(3/4) ICL Evidence-Based: Eficacia y Seguridad

enero 21st, 2018
Anterior Entrada Siguiente Entrada

Recientemente fue publicada en la revista Clinical Ophthalmology una Revisión Sistemática de la literatura científica junto con un Meta-análisis realizado por el Dr. Mark Packer (1), donde se analizaban los datos más relevantes de los estudios que aparecen en la literatura científica publicados en la última década desde la aprobación de la US FDA (Food and Drug Administration) de la lente ICL y en particular, para revisar los estudios en relación con la metodología de  la Seguridad y la Eficacia.

El implante de la lente ICL  es un procedimiento refractivo seguro y eficaz para la corrección de la corrección de la miopía, astigmatismo e hipermetropía a nivel mundial. La lente ICL lleva implantándose durante aproximadamente dos décadas y más de 550.000 lentes han sido implantadas en ese periodo.

Fig-1-vision-implantable-collamer-lens

1) EFICACIA:

Eficacia: los Resultados Refractivos

La lente ICL puede proporcionar una excelente corrección óptica de grados de defectos refractivos relativamente altos que se encuentran más allá de los límites recomendados para los procedimientos queratorefractivas, como LASIK, PRK y ReLEx SMILE.

– Igarashi et al (2) demostraron excelentes resultados refractivos a largo plazo en una población de pacientes con una media de Equivalente Esférico de -10,19 ± 2,86 Dioptrías: La media de la Agudeza Visual no corregida medida en logMAR fue de 0,02 ± 0,33 (0,95 en escala decimal) y el 73,2 % de los ojos tenían una Agudeza Visual lejana no corregida de 20/20 (1,0 en escala decimal) o mejor 8 años después de la cirugía.

– En el ensayo clínico de la FDA para la aprobación de la lente ICL en USA (3) se encontraron resultados similares. Con un seguimiento de 3 años de 526 ojos de 294 pacientes y una media preoperatoria de Equivalente Esférico -10,06 ± 3,74 Dioptrías, el 67,5% de los pacientes estaban dentro de 0,5 Dioptrías postoperatorias y el 88,2% estaban dentro de 1,0 Dioptrías.

– Lee et al (4) siguieron a 281 ojos de 145 pacientes que fueron seguidos durante al menos 5 años (media = 87 ± 18,9 meses) y tenían un equivalente Esférico medio preoperatoria de -8,74 ± 2,27 Dioptrías y observaron que en el 60,5% de los pacientes la Agudeza Visual no corregida era de  20/20 o mejor (1,0 ó mejor en escala decimal).

– Alfonso et al (5) hicieron un seguimiento a 5 años de 188 ojos de 111 pacientes y observaron que el Equivalente Esférico medio disminuyó de -11,17 ± 3,40 Dioptrías antes de la operación a -0.23 ± 0.50 Dioptrías 1 mes después de la operación y a -0,88 ± 0,72 Dioptrías a los 5 años hablando estos datos de un alto grado de predictibilidad en el corto y largo plazo. Después de la operación, el 77% de los ojos tratados tenía una Agudeza Visual sin corrección que era igual o superior a la preoperatorio mejor corregida.

Unknown

 

Eficacia: la Calidad de Vida y Satisfacción del Paciente

– Rose et al (6) señaló en su investigación de la Calidad de Vida de la miopía, que los efectos adversos de los grados más altos de miopía son comparables a una enfermedad incapacitante, como el queratocono. Es lógico pensar que la corrección de la miopía conducirá probablemente, por lo tanto, a una mejora significativa en la Calidad de Vida.

– Ieong et (7) al evaluaron la mejora en la Calidad de Vida de los Pacientes después de la implantación ICL e informaron que “la implantación de lentes ICL proporciona ganancias significativas en una amplia gama de actividades de la vida y representan claramente un cambio de vida tras la intervención para muchos pacientes con miopía alta.”

– Kobashi et al (8) compararon la Calidad de Vida después del implante de la lente ICL en pacientes con un Equivalente Esférico medio preoperatorio de -9,97 ± 2,51 Dioptrías con otros intervenidos con LASIK con un Equivalente Esférico medio preoperatorio de  – 6.31 ± 2.20 Dioptrías e informó: “las calificaciones de limitaciones en la actividades diarias, los síntomas y la satisfacción con la corrección fueron significativamente mayores en el grupo de la lente ICL que en el grupo de LASIK”.

 

 

 2) SEGURIDAD:

El implante de la lente ICL se realiza en la cámara posterior posterior del ojo, detrás del iris y delante del cristalino y existen diferentes tamaños de diámetro para adaptarse a los diferentes tamaños de anatomía intraocular (12.1, 12.6, 13.2, y 13.7 mm). La distancia postoperatoria entre la lente ICL y la cápsula anterior del cristalino y al que se le denomina Vault, es el determinante postoperatorio más importante que existe como medidor de la seguridad del implante de la lente.

Es por tanto clave la selección del diámetro de la lente a implantar puesto que dependiendo del tamaño de la lente ICL implantada tendremos el Vault resultante para cada caso. Así se ha reconocido una distancia de seguridad de Vault dentro de los cuales no se presentan efectos adversos ni a corto ni a largo plazo y de la misma manera un Vault fuera del rango de seguridad puede presentar riesgo de eventos adversos específicos, incluyendo el bloqueo pupilar, catarata subcapsular anterior, dispersión de pigmentos y glaucoma. De este modo, los extremos de los rangos de Vault de seguridad deben ser considerados como factores de riesgo de eventos adversos y no como eventos adversos en sí mismos.

Seguridad de las lentes ICL: Revisión Sistemática y Meta-análisis

 

Límites de Seguridad del Vault:

– Gonvers et al (9) concluyeron en su estudio que aunque un Vault ≤90 micras fue un factor de riesgo para el desarrollo de cataratas subcapsulares anteriores, en su estudio la mayoría de los ojos con Vault en ese rango mantenían cristalinos sin opacificación. Evidenciaron igualmente que los niveles más altos de miopía constituían un factor de riesgo de cataratas subcapsulares anteriores en aquellos Vaults ≤90 micras y concluyeron que 150 micras debía ser considerado como un límite inferior de Vault de seguridad puesto que era en esa distancia cuando no había contacto (hasta la periferia media de la ICL) entre la ICL y el cristalino independientemente del modelo de ICL y del grado de miopía. Esto es así pues en los modelos de mayor corrección de la miopía el diseño de la lente ICL es de mayor grosor en la periferia.

– Schmidinger et al (10) observaron un adelgazamiento gradual del Vault con el tiempo de aproximadamente 20 micras por año, por lo que veían procedente un Vault central mínimo de 230 micras.

– Maeng et al (11) definieron como un Vault mínimo de seguridad el de 250 micras o más y a tenor de los resultados de su estudio consideraron factores de riesgo de obtención de Vault mínimos a los pacientes mayores de 45 años, pues el volumen del cristalino es mayor en esa edad y a los pacientes con equivalente esférico > 14 dioptrías, pues el grosor de la lente es mayor en esos casos en la periferia.

-Alfonso et al (12) concluyeron que con un Vault central de 260 micras se conseguía evitar el contacto en la periferia de la lente ICL y el cristalino incluso en altos grados de miopía.

– Así según los diferentes autores deben de estimarse unos rangos de seguridad del Vault de entre 260 a 1.000 micras, siempre que la estructura de ángulo de la cámara anterior y su función permanezcan normales. Así el insuficiente o excesivo Vault debe considerarse como un factor de riesgo, no una complicación y sólo un porcentaje de ojos con Vault más allá del rango predefinido experimenta efectos adversos si bien deben ser exhaustivamente seguidos y valorados.

 

Selección del Tamaño de la ICL

– La selección del tamaño de la ICL se basa en la medición del diámetro horizontal de la córnea, blanco a blanco o white to white (WTW) y la profundidad de la cámara anterior (ACD). Otras metodologías de tamaño alternativos emplean la medición del diámetro sulcus a sulcus (STS), el ángulo a ángulo (ATA) o el diámetro del extremo del pigmento de iris a pigmento (PTP). La precisión y la exactitud de las tecnologías empleadas en la obtención de estas mediciones son la clave para la elección del tamaño de la lente ICL en cada caso.

– El WTW puede medirse con pinzas o, más recientemente, con tecnología de imágenes Scheimpflug tales como la fotografía o la digitalización de hendidura con Orbscan, IOL Master, Pentacam y Lenstar. Aunque la medición automatizada de WTW es conveniente y repetible, no es necesariamente más precisa que la medición con métodos manuales. El ATA y el PTP se miden con la tomografía de coherencia óptica (OCT). El STS se mide con biomicroscopía ultrasónica (BMU) .

Seguridad de las lentes ICL: Revisión Sistemática y Meta-análisis

 

Resultados del Meta-Análisis: (1)

– La comparación de los Vaults reportados en los diferentes estudios muestran una gran similitud en el Vault logrado independientemente de la metodología utilizada para la selección de la lente y un rango aceptable de Vault en la gran mayoría de los sujetos.

– Teniendo en cuenta un rango conservador de seguridad de Vault de 250 a 1.000 micras y suponiendo una distribución normal, el 13% de los ojos medidos con STS tendrían un Vault de entre 0 y 250 micras y un 0,5% de los ojos tendrían un Vault por encima de 1.000 micras. Del mismo modo, el 16% de los ojos medidos con WTW tendrían un Vault  entre 0 y 250 micras  y 0,4% de los ojos tendrían un Vault por encima de 1000 micras. En los casos en los que se evidenciara un Vault menor de 250 micras correspondería realizar un seguimiento estrecho con una valoración del recambio de la lente.

– Algunos autores han sugerido el STS como mejor medida directa del espacio donde termina siendo implantada la lente en comparación con el WTW, sin embargo la variabilidad demostrada por esta metodología la hace algo cuestionable si bien puede ser interesante su uso no tanto para la selección de la lente sino como estudio de posibles anomalías anatómicas de ese espacio en algunos excepcionales casos. Si bien la búsqueda de mejorar la previsibilidad del Vault sobre la base de diferentes tecnologías puede aparecer como un esfuerzo atractivo, no ha dado lugar a una reducción demostrable en la variabilidad del Vault logrado o en la ya baja tasa de complicaciones que se producen después de la implantación de la lente ICL.

 

 

3) COMPLICACIONES:

Como hemos visto anteriormente la lente ICL se implanta en la cámara posterior posterior del ojo, detrás del iris y delante del cristalino y existen diferentes tamaños de diámetro para adaptarse a los tamaños de cada ojo. La distancia postoperatoria entre la lente ICL y la cápsula anterior del cristalino y al que se le denomina Vault, es el determinante postoperatorio más importante que existe como medidor de la seguridad del implante de la lente.

Es por tanto clave la selección del diámetro de la lente a implantar puesto que dependiendo del tamaño de la lente ICL implantada tendremos el Vault resultante para cada caso. Así se ha reconocido una distancia de seguridad de Vault dentro de los cuales no se presentan efectos adversos ni a corto ni a largo plazo y de la misma manera un Vault fuera del rango de seguridad puede presentar riesgo de eventos adversos específicos, incluyendo el bloqueo pupilar, catarata subcapsular anterior, dispersión de pigmentos y glaucoma que iremos analizando en la presente entrada del Blog.

 Complicaciones de la lente ICL: Revisión Sistemática y Meta-análisis

 

Cataratas

-Varios artículos han sido excluidos de la presente revisión de la literatura y posterior meta-análisis puesto que no aportaban una medida objetiva del Vault que pudiera relacionarse con el desarrollo o no de cataratas después del implante de la lente ICL.

-En uno de los mayores estudios retrospectivos (3.420 ojos), Alfonso et al (13) reportaron cataratas subcapsulares anteriores en el 0,61% de los casos. En todos esos casos el Vault reportado era menor de 270 micras.

-En un estudio retrospectivo de 5 años, Brar et al (14) reportaron un 0,4% de cataratas subcapsulares anteriores, mientras que existían otro 0,4% de cataratas nucleares y subcapsulares posteriores no achacarles a la lente ICL.

-La edad basal fue un factor de riesgo para el desarrollo de cataratas en el estudio de investigación de la FDA de la ICL (3). El 2,9% de pacientes ≥ 40 años en el momento de la implantación de a lente ICL desarrollaron cataratas clínicamente significativas a los 5 años tras la intervención. En contraste, la catarata se desarrolló solamente en el 0,3% de los pacientes < 40 años de edad. Estos resultados apoyan la conclusión de que la catarata también se produce con mayor frecuencia después del implante de la lente ICL en los pacientes de edad más avanzada.

-Schmidinger et al (15) reportaron la asociación entre un Vault insuficiente con las cataratas subcapsulares anteriores. Igualmente reportaron la  alta miopía como un factor de riesgo de cataratas.

-Sanders (16) también llegó a la conclusión en su estudio de que la catarata se produce con más frecuencia en pacientes con un mayor grado de miopía.

-Alfonso et al (13) concluyeron que con un Vault central de 260 micras se conseguía evitar el contacto en la periferia de la lente ICL y el cristalino incluso en altos grados de miopía.

-Es de destacar que la incidencia de la cirugía de cataratas en los pacientes con moderada a alta miopía (-3,5 D o superior) no implantados con lente ICL ha sido reportada en un 22% en una población de > 50 años en comparación con la tasa entre emétropes en la misma población que era del 9,2%. Los posibles mecanismos que llevan a la catarata temprana en la alta miopía en pacientes no implantados con lente ICL son en gran parte no determinados, pero algunos autores han planteado la hipótesis de la peroxidación lipídica de la retina podría jugar un rol principal.

 

Glaucoma Por Dispersión Pigmentaria

-El glaucoma por dispersión de pigmento generalmente se ha considerado que está relacionado con un Vault excesiva. Tal como se recoge en el meta-análisis, hubo una incidencia cero de dispersión del pigmento, hipertensión ocular o glaucoma reportado en las publicaciones incluidas. Aunque es importante recordar que la miopía por sí sola es un factor de riesgo bien establecido para el glaucoma.

 Complicaciones de la lente ICL: Revisión Sistemática y Meta-análisis

 

Pérdida De Células Endoteliales

-Igarashi et al (2) informaron en su estudio a 8 años de seguimiento en 41 ojos de 41 pacientes de un  porcentaje medio de pérdida de células endoteliales de 6,2%.

-Alfonso et al (5) demostraron una pérdida de células endoteliales media de 7,5%.

-La disponibilidad de datos a largo plazo de estos estudios es tranquilizador en cuanto a la salud corneal de los pacientes implantados con  la lente ICL, si bien se evidencia el momento del implante quirúrgico y la pericia del cirujano en el procedimiento como el factor clave puesto que era en el postoperatorio precoz donde se concentraban las pérdidas de células endoteliales volviendo a igualarse con las pérdidas fisiológicas por la edad en el medio y largo plazo.

 

En resumen, según los diferentes autores deben de estimarse unos rangos de seguridad del Vault de entre 260 a 1.000 micras, siempre que la estructura de ángulo de la cámara anterior y su función permanezcan normales. Así el insuficiente o excesivo Vault debe considerarse como un factor de riesgo, no una complicación y sólo un porcentaje de ojos con Vault más allá del rango predefinido experimenta efectos adversos si bien deben ser exhaustivamente seguidos y valorados. El intercambio de la lente ICL por insuficiente o excesivo Vault en ausencia de complicaciones sigue siendo una cuestión de criterio médico.

 

Captura-de-pantalla-2013-07-06-a-las-21.31.45

 

(1) Packer M. Meta-analysis and review: effectiveness, safety, and central port design of the intraocular collamer lens. Clinical Ophthalmology. 2016 Volume 2016:10 Pages 1059—1077. DOI https://dx.doi.org/10.2147/OPTH.S111620

(2) Igarashi A, Shimizu K, Kamiya K. Eight-year follow-up of posterior chamber phakic intraocular lens implantation for moderate to high myopia. Am J Ophthalmol. 2014;157(3):532–539.e1

(3) Food and Drug Administration. Summary of safety and effectiveness data, STAAR Visian ICL. Date of Notice of Approval: December 22, 2005. Available from: http://www.accessdata.fda.gov/cdrh_docs/pdf3/P030016b.pdf. Accessed March 31, 2016

(4) Lee JS, Kim YH, Park SK, et al. Long-term clinical results of posterior chamber phakic intraocular lens implantation to correct myopia. Clin Experiment Ophthalmol. Epub December 12, 2015

(5) Alfonso JF, Baamonde B, Fernández-Vega L, Fernandes P, González-Méijome JM, Montés-Micó R. Posterior chamber collagen copolymer phakic intraocular lenses to correct myopia: five-year follow-up. J Cataract Refract Surg. 2011;37(5):873–880

(6) Rose K, Harper R, Tromans C, et al. Quality of life in myopia. Br J Ophthalmol. 2000;84(9):1031–1034

(7) Ieong A, Hau SC, Rubin GS, Allan BD. Quality of life in high myopia before and after implantable Collamer lens implantation. Ophthalmology. 2010;117(12):2295–2300

(8)  Kobashi H, Kamiya K, Igarashi A, Matsumura K, Komatsu M, Shimizu K. Long-term quality of life after posterior chamber phakic intraocular lens implantation and after wavefront-guided laser in situ keratomileusis for myopia. J Cataract Refract Surg. 2014;40(12):2019–2024

(9) Gonvers M, Bornet C, Othenin-Girard P. Implantable contact lens for moderate to high myopia: relationship of vaulting to cataract formation. J Cataract Refract Surg. 2003;29(5):918–924

(10) Schmidinger G, Lackner B, Pieh S, Skorpik C. Long-term changes in posterior chamber phakic intraocular Collamer lens vaulting in myopic patients. Ophthalmology. 2010;117(8):1506–1511

(11) Maeng HS, Chung TY, Lee DH, Chung ES. Risk factor evaluation for cataract development in patients with low vaulting after phakic intraocular lens implantation. J Cataract Refract Surg. 2011;37(5):881–885

(12) Alfonso JF, Fernández-Vega L, Lisa C, Fernandes P, González-Meijome J, Montés-Micó R. Long-term evaluation of the central vault after phakic Collamer® lens (ICL) implantation using OCT. Graefes Arch Clin Exp Ophthalmol. 2012;250(12):1807–1812

(13) Alfonso JF, Lisa C, Fernández-Vega L, Almanzar D, Pérez-Vives C, Montés-Micó R. Prevalence of cataract after collagen copolymer phakic intraocular lens implantation for myopia, hyperopia, and astigmatism. J Cataract Refract Surg. 2015;41(4):800–805

(14) Brar S, Ganeresh S, Pandey R. Incidence & factors responsible for implantable Collamer lens (ICL) explantation & outcomes of further management-5 year retrospective study. EC Ophthalmology. 2015;3(1):231–239

(15) Schmidinger G, Lackner B, Pieh S, Skorpik C. Long-term changes in posterior chamber phakic intraocular Collamer lens vaulting in myopic patients. Ophthalmology. 2010;117(8):1506–1511

(16) Sanders DR, Vukich JA, Doney K, Gaston M; Implantable Contact Lens in Treatment of Myopia Study Group. US Food and Drug Administration clinical trial of the implantable contact lens for moderate to high myopia. Ophthalmology. 2003;110(2):255–266

 

Imágenes: opticianonline.net, setyoursights.com, ojoonline.org, gei.co.in, gizmodo.co.uk, garyfostermd.com, medifee.com

Todavía no hay comentarios.

Deja un comentario

Tu email no se publicará.(Campo obligatorio)

Buscar

Calendario

enero 2018
L M X J V S D
« dic   feb »
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031