con objeto de intentar tener respuesta a esta cuestión.

 

consultas-telemedicina

 

La Baja visión afecta a más de 300 millones de personas en todo el mundo y puede comprometer tanto las actividades de la vida diaria como la calidad de vida. El entrenamiento visual y el equipo asistencial pueden ayudar, pero algunas personas con discapacidad visual tienen grandes riesgos por padecer patologías de base, para asistir a visitas en persona en clínicas de rehabilitación visual con objeto de recibir capacitación para aprender a usar las ayudas ópticas . Estas personas pueden superar las barreras para la atención a través de consultas remotas a través de la red mediante telerrehabilitación.

Aplicaciones-moviles-de-Telemedicina-ecca5988

 

En este estudio se comparan los efectos de la telerrehabilitación con los servicios de rehabilitación de la visión en consulta y trato directo con el paciente, para mejorar la calidad de vida relacionada con la visión y la capacidad de lectura cercana en personas con pérdida de la función visual debido a cualquier afección ocular. Los objetivos secundarios fueron evaluar el cumplimiento de las sesiones de rehabilitación programadas, las tasas de abandono de los dispositivos ópticos y las calificaciones de satisfacción del paciente.

Se realizaron búsquedas en el Registro Cochrane Central de Ensayos Controlados; Ovid MEDLINE; Embase.com; PubMed; ClinicalTrials.gov y la Plataforma Internacional de Registro de Ensayos Clínicos (ICTRP) de la Organización Mundial de la Salud (OMS). No se utilizó ninguna restricción de idioma ni filtro de diseño de estudio en las búsquedas electrónicas.

 Se planificó incluir ensayos controlados aleatorios o ensayos clínicos controlados  en los que los participantes diagnosticados con baja visión se sometían a rehabilitación de baja visión mediante una tecnología de Internet basada en la web en comparación con un enfoque que incluye consultas en persona.

 Dos revisores examinaron de forma independiente los títulos y resúmenes y luego los artículos de texto completo en función de los criterios de elegibilidad. Se planificó que dos revisores resumieran de forma independiente los datos de los estudios incluidos. Cualquier discrepancia se resolvió mediante discusión.

Se identificaron dos estudios en curso, pero no se encontraron ensayos controlados aleatorios y ensayos clínicos controlados completos que cumplieran con los criterios de inclusión para esta revisión. No se realizó un análisis cuantitativo. Discutimos artículos de revisión sobre telemedicina para facilitar la comunicación con personas mayores o para brindar atención oftalmológica remota.

No se encontraron pruebas de ensayos controlados aleatorios ni ensayos clínicos controlados sobre la eficacia del uso de la telerrehabilitación para la prestación remota de servicios de rehabilitación visual a personas con baja visión. Dada la carga de morbilidad y el creciente interés en la telemedicina, los dos estudios en curso, cuando se completen, pueden proporcionar mayor evidencia para comprender el potencial de la telerrehabilitación como una plataforma para brindar servicios a personas con baja visión.

Si tienes alguna pregunta, duda o comentario puedes hacerla en nuestro muro de facebook:

fbbarraqvision

 

 

 

Telerehabilitation for people with low vision. Ava K Bittner, Patrick D Yoshinaga; Stephanie L WyKstra; Tianjing Li

Meta-Analysis Cochrane Database Syst Rev2020 Feb 27;2(2):CD011019.  doi: 10.1002/14651858.CD011019.pub3.

La visión frágil. Identificación de barreras en Baja Visión por pérdida visual leve

febrero 26th, 2020

Con el paso de los años las patologías oculares se detectan en un estado más precoz, ya sea por una mejora en los hábitos de los individuos o por los avances tecnológicos en el diagnóstico. Por una parte, cada vez hay más personas conscientes de que deben realizar una revisión ocular cada año mientras que la sofisticación de los medios tecnológicos permite detectar las patologías en estados incipientes. Gracias a esta detección precoz muchas patologías oculares han pasado de ser devastadoras (causando ceguera o baja visión severa) a convertirse en crónicas (con diferentes estadios de la enfermedad). Así pues, se han creado nuevos conceptos para definir el resto visual de las personas con enfermedades incipientes o con menos impacto que la baja visión. Así aparece la visión frágil.

 

La baja visión: una definición estandarizada

Una persona padece baja visión, según la OMS, “cuando tiene una agudeza visual (AV) inferior a 6/18 (0,3 decimal) en el mejor ojo con la mejor corrección posible, o un campo visual menor o igual a 10 grados desde el punto de fijación, pero que usa, o puede llegar a usar potencialmente la visión para planificar y realizar una tarea”. La baja visión, además, se divide en los siguientes niveles:

 

——————————–Agudeza Visual——————–Campo Visual

Baja visión leve:               Igual o superior a 0,3                       59%-50%

Baja visión media             Entre 0,3 y 0.2                                  49%-30%

Baja visión severa             Entre 0,1 y 0,05                                29%-10%

Ceguera legal                     Menor que 0,05                            Menor de 10%

————————————————————————————-

 

Por los motivos anteriormente expuestos, la curva de pacientes valorados por los especialistas en baja visión se está invirtiendo. Si años atrás llegaban a las consultas pacientes a los que ya les quedaba un resto de visión muy bajo con pocas expectativas de mejorar (con ceguera legal o baja visión severa) en los últimos años la tendencia se ha invertido: cada vez más son los pacientes que llegan en un estado incipiente de la enfermedad (DMAE debutante, glaucomas leves, retinopatías diabéticas…). En ocasiones estos pacientes, a los que las dolencias ya les impactan en el día a día reduciendo su nitidez visual, no encajan en ninguna de las categorías en las que se divide la baja visión. Así nace la visión frágil.

 

 

¿A qué llamamos visión frágil?

Se considera que sufren visión frágil todas aquellas personas que han visto disminuida su visión funcional. Ésta es la que toda persona usa cuando desarrolla tareas del día a día, como trabajar, leer o conducir. Los test clásicos de agudeza visual, diseñados para pacientes con menor agudeza visual, son ineficaces para detectar la visión frágil, pues se basan en optotipos de alto contraste con niveles altos de iluminación. Una situación que en poco se asemeja a las condiciones del día a día de dichas personas. Cabe remarcar que una disminución de la visión funcional impacta directamente en la calidad de la visión del paciente y, por lo tanto, en su calidad de vida.

 

¿Cómo reconocemos la visión frágil?

Hay tres síntomas principales para reconocer a un paciente con visión frágil

  • Falta o pérdida de sensibilidad al contraste: Necesidad de aumentar la iluminación
  • Fotofobia: Deslumbramiento excesivo
  • Inestabilidad de fijación

Estos síntomas pueden alterar diferentes áreas de la visión (retina, nervio óptico, área visual del cerebro…) y son causados por diferentes patologías, o una combinación de ellas, como maculopatías, glaucomas o retinopatías. La rápida identificación de los síntomas por parte del paciente acelera un diagnóstico eficaz.

 

Captura de pantalla 2020-02-25 a las 23.46.18

 

Cuando un paciente llega con los síntomas anteriormente descritos debe ser derivado a un oftalmólogo para su diagnóstico. Una vez diagnosticada la patología causante, el especialista en baja visión debe iniciar un proceso seguimiento  y la adaptación de las ayudas al resto visual del paciente en cada momento. El primer paso es realizar una  una valoración del estado y los objetivos visuales del mismo. El objetivo es ir adaptando las ayudas visuales a sus necesidades cotidianas, empezando por ayudas sencillas como gafas de cerca con luz, gafas potentes para ampliar la imagen retiniana o gafas con filtros selectivos para el deslumbramiento. Ir adaptando y rectificando las ayudas ópticas en posteriores visitas es clave para encontrar las más adecuadas, que permitirán al paciente aprovechar al máximo su visión funcional, ganar confort y seguridad.

La identificación de barreras modificables para la Rehabilitación de la Baja Visión puede informar los esfuerzos para mejorar el manejo de la práctica de pacientes con Baja Visión, a través de programas educativos dirigidos para optometristas que no ofertan servicios de Baja Visión.

La pérdida de visión leve (20/25 a 20/70) está aumentando en prevalencia entre el envejecimiento de la población, sin embargo, no está claro si se están abordando las quejas cercanas a la lectura (la principal queja principal que se presenta). Actualmente, faltan estudios sobre la provisión de servicios de Baja Visión por parte de optometristas. Este estudio que analizamos hoy,  aclaró los patrones de práctica optométrica autoinformados para pacientes con pérdida de visión leve.

tms

Encuestas anónimas fueron completadas por 229 optometristas practicantes en todo Estados Unidos. La encuesta indagó sobre la frecuencia de proporcionar Rehabilitación de Baja Visión para pacientes con pérdida de visión leve y las principales barreras que les impiden ofrecer el manejo de Rehabilitación de Baja Visión (incluidas ayudas ópticas o derivación).

En comparación con los que practican Rehabilitación de Baja Visión de forma moderada, el doble de optometristas (2.08 ×) que no atienden servicios de baja visión informaron que nunca prescriben una potencia de lectura cercana a 4 Dioptrias o mayor para la pérdida de visión leve (P <.001). Entre aquellos que no practican Baja Visión , 39 y el  11% indicaron que nunca prescriben estrategias de manejo de Rehabilitación de Baja Visión para pacientes con agudeza visual de 20/25 a 20/40 y 20/50 a 20/70, respectivamente. Las dos barreras más comúnmente reportadas para ofertar servicios de baja Visión  indicadas por aproximadamente la mitad de los encuestados fueron «el precio del examen visual y/o las ayudas ópticas de Baja Visión» y que «los pacientes no están interesados ​​o no irían a un examen Baja Visión». Casi un tercio de los proveedores informaron que «no es factible almacenar lupas en la oficina».

En conclusión, un grupo considerable de profesionales que no ofertan servicios de Baja Visión puede no estar atendiendo las necesidades de visión cercana de pacientes con pérdida de visión leve.  Varias de las principales barreras reportadas son potencialmente modificables a través del desarrollo de programas educativos específicos.

 

Si tienes alguna pregunta, duda o comentario puedes hacerla en nuestro muro de facebook:

fbbarraqvision

 

 

U.S. Optometrists’ Reported Practices and Perceived Barriers for Low Vision Care for Mild Visual Loss. Malkin Ag, Ross NC, Chan TL, Protosow K, Bittner AK Optom Vis Sci 2020 Jan;97(1):45-51. doi: 10.1097/OPX.0000000000001468.

SEEBV Sociedad Española de Especialistas en Baja Visión

Evaluación clínica con diferentes tipos de lentes de contacto en el manejo del Queratocono

febrero 26th, 2019

El objetivo de este estudio fue comparar los hallazgos clínicos y topográficos de los pacientes con queratocono según el tipo de lente de contacto prescrito e investigar los efectos del cross linking corneal (CXL) y la ubicación del cono en la selección de la lente.

lc qc
Se analizaron 301 ojos de 195 pacientes con Queratocono a los que se les prescribió lentes de contacto y se analizaron retrospectivamente. Los ojos se agruparon según el tipo de lente: lentes de contacto tóricas blandas (STCL), lentes de contacto rígidas permeables al gas (RGPCL), lentes de contacto híbridas (HCL) y lentes de contacto mini-esclerales (MSCL). La historia de tener CXL, los hallazgos del examen oftalmológico y los hallazgos topográficos se compararon entre los grupos. Se utilizaron las pruebas de Brown-Forsythe, Chi cuadrado y post-hoc para comparar los grupos. La comparación de los niveles de agudeza visual corregida con la lente de contacto (LCVA) y la agudeza visual corregida con gafas (SCVA) se realizó con la prueba de rangos con signo de Wilcoxon.
No hubo diferencias significativas entre los grupos con respecto a la ubicación del cono topográfico, el historial de CXL, la refracción esférica y la agudeza visual corregida con la lente de contacto. La diferencia entre la agudeza visual corregida con gafas y la corregida con la lente de contacto fue mayor en los grupos de RGPCL y MSCL que en el grupo de STCL (p = 0.01). La queratometría de los grupos RGPCL y MSCL fue mayor que los grupos STCL y HCL (p = 0.01, p <0.001). En el grupo RGPCL, los ojos con conos centrales tuvieron un aumento mayor en la agudeza visual con lentes de contacto en comparación con los ojos con conos paracentrales (p = 0.043). STCL y MSCL se prescribieron principalmente en ojos queratocónicos leves y graves, respectivamente. En el grupo de RGPCL, el aumento en la agudeza visual con lentes de contacto fue mayor en los ojos tratados con CXL (p = <0.01).

Captura de pantalla 2019-02-26 a las 19.01.58
Mientras que las lentes de contacto tóricas blandas y las lentes de contacto híbridas  se prescribieron principalmente en queratocono leve, las RGP de apoyo corneal y las lentes mini esclerales se seleccionaron para enfermedad moderada o avanzada. Si se elige apropiadamente, todos los tipos de lentes de contacto podrían resultar en un buen nivel de agudeza visual. La historia de CXL no afectó el tipo de lente prescrito. La ubicación del cono central y el historial de CXL en el grupo RGP mejoraron la agudeza visual de manera más eficiente.

 

Si tienes alguna pregunta, duda o comentario puedes hacerla en nuestro muro de facebook:

fbbarraqvision

 

Clinical evaluation of different types of contact lenses in keratoconus management. Özge Saraç, Meltem Ece Kars, Berke Temel, Nurullah Çagil. Contact Lens Anterior Eye Feb 2019

La impresión en negrita no aumenta la velocidad de lectura en personas con pérdida de visión central

noviembre 14th, 2018

Los profesionales que se dedican a la rehabilitación de pacientes con Baja visión suelen recomendar a los pacientes con pérdida de visión central que lean una impresión más retintada para mejorar sus dificultades de lectura. ¿La impresión en negrita es realmente efectiva para mejorar el rendimiento de lectura de las personas con pérdida de visión central? En el blog de hoy, vamos a intentar dar respuesta a esta pregunta que ha creado un falso mito entre rehabilitadores.

 

250px-Helvetica_Neue_typeface_weights

 

 

En este estudio, se evaluó como la velocidad de lectura depende del ancho de trazo del texto en personas con pérdida de visión central. Para ello, diez participantes con pérdida de visión central de larga duración leen en voz alta oraciones cortas presentadas en un monitor de un ordenador, palabra por palabra, utilizando una presentación visual en serie rápida (RSVP). La velocidad de lectura se calculó en función de la duración de la exposición de palabras RSVP que produjo el 80% de las palabras leídas correctamente. El texto se representó en tipo de fuente Courier y en seis niveles de negrita, definido como el ancho de los trazos de letras normalizados al de la fuente Courier estándar: 0.27, 0.72, 1, 1.48, 1.89 y 3.04 × el estándar. La velocidad de lectura se midió para dos tamaños de impresión: 0,8 × y 1,4 × el tamaño de impresión crítico (el tamaño de impresión más pequeño que se puede leer a la velocidad de lectura máxima).

Para todos los participantes y para ambos tamaños de impresión, las velocidades de lectura fueron esencialmente las mismas para el texto con una negrita de ancho de trazo que osciló entre 0,72 y 1,89 × el estándar, y fue significativamente menor para la impresión más fina y más marcada. Lo más importante es que la velocidad de lectura no fue más alta para una impresión más marcada que para la estándar. A pesar de la certeza clínica de que los pacientes con pérdida de la visión central podrían beneficiarse de una impresión más marcada, la impresión con anchos de trazo más grandes que el estándar no mejora significativamente la velocidad de lectura para los participantes con pérdida de la visión central.

Si tienes alguna pregunta, duda o comentario puedes hacerla en nuestro muro de facebook:

fbbarraqvision

 

Bolder print does not increase reading speed in people with central vision loss. Susana T.L. Chung, Jean Batiste-Bernard Vision Research december 2018 98-104

 

 

Pupilometría basada en iPhone

octubre 9th, 2018

El Blog de hoy me ha parecido interesante dedicarlo a presentar este estudio que describe una aplicación novedosa basada en iPhone, el Sensitometer test (KagenAir LLC, Appleton, WI), que provoca una constricción de la pupila con el flash de la cámara del iPhone y captura un video de la pupila durante las fases de constricción y recuperación después del flash. Se realiza un seguimiento del ojo, se registra el tamaño de la pupila a lo largo del tiempo y el tamaño relativo de la pupila se calcula automáticamente. Las mediciones de la pupila obtenidas con esta nueva técnica móvil se compararon con las obtenidas simultáneamente con un pupilómetro infrarrojo estándar de laboratorio. El objetivo del presente estudio fue determinar en qué medida las dos técnicas funcionan de manera similar como primer paso hacia el desarrollo de un pupilómetro basado en iPhone que sea adecuado para uso clínico.

La respuesta de la pupila a un destello de luz, el reflejo de luz pupilar (PLR) permite una evaluación funcional no invasiva de muchas estructuras neuronales y musculares. Es una medida importante en optometría y en otros campos de la medicina que se evalúa típicamente mediante observación cualitativa. Aquí describimos un pupilómetro simple, portátil y basado en iPhone que cuantifica el PLR en tiempo real.

pupil

Los objetivos de este estudio fueron describir una aplicación novedosa que registra el PLR y comparar sus capacidades técnicas con un sistema de cámara de infrarrojos de laboratorio.

Para ello, se midieron los tamaños de pupila de 15 sujetos visualmente normales (edad, 19 a 65 años) utilizando un sistema de cámara infrarrojos y la prueba del Sensitómetro. Esta prueba provoca la constricción de la pupila con el flash del iPhone, registra el tamaño de la pupila con la cámara y proporciona mediciones en tiempo real. Se obtuvieron grabaciones simultáneas con la prueba del Sensitómetro y la cámara infrarrojos, y se calcularon dos medidas:

1) tamaño de la pupila en estado estable adaptado a la oscuridad

2) tamaño mínimo de la pupila después del flash.

El PLR se definió como la diferencia entre estas dos medidas. El tamaño de la pupila también se registró durante la fase de recuperación después del destello. El análisis de Bland-Altman se utilizó para evaluar los límites de acuerdo entre los dos métodos.

Tamaño promedio a lo largo del tiempo mediante la prueba del Sensitómetro (negro) y la cámara de infrarrojos (rojo). Los cuadros azules marcan el inicio y el desplazamiento del flash de la cámara.

Se encontraron correlaciones estadísticamente significativas entre el IR y las medidas de prueba del Sensitómetro para el PLR ( r = 0.91, P <.001) y el tamaño de la redilación ( r = 0.65, P = .03). El análisis de Bland-Altman indicó una diferencia de PLR ​​media del 6% entre estos dos métodos. El límite de acuerdo de PLR ​​fue del 14%, lo que indica que se espera que el 95% de los sujetos tenga mediciones de prueba de IR y Sensitómetro que difieran en un 14% o menos. El análisis de Bland-Altman indicó una diferencia de tamaño de redilación media del 1% entre los dos métodos; El límite de acuerdo fue del 5%.

En conclusión, existe una excelente concordancia entre las respuestas de los alumnos registradas con la prueba del Sensitómetro y la cámara IR. La prueba del Sensitómetro proporciona un enfoque muy prometedor para mediciones pupilares simples, portátiles y económicas.

Si tienes alguna pregunta, duda o comentario puedes hacerla en nuestro muro de facebook:

fbbarraqvision

 

iPhone-based Pupillometry: A Novel Approach for Assessing the Pupillary Light Reflex.McAnany, J. Jason, PhD; Smith, Brandon M., PhD; Garland, Amy, BSN, RN; Kagen, Steven L., MD. Optometry and Vision Science October 2018 doi:10.1097/OPX.0000000000001289

Efecto conjunto de Ortoqueratología y atropina 0,01% en control de miopía en niños

julio 11th, 2018

La Ortoqueratología  y la solución oftálmica de atropina al 0.01%, son procedimientos efectivos para disminuir la elongación axial en niños con miopía y con evidencia científica nivel Ia. El propósito de este estudio fue investigar los efectos sumatorios de ambas estrategias para el control de miopía en niños, mediante un ensayo clínico aleatorizado prospectivo.

images1

Se incluyeron niños japoneses de 8 a 12 años con un error de refracción esférico equivalente de -1,00 a 6,00 dioptrías. Un total de 41 participantes que habían usado las lentes OK con éxito durante 3 meses se asignaron al azar en dos grupos para recibir: la combinación de  OK y atropina al 0,01% en solución oftálmica (grupo combinado) o monoterapia con Ortoqueratología (grupo de monoterapia). Los sujetos en el grupo de combinación comenzaron a usar solución oftálmica de atropina al 0.01% una vez por la noche a partir de los 3 meses posteriores a la adaptación de OK. La longitud axial se midió cada 3 meses utilizando interferometría láser sin contacto (IOLMaster), y la medición de la longitud axial al tercer mes de la terapia OK se utilizó como valor de referencia en ambos grupos. El aumento en la longitud axial durante 1 año se comparó entre los dos grupos. Un total de 40 sujetos consecutivos (20 sujetos en el grupo de combinación y 20 en el grupo de monoterapia) fueron seguidos durante 1 año. El aumento en la longitud axial durante 1 año fue de 0.09 ± 0.12 mm en el grupo de combinación y de 0.19 ± 0.15 mm en el grupo de monoterapia (P = 0.0356).

Ortho-K1

En conclusión, durante el seguimiento de 1 año, la combinación de OK y solución oftálmica de atropina al 0.01% fue más efectiva para disminuir la elongación axial que la monoterapia OK en niños con miopía.

Si tienes alguna pregunta, duda o comentario puedes hacerla en nuestro muro de facebook:

fbbarraqvision

 

Additive effects of orthokeratology and atropine 0.01% ophthalmic solution in slowing axial elongation in children with myopia: first year results. Kinoshita N, Konno Y, Hamada N, Kanda Y, Shimmura-Tomita M, Kakehashi A. Journal Ophthalmol. 2018 Jul 4. doi: 10.1007/s10384-018-0608-3.

Cambios longitudinales de la ubicación y estabilidad de la fijación en la enfermedad de Stargardt

junio 20th, 2018

La enfermedad de Stargardt provoca una visión desenfocada y sin nitidez, que dificulta reconocer rostros y formas así como leer tanto de cerca como de lejos,  al final induce a confundir colores de matices próximos. El objetivo de este estudio fue investigar  la enfermedad de Stargardt (STGD1) usando la ubicación de la fijación y la estabilidad de la fijación. Para ello se realizó un estudio multicéntrico, prospectivo de cohortes.

stargard
La prueba de fijación se realizó utilizando el microperímetro Nidek MP-1 como parte del estudio prospectivo, multicéntrico, de historia natural sobre la progresión de la enfermedad de Stargardt. Un total de 238 pacientes con Stargardt se inscribieron al inicio (inscripción bilateral en 86.6%) y se repitieron las pruebas a los 6 y 12 meses.

Las medidas de resultado incluyeron la distancia del locus retiniano preferido de la fóvea (PRL) y el área de la elipse de contorno bivariada (BCEA). Después de 12 meses de seguimiento, el cambio en la excentricidad de la PRL de la fóvea anatómica fue de -0.0014 grados (IC 95%, – 0.27 grados – 0.27 grados, p = 0.99). El deterioro de la estabilidad de la fijación tal como se expresa por un BCEA más grande que abarca 1 SD de todos los puntos de fijación fue de 1,21 ° 2 (CI 95%, -1,23 ° 2 , 3,65 ° 2 ; p = 0,33). Se observaron ojos con aumentos y disminuciones en la excentricidad de PRL y / o valores de BCEA.

Stargardt
La asociación de una fijación cada vez más excéntrica e inestable con una duración más prolongada de la enfermedad que se encuentra típicamente en los estudios transversales puede contrarrestarse en pacientes individuales mediante procesos poco conocidos como la adaptación neuronal. Sin embargo, los parámetros de fijación pueden servir como parámetros de resultado secundarios útiles en casos seleccionados y para aconsejar a los pacientes que expliquen los cambios en su funcionalidad visual.

Si tienes alguna pregunta, duda o comentario puedes hacerla en nuestro muro de facebook:

fbbarraqvision

 

Longitudinal Changes of Fixation Location and Stability within 12 Months in Stargardt Disease: ProgStar Report No. 12. Schönbach, Strauss , Kong , Muñoz , Ibrahim , Sunness J, Birch , Hahn , Nasser , Zrenner , Sadda , West , Scholl. Am J Ophthalmol. 2018 Jun 8. pii: S0002-9394(18)30267-8. doi: 10.1016/j.ajo.2018.06.003.

 

Ayudas de lectura para adultos con Baja visión

mayo 30th, 2018
El objetivo de la rehabilitación para personas con baja visión es permitir que las personas reanuden o continúen realizando tareas cotidianas, y la lectura es una de las más importantes. Esto se logra proporcionando dispositivos ópticos apropiados y capacitación especial en el uso de ayudas para visión residual y baja visión, que van desde simples lupas ópticas hasta ayudas electrónicas de gran aumento. El objetivo de esta revisión fue evaluar los efectos de diferentes ayudas de lectura visual para adultos con baja visión.
Para ello se realizaron búsquedas en el Registro Cochrane de Ensayos Controlados; MEDLINE Ovid; Embase Ovid; BIREME LILACS, OpenGrey, el registro ISRCTN; ClinicalTrials.gov y la Plataforma Internacional de Registro de Ensayos Clínicos (ICTRP) de la Organización Mundial de la Salud (OMS). La fecha de la búsqueda fue el 17 de enero de 2018.
Esta revisión incluye ensayos aleatorios y cuasialeatorios que compararon cualquier dispositivo o ayuda utilizada para leer con otro dispositivo o ayuda en personas de 16 años o más con baja visión según lo definido por los investigadores del estudio. No se compararon las ayudas para baja visión con ayuda para la visión normal, ya que obviamente no es posible medir la velocidad de lectura, nuestro resultado primario, en personas que no pueden leer impresiones comunes. Se consideraron herramientas de lectura que maximizan la capacidad de lectura visual de la persona, por ejemplo aumentando la ampliación de la imagen (lupas ópticas y electrónicas), aumentando el contraste de texto (filtros de color) o tratando de optimizar el ángulo de visión o la posición de la mirada (como prismas). No se incluyeron  estudios que investiguen las ayudas de lectura que permiten leer a través de la audición, como libros que hablan o lectores de pantalla, o mediante el tacto.
Para la recogida y análisis de datos, se utilizaron los métodos estándar por Cochrane. Al menos dos autores evaluaron de forma independiente la calidad de los ensayos y extrajeron los datos. El resultado primario de la revisión fue la velocidad de lectura en palabras por minuto. Los resultados secundarios incluyeron la duración y la agudeza de la lectura, la facilidad y la frecuencia de uso, la calidad de vida y los resultados adversos. Calificamos la certeza de la evidencia usando GRADE.lupa_newdigitl1_1

Se incluyeron 11 estudios pequeños con un diseño cruzado (435 personas en total), un estudio con dos brazos paralelos (37 participantes) y un estudio con tres brazos paralelos (243 participantes). Estos estudios se llevaron a cabo en los Estados Unidos (7 estudios), el Reino Unido (5 estudios) y Canadá (1 estudio). La degeneración macular relacionada con la edad fue la causa más frecuente de baja visión, con 10 estudios que informaron el 50% o más de los participantes con la afección. Los participantes tenían entre 9 y 97 años en estos estudios, pero la mayoría eran mayores (la mediana de edad promedio entre los estudios fue de 71 años). Ninguno de los estudios fue enmascarado; de lo contrario, consideramos en gran medida que los estudios tienen un bajo riesgo de sesgo. Todos los estudios informaron el resultado primario: resultados para la velocidad de lectura. Ninguno de los estudios midió o informó resultados adversos.La velocidad de lectura puede ser mayor con los CCTV montados en soporte, que con los dispositivos ópticos (lupas de mano o de pie) (evidencia de baja certeza, 2 estudios, 92 participantes). Hubo evidencia de certeza moderada de que la duración de la lectura era más larga con los dispositivos electrónicos y que eran más fáciles de usar. Se observaron resultados similares para dispositivos electrónicos con la cámara montada en un ratón. Se observaron resultados mixtos para dispositivos montados en la cabeza con un estudio de 70 participantes que encontraron que un dispositivo montado en la cabeza basado en ratón era mejor que un dispositivo óptico y otro estudio de 20 participantes que encontraron dispositivos ópticos mejor (con evidencia de baja certeza). La evidencia de baja certeza de tres estudios (93 participantes) sugirió que no hay diferencias importantes en la velocidad de lectura, agudeza visual o facilidad de uso entre dispositivos electrónicos montados en pie y montados en la cabeza. De manera similar, la evidencia de baja certeza de un estudio de 100 participantes sugirió que no había diferencias importantes entre una tablet de 9.7 » y un CCTV montado en pie en velocidad de lectura, con estimaciones imprecisas (no se informaron otros resultados).

cctv

La evidencia de baja certeza mostró poca diferencia en la velocidad de lectura en un estudio con 100 participantes que agregaron dispositivos portátiles electrónicos a los dispositivos ópticos preferidos. Un estudio de brazo paralelo en 37 participantes halló evidencia de baja certeza de una mayor velocidad de lectura en un mes si los participantes recibieron una CCTV en la consulta de rehabilitación inicial en lugar de una prescripción estándar de analgésicos de baja visión por sí solos.

Un estudio de brazo paralelo que incluyó 243 participantes con DMAE no encontró diferencias importantes en la velocidad de lectura, la agudeza de lectura y la calidad de vida entre las gafas de prisma y las gafas convencionales. Un estudio en 10 personas con DMAE encontró que la velocidad de lectura con varios filtros de colores superpuestos no era mejor y posiblemente peor que con un filtro claro (evidencia de baja certeza, otros resultados no informados).

Conclusiones

No hay pruebas suficientes que respalden el uso de un tipo específico de dispositivo electrónico u óptico para los perfiles más comunes de usuarios de ayudas con baja visión. Sin embargo, hay algunas pruebas de que los dispositivos electrónicos montados en el soporte pueden mejorar las velocidades de lectura en comparación con los dispositivos ópticos. Hay menos evidencia para apoyar el uso de dispositivos electrónicos montados en la cabeza o portátiles; sin embargo, la tecnología de estos dispositivos electrónicos puede haber mejorado desde que se realizaron los estudios incluidos en esta revisión, y los dispositivos electrónicos portátiles modernos tienen propiedades deseables, como el uso flexible de la ampliación. No hay buena evidencia para apoyar el uso de filtros o gafas prismáticas. La investigación futura debería centrarse en evaluar el uso sostenido a largo plazo de cada dispositivo y el efecto de diferentes programas de rehabilitación y capacitación en su uso.

Si tienes alguna pregunta, duda o comentario puedes hacerla en nuestro muro de facebook:

fbbarraqvision

 

Reading aids for adults with low vision. Gianni Virgili, Ruthy Acosta, Sharon A Bentley, Giovanni Giacomelli, Claire Allcock, Jennifer R Evans doi:10.1002/14651858.CD003303.pub4

Asociación entre Sensibilidad al Contraste y lectura con Patología Macular

mayo 7th, 2018

La comparación entre el papel de las sensibilidades de contraste espacial y temporal en la asociación con la lectura puede proporcionar una idea de cómo las tareas visuales, como la lectura, se relacionan con los efectos ópticos o neuronales primarios (o ambos). Para entender los problemas de lectura, es importante tener más conocimiento de los principales factores visuales que influyen en la lectura. El objetivo de este estudio fue obtener información sobre la asociación entre los componentes ópticos y neuronales de la sensibilidad al contraste, operacionalizada como sensibilidad al contraste espacial (óptica y neuronal) o sensibilidad al contraste temporal (únicamente neural) y la velocidad de lectura en una muestra clínica de participantes con patologías maculares. La precisión y el acuerdo también fueron investigados.

test mars

La prueba de Mars y la implementación de sensibilidad al contraste temporal del dispositivo C-Quant se usaron para medir la espacial y temporal, respectivamente. Las pruebas se realizaron con 47 participantes: edad media, 77 años (rango, 52 a 92 años). Las asociaciones se investigaron con correlaciones y modelos de regresión lineal. La precisión fue definida por los coeficientes de repetibilidad. Se evaluaron los límites del 95% de concordancia entre CS espacial y CS temporal.

La velocidad de lectura fue correlacionada con la sensibilidad al contraste espacial (r = 0.35, P = .015) y temporal (r = 0.66, P <.001). Después de la corrección de la agudeza visual, la pérdida central y el nivel educativo, la asociación entre la sensibilidad al contraste temporal y la velocidad de lectura ya no era significativa. Los coeficientes de repetibilidad y reproducibilidad fueron de 0.20 y 0.28 unidad de registro (CS espacial) y 0.33 y 0.35 unidad de registro (CS temporal), respectivamente. Los valores de sensibilidad temporal fueron 0.08 y 0.13 unidades de registro más altas que las de sensibilidad al contraste espacial.

En conclusión, para la sensibilidad al contraste espacial y  temporal se encontraron correlaciones de moderadas a fuertes, respectivamente, con la velocidad de lectura en pacientes con maculopatías. Se sugiere que la asociación más fuerte entre la sensibilidad al contraste temporal y la velocidad de lectura refleja una alta sensibilidad para la integridad neuronal de la sensibilidad al contraste temporal. Las diferencias en los coeficientes de repetibilidad y reproducibilidad podrían explicarse por las diferencias psicométricas entre los métodos.

Si tienes alguna pregunta, duda o comentario puedes hacerla en nuestro muro de facebook:

fbbarraqvision

 

Association between Contrast Sensitivity and Reading with Macular Pathology Brussee, Tamara,van den Berg, Thomas J. T., P.; van Nispen, Ruth M., A., de Boer, Ilon, B; van Rens, Ger H. M.Optometry and Vision Science: March 2018 – Volume 95 – Issue 3 – p 183–192 doi: 10.1097/OPX.0000000000001178

Estudio del perfil escleral para la mejora de la adaptación de lentes de contacto

febrero 28th, 2018

La altura sagital y la forma escleral son los dos factores más importantes que influyen en la adaptación de una lente de contacto escleral. Hasta hace poco, estos factores han sido difíciles de medir, lo que obligó a la mayoría de los profesionales a confiar en el «arte» de la adaptación mediante lentes de prueba. Los estudios previos que utilizaron la tomografía de coherencia óptica (OCT) han demostrado que la superficie escleral no es simétrica a la rotación y que se vuelve más asimétrica a medida que aumenta la distancia desde el limbo (van der Worp, 2010). Recientemente, el desarrollo de la topografía corneoescleral nos ha dado la capacidad de estudiar de forma integral la forma escleral conjuntival.

El Scleral Shape Study Group, un panel internacional de expertos en forma escleral, publicó recientemente un artículo sobre la evaluación cualitativa de los patrones de forma escleral que presenta un sistema de clasificación para la forma escleral (DeNaeyer et al, 2017).

Los datos fueron recolectados de 152 ojos de potenciales pacientes con lentes esclerales utilizando un nuevo dispositivo de topografía y un software específicamente diseñado para medir y trazar el mapa de la esclerótica hasta 22 mm. Se generaron superficies esclerales circunferenciales de altura sagital en meridianos de 14, 15 y 16 mm de diámetro del centro corneal para cada ojo. Los patrones de forma escleral se revisaron en todos los casos y se clasificaron de acuerdo con las características recurrentes.

Doce ojos fueron excluidos del análisis debido a datos incompletos. De los 140 ojos restantes, 8 (5.7%), de las superficies fueron principalmente esféricas (Grupo 1) y 40 (28.6%) fueron principalmente tóricas regulares, en gran parte conforme a una curva tórica (Sin 2 ) con aproximadamente 180 ° de periodicidad o intervalo entre elevación a elevación o depresión a depresión (Grupo 2). Cincuenta y siete casos (40.7%) tenían depresiones asimétricas  o elevaciones asimétricas   (Grupo 3). Los 35 casos restantes (26%) tenían un patrón tórico reconocible con elevaciones y depresiones pero estaban irregularmente espaciadas o no tenían la periodicidad habitual de 180 ° (Grupo 4).

Se creó un diagrama de forma circunferencial para una cuerda de 16 mm con el eje X como un meridiano en grados y el eje Y como altura sagital.

Figura 1. Diagrama de altura sagital en un acorde de 16 mm.
      Diagrama de altura sagital para una cuerda de 16 mm. 

Análisis de forma escleral

Los patrones de forma escleral se revisaron en todos los casos y se clasificaron de acuerdo con las características recurrentes, resultando en cuatro categorías de formas.

TABLA 1 PATRONES DE SUPERFICIE ESCLEROS OBSERVADOS EN 140 PACIENTES CON LENTE ESCLEROSA
GRUPO DESCRIPCIÓN DEL PATRÓN N (%)
1 Esférico 8 (5.7%)
2 Toric-Regular 40 (28.6%)
3 Puntos altos y bajos asimétricos 57 (40.7%)
4 Periodicidad diferente de 180 ° 35 (25%)

Es importante destacar que las categorías del grupo 3 y 4 incluyen un total del 65,7% de los ojos que tienen formas esclerales diferentes de las superficies de la parte posterior háptica de la lente escleral esférica o tórica comúnmente diseñadas. Si disminuimos los umbrales para todas las categorías a la mitad a 150 micras, los grupos 3 y 4 aumentan a un 80.7% combinado de los ojos evaluados.

Este estudio representa la primera clasificación de la forma escleral que incluye cuatro categorías. La medición de la esclerótica permite una determinación más eficiente y precisa del diseño de la lente. Los resultados sugieren que la mayoría de los ojos pueden beneficiarse de diseños customizados en la superficie posterior más allá de un diseño tórico.

Como conclusión, este estudio presenta una nueva clasificación de forma conjuntival / escleral basada en datos ahora disponibles a través de topografía de elevación de campo amplia, lo que podría ser útil en la adaptación de lentes esclerales y lentes hidrofílicas ya que la zona de apoyo de estas lentes están más allá de los bordes corneales.

Si tienes alguna pregunta, duda o comentario puedes hacerla en nuestro muro de facebook:

fbbarraqvision

  1. DeNaeyer G. The scleral lens vault. Classifying scleral shape. Contact Lens Spectrum, Volume: 33, Issue: March 2018
  2. Van der Worp E. A Guide to Scleral Lens Fitting. Forest Grove, OR: Pacific University; 2010.
  3. DeNaeyer G, Sanders DR, van der Worp E, Jedlicka J, Michaud L, Morrison S. Qualitative assessment of scleral shape patterns using a new wide field ocular surface elevation topographer: the SSSG study. J Cont Lens Res Sci. 2017 Nov 1:12-22.

 

Buscar

Calendario

octubre 2020
L M X J V S D
« sep    
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
262728293031