(2/4) Seguridad de la lente ICL: Revisión Sistemática y Meta-análisis

julio 17th, 2016
Anterior Entrada Siguiente Entrada

El implante de la lente ICL se realiza en la cámara posterior posterior del ojo, detrás del iris y delante del cristalino y existen diferentes tamaños de diámetro para adaptarse a los diferentes tamaños de anatomía intraocular (12.1, 12.6, 13.2, y 13.7 mm). La distancia postoperatoria entre la lente ICL y la cápsula anterior del cristalino y al que se le denomina Vault, es el determinante postoperatorio más importante que existe como medidor de la seguridad del implante de la lente.

Es por tanto clave la selección del diámetro de la lente a implantar puesto que dependiendo del tamaño de la lente ICL implantada tendremos el Vault resultante para cada caso. Así se ha reconocido una distancia de seguridad de Vault dentro de los cuales no se presentan efectos adversos ni a corto ni a largo plazo y de la misma manera un Vault fuera del rango de seguridad puede presentar riesgo de eventos adversos específicos, incluyendo el bloqueo pupilar, catarata subcapsular anterior, dispersión de pigmentos y glaucoma. De este modo, los extremos de los rangos de Vault de seguridad deben ser considerados como factores de riesgo de eventos adversos y no como eventos adversos en sí mismos.

Seguridad de las lentes ICL: Revisión Sistemática y Meta-análisis

LÍMITES DE SEGURIDAD DEL VAULT

– Gonvers et al concluyeron en su estudio que aunque un Vault ≤90 micras fue un factor de riesgo para el desarrollo de cataratas subcapsulares anteriores, en su estudio la mayoría de los ojos con Vault en ese rango mantenían cristalinos sin opacificación. Evidenciaron igualmente que los niveles más altos de miopía constituían un factor de riesgo de cataratas subcapsulares anteriores en aquellos Vaults ≤90 micras y concluyeron que 150 micras debía ser considerado como un límite inferior de Vault de seguridad puesto que era en esa distancia cuando no había contacto (hasta la periferia media de la ICL) entre la ICL y el cristalino independientemente del modelo de ICL y del grado de miopía. Esto es así pues en los modelos de mayor corrección de la miopía el diseño de la lente ICL es de mayor grosor en la periferia.

– Schmidinger et al observaron un adelgazamiento gradual del Vault con el tiempo de aproximadamente 20 micras por año, por lo que veían procedente un Vault central mínimo de 230 micras.

– Maeng et al definieron como un Vault mínimo de seguridad el de 250 micras o más y a tenor de los resultados de su estudio consideraron factores de riesgo de obtención de Vault mínimos a los pacientes mayores de 45 años, pues el volumen del cristalino es mayor en esa edad y a los pacientes con equivalente esférico > 14 dioptrías, pues el grosor de la lente es mayor en esos casos en la periferia.

-Alfonso et al concluyeron que con un Vault central de 260 micras se conseguía evitar el contacto en la periferia de la lente ICL y el cristalino incluso en altos grados de miopía.

– Así según los diferentes autores deben de estimarse unos rangos de seguridad del Vault de entre 260 a 1.000 micras, siempre que la estructura de ángulo de la cámara anterior y su función permanezcan normales. Así el insuficiente o excesivo Vault debe considerarse como un factor de riesgo, no una complicación y sólo un porcentaje de ojos con Vault más allá del rango predefinido experimenta efectos adversos si bien deben ser exhaustivamente seguidos y valorados.

SELECCIÓN DEL TAMAÑO DE LA ICL

– La selección del tamaño de la ICL se basa en la medición del diámetro horizontal de la córnea, blanco a blanco o white to white (WTW) y la profundidad de la cámara anterior (ACD). Otras metodologías de tamaño alternativos emplean la medición del diámetro sulcus a sulcus (STS), el ángulo a ángulo (ATA) o el diámetro del extremo del pigmento de iris a pigmento (PTP). La precisión y la exactitud de las tecnologías empleadas en la obtención de estas mediciones son la clave para la elección del tamaño de la lente ICL en cada caso.

– El WTW puede medirse con pinzas o, más recientemente, con tecnología de imágenes Scheimpflug tales como la fotografía o la digitalización de hendidura con Orbscan, IOL Master, Pentacam y Lenstar. Aunque la medición automatizada de WTW es conveniente y repetible, no es necesariamente más precisa que la medición con métodos manuales. El ATA y el PTP se miden con la tomografía de coherencia óptica (OCT). El STS se mide con biomicroscopía ultrasónica (BMU) .

Seguridad de las lentes ICL: Revisión Sistemática y Meta-análisis

RESULTADOS DEL META-ANÁLISIS

– La comparación de los Vaults reportados en los diferentes estudios muestran una gran similitud en el Vault logrado independientemente de la metodología utilizada para la selección de la lente y un rango aceptable de Vault en la gran mayoría de los sujetos.

– Teniendo en cuenta un rango conservador de seguridad de Vault de 250 a 1.000 micras y suponiendo una distribución normal, el 13% de los ojos medidos con STS tendrían un Vault de entre 0 y 250 micras y un 0,5% de los ojos tendrían un Vault por encima de 1.000 micras. Del mismo modo, el 16% de los ojos medidos con WTW tendrían un Vault  entre 0 y 250 micras  y 0,4% de los ojos tendrían un Vault por encima de 1000 micras. En los casos en los que se evidenciara un Vault menor de 250 micras correspondería realizar un seguimiento estrecho con una valoración del recambio de la lente.

– Algunos autores han sugerido el STS como mejor medida directa del espacio donde termina siendo implantada la lente en comparación con el WTW, sin embargo la variabilidad demostrada por esta metodología la hace algo cuestionable si bien puede ser interesante su uso no tanto para la selección de la lente sino como estudio de posibles anomalías anatómicas de ese espacio en algunos excepcionales casos. Si bien la búsqueda de mejorar la previsibilidad del Vault sobre la base de diferentes tecnologías puede aparecer como un esfuerzo atractivo, no ha dado lugar a una reducción demostrable en la variabilidad del Vault logrado o en la ya baja tasa de complicaciones que se producen después de la implantación de la lente ICL.

Si tienes alguna pregunta, duda o comentario puedes realizármela en nuestro muro de Facebook:

Captura-de-pantalla-2013-07-06-a-las-21.31.45

Meta-analysis and review: effectiveness, safety, and central port design of the intraocular collamer lens. Packer M. Clinical Ophthalmology. 2016 Volume 2016:10 Pages 1059—1077. DOI https://dx.doi.org/10.2147/OPTH.S111620

Imágenes: www.ojoonline.org, www.gei.co.in, www.gizmodo.co.uk

Tags:

Todavía no hay comentarios.

Deja un comentario

Tu email no se publicará.(Campo obligatorio)

Buscar

Calendario

julio 2016
L M X J V S D
« jun   sep »
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031