Monthly Archives: enero, 2015

La necesidad de la Prevención de la Baja Visión y la Ceguera en la Miopía

enero 18th, 2015 Posted by General 0 comments on “La necesidad de la Prevención de la Baja Visión y la Ceguera en la Miopía”

Los errores refractivos, tanto miopía como hipermetropía y astigmatismo, son trastornos muy comunes y son las principales causas de discapacidad visual en todo el mundo. La miopía se caracteriza por un alargamiento del ojo y se acompaña de cambios estructurales de la retina y la coroides. Estos cambios pueden dar lugar a complicaciones que pueden provocar pérdida de visión severa, como la degeneración macular miópica, el glaucoma de ángulo abierto y el desprendimiento de retina. Aunque todos los ojos miopes tienen mayor riesgo de complicaciones que la población general, los ojos con miopía elevada, es decir, de -6 dioptrías o más, tienen particularmente mayor riesgo de ceguera funcional a una edad relativamente joven.

images

La hipermetropía, sin embargo, es una condición en la cual se acorta el ojo. En este error de refracción, los riesgos de discapacidad visual no están tan bien estudiados, pero se sabe que las personas con hipermetropía tienen un mayor riesgo de la ambliopía, estrabismo y glaucoma de ángulo cerrado . También se ha descrito una asociación con la degeneración macular relacionada con la edad (DMAE).

Sobre el tema ha sido publicado un estudio en la revista Ophthalmology de la Academia americana de Oftalmología por el grupo de la Dra.Virginie Verhoeven del departamento de Oftalmología del Erasmus Medical Center en Rotterdam (Holanda). Ningún estudio hasta la fecha había descrito la frecuencia de las causas de la ceguera funcional y de la baja visión por la categoría de errores de refracción. Esta información aumenta la conciencia de las consecuencias visuales de errores refractivos y es de suma importancia para establecer Protocolos de actuación a nivel de Oftalmología Preventiva.

El diseño del estudio se realizó basado en la población con un diseño de cohortes y un total de 6.597 participantes del Estudio Rotterdam I y 2.579 participantes de Rotterdam Study II. Los individuos que fueron estudiados tenían 55 años o más. Se siguieron los criterios de definición de Baja Visión unilateral y bilateral, según la Organización Mundial de la Salud [OMS]: Agudeza Visual <0,3 y ≥0.05 y de Ceguera, funcional que según la OMS es una Agudeza Visual de <0,05.

En el estudio se encontró que las personas con alta miopía  (>6D) y de alta hipermetropía (>6D) están en un riesgo considerable de discapacidad visual. Para la hipermetropía alta, encontramos que el 15% de las personas tenían deterioro visual.

AMDversionofchildrenjoined1

La frecuencia de la deficiencia visual en el grupo de alta hipermetropía fue relativamente alta. El número de casos con ceguera o baja visión en este grupo sin embargo era muy pequeño.  La catarata fue una causa importante de discapacidad visual en todas las categorías de errores refractivos.

La ceguera o baja visión se produjo en 1/3 de miopes altos, causada principalmente por la degeneración macular miópica. Las personas ciegas y deficientes visuales dentro de este grupo tenían un mayor grado de miopía que aquellos con visión normal; el riesgo de deterioro visual se incrementó 22 veces para las personas con miopía de -10 D o más cuando se compara con la población general emétrope, sino también a 6 veces mayor que aquellos con errores de refracción entre -6 y -10 D. El inicio de la discapacidad visual parecía ocurrir a una edad más temprana. Los riesgos acumulativos de discapacidad visual ocurrieron al menos 10 años antes en la alta miopía (antes de la edad de 60 años) que para emetropía (desde la edad de 70 años).

images-5

La miopía es un problema creciente de salud pública debido a que la prevalencia está aumentando rápidamente. El aumento de la miopía y la alta prevalencia de la miopía se traducirá en una mayor frecuencia de complicaciones. Diferentes sistemas de control de la progresión de la miopía se están utilizando y estudiando como terapia en niños para frenar la progresión de la miopía y para disminuir el valor final del adulto de refracción miópica. Los datos del estudio ponen de relieve que el objetivo de esta terapia, reducirá la cuantía de miopía y el riesgo de la deficiencia visual más tarde en vida, según los autores.

En resumen, los datos indican que los riesgos y las causas de la discapacidad visual varían con el error refractivo. Los riesgos para los miopes altos son, con mucho, el más alto, con ceguera bilateral o baja visión en desarrollo en más de 1 de cada 3 personas con alta miopía. Según los autores del estudio, «este gran riesgo para la salud requiere la sensibilización del público y un enfoque para iniciar estrategias para reducir esta carga en personas en riesgo de miopía».

Si tienes alguna pregunta, duda o comentario puedes realizármela en nuestro muro de facebook:

FB

Ophthalmology. Volume 122, Issue 1, January 2015, Pages 101–109. Visual Consequences of Refractive Errors in the General Population. Virginie J.M. Verhoeven, MD1, 2, ∗, King T. Wong, MD1, ∗, Gabriëlle H.S. Buitendijk, MD1, 2, Albert Hofman, MD, PhD2, 3, Johannes R. Vingerling, MD, PhD1, 2, Caroline C.W. Klaver, MD, PhD1, 2, ,

Cirugía de la Catarata: Entendiendo la importancia del Astigmatismo Corneal Posterior

enero 11th, 2015 Posted by Cataratas 0 comments on “Cirugía de la Catarata: Entendiendo la importancia del Astigmatismo Corneal Posterior”

El desarrollo de nuevas lentes intraoculares (LIOs) para la cirugía de cataratas ha mejorado los resultados refractivos postoperatorios. En concreto, las LIOs tóricas pueden minimizar el astigmatismo significativamente y han demostrado producir unos muy buenos resultados refractivos. Las superficies de la córnea anterior y posterior contribuyen al astigmatismo corneal total. Los métodos de medida del astigmatismo corneal basados en la queratometría manual miden sólo el astigmatismo anterior para calcular la corrección astigmática requerido con implante de LIO tórica. Los resultados en varios estudios indican que el astigmatismo corneal posterior contribuye significativamente al astigmatismo corneal total. Esos estudios valoran ese astigmatismo corneal posterior en un rango de −0.26 to −0.78 dioptrías. Así las cosas, la incorporación del astigmatismo posterior en el cálculo de la LIO tórica podría mejorar los resultados refractivos.

images-1

Recientemente ha sido publicado en el Journal of Refractive Surgery  un artículo sobre el tema realizado por el grupo del Dr. Lijun Zhang del Jules Stein Eye Institute de la Universidad de California en Los Angeles (USA). El propósito de este estudio fue determinar el error de predicción de las mediciones de astigmatismo después del implante de LIO tórica utilizando el queratómetro automático y un doble tomógrafo Scheimpflug-Plácido.

Para el cálculo de la lente la mayoría de las fórmulas de cálculo necesitan al menos 2 parámetros: la longitud axial del ojo y la potencia corneal. Es interesante recordar que el IOLMaster (Carl Zeiss Meditec AG), ha sido la herramienta diagnóstica más potente con la que los oftalmólogos de polo anterior hemos contado para el cálculo de las lentes intraoculares. Significó un antes y un después a la hora del cálculo de las lentes intraoculares, pues pasamos de medirlas (en concreto el cálculo de la longitud del globo ocular que es determinante para el cálculo de la LIO), con ultrasonidos, que era un método menos exacto y muy explorador-dependiente, a medirlas por interferometría que mejoró sustancialmente la exactitud.

images-2

Sin embargo el IOLMaster es un biométrico con un queratómetro automático que mide la potencia corneal anterior. La potencia corneal con queratómetros se calcula utilizando la medición de la curvatura corneal anterior y el índice queratométrico (1,3375). Existen en el mercado diferentes equipos con sistema de cámara Scheimpflug (Pentacam, Sirius y Galilei son los más extendidos) que aportan imágenes de la curvatura anterior y elevaciones de la superficie corneal anterior y posterior. Así, con estos equipos, la potencia total de la córnea y el astigmatismo se pueden calcular utilizando trazado de rayos a través de las superficies anterior y posterior de la córnea. En concreto el estudio fue realizado con el sistema Galilei (Ziemer Ophthalmic Systems AG).

La tasa de error de predicción es un parámetro importante del éxito de la cirugía de catarata con implante de LIO tórica y se puede disminuir significativamente mediante la mejora de la exactitud del cálculo de la potencia del cilindro de la IOL. En el estudio, el error de predicción del postoperatorio tuvo una magnitud astigmática que fue de 0,44 ± 0,36 Dioptrías para el grupo queratómetro automático y 0,63 ± 0,38 Dioptrías en el grupo en el que se midió la Potencia Total Corneal (PTC) determinada por el trazado de rayos mediante tomografía Scheimpflug. Así la diferencia entre los 2 grupos no fue estadísticamente significativa.

piol_simulation_and_aging_prediction

Lo más importante, es que sí hubo un sesgo estadísticamente significativo hacia la corrección excesiva del astigmatismo WTR («With The Rule» «Con La Regla») y una corrección insuficiente del astigmatismo ATR («Against The Rule» «Contra La Regla») en los resultados con el queratómetro automatizado para el cálculo de la potencia cilíndrica de la IOL (P = 0,0001).

La mayoría de los ojos (74%) en el estudio, siendo estos resultados coincidentes con lo publicado hasta el momento, tenían una forma astigmática posterior WTR («Con La Regla»), con lo que puede existir un sesgo hacia la sobrecorrección de astigmatismos WTR y una corrección insuficiente de astigmatismos ATR («Contra La Regla»), si no se tiene en cuenta el astigmatismo corneal posterior.

Las técnicas actuales de cálculo de LIO utilizan queratometría sólo automatizada o valores de queratometría manuales y ninguno de los cuales representa el astigmatismo corneal posterior.  Por tanto, el cirujano debe pues considerar la selección de la siguiente potencia más baja de IOL tórica astigmática (por ejemplo, 0,5 D de menor potencia astigmática) para las formas astigmáticas posteriores que coincidan con la anterior y sea de una magnitud significativa.

Por el contrario, el cirujano debe considerar la selección de la siguiente  potencia mayor de IOL tórica para formas corneales preoperatorios en el que la forma astigmática posterior sea opuesta a la anterior si es de magnitud significativa.

images

Además las calculadoras de lentes tóricas de primera generación que se utilizan, no tiene en cuenta los efectos de la profundidad de la cámara anterior y longitud axial en el poder astigmático de la LIO tórica.  Así las calculadoras que deberán desarrollarse podrían beneficiarse tanto de estos datos como de la inclusión de la contribución de la córnea posterior al total astigmatismo corneal.

Si tienes alguna pregunta, duda o comentario puedes realizármela en nuestro muro de facebook:

FB

Journal of Cataract & Refractive Surgery Volume 41, Issue 1, January 2015, Pages 84–89. Effect of posterior corneal astigmatism on refractive outcomes after toric intraocular lens implantation. Lijun Zhang, MD, Mary Ellen Sy, MD, Harry Mai, BA, Fei Yu, PhD, D. Rex Hamilton, MD, MS,

 

Buscar

Calendario

enero 2015
L M X J V S D
« dic   feb »
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
262728293031