Monthly Archives: noviembre, 2010

Nuevo sensor para el control de la presión intraocular

noviembre 28th, 2010 Posted by General, Glaucoma 0 comments on “Nuevo sensor para el control de la presión intraocular”

Se ha anunciado el desarrollo de un nuevo sensor para monitorizar la presión intraocular (PIO) de forma inalámbrica en los pacientes con cataratas y  glaucoma. Los estudios confirman la precisión del sensor de presión implantable en el ojo, donde se insertan junto a las lentes intraoculares (LIO) en la cirugía de la catarata.

Aproximadamente 3.600.000 veces cada año cirujanos en todo el mundo deben decidir cómo tratar a un paciente con catarata y glaucoma. El nuevo sensor expande la línea de productos de AcuMEMS en el área de la cirugía de cataratas. Está diseñado para su implante durante la cirugía de catarata a través de una incisión de facoemulsificación, similar al implante de un anillo de tensión capsular.

La PIO sigue siendo el mejor predictor de progresión de glaucoma que tenemos, así como el único parámetro tratable. Este procedimiento nos daría datos más precisos de PIO, que deben ayudarnos a proteger visión del paciente. El Implante de esta nueva tecnología durante la cirugía de cataratas ofrece una oportunidad ideal ya que une un  riesgo quirúrgico adicional mínimo pero enormes beneficios potenciales.
 
La cirugía de cataratas es uno de los procedimientos más populares y exitosos. Cada año hay aproximadamente 18 millones de operaciones de cataratas en todo el mundo. Aproximadamente el 20% de los pacientes con cataratas también son personas con glaucoma.

AcuMEMS es una compañía de dispositivos médicos que está desarrollando el sistema de iSense para el manejo y tratamiento de glaucoma, la principal causa de ceguera irreversible en todo el mundo. El iSense sistema, compuesto por un sensor implantable que asocia un lector de mano que permite la medición inalámbrica y directa de la presión intraocular (PIO). Esta nueva capacidad transforma la gestión de la enfermedad de glaucoma facilitando el control de la PIO.

Pterigion

noviembre 22nd, 2010 Posted by Córnea, General 3 comments on “Pterigion”

El pterigión es un crecimiento benigno de la conjuntiva del ojo (la parte blanca del ojo).  Suele crecer desde el lado nasal del ojo. 

Causas, incidencia y factores de riesgo

No está claro cuál es la causa del pterigion, se cree que tal vez la causa principal sea la irritación crónica producida por demasiada exposición a la luz ultravioleta (luz solar, la luz de una cabina de bronceado o lámpara de rayos UVA), habitantes de áreas secas o con mucho viento o estar expuesto a grandes cantidades de polvo.  Otras teorías sostienen que el pterigion es causado por una predisposición genética a la enfermedad. Si alguien en su familia ha sufrido ya de un pterigion, hay medidas que usted puede tomar para la prevención, incluyendo el uso de gafas protectoras cuando esté expuesto al sol, la arena, el polvo o el viento.  Los deportistas siempre deben usar protección de los ojos para protegerse de los rayos UV.
 En la exploración se podría ver un pequeño crecimiento de forma triangular que invade la cornea (la parte transparente del ojo). Un estado previo de esta enfermedad se denomina pingüécula y se refiere a dicho crecimiento cuando todavía no ha invadido la cornea.
 Debido a que el pterigion se produce en zonas muy soleadas, polvorientas o con viento, se encuentran con mayor frecuencia en las personas que habitan cerca del ecuador o en lugares con mucho viento, como los desiertos.  Por una razón inexplicable por la ciencia hasta la fecha, el pterigion es dos veces más frecuente en hombres que en mujeres.

Síntomas y signos
 Si usted está sufriendo de un pterigion, sus síntomas pueden incluir enrojecimiento persistente, inflamación, sensación de cuerpo extraño en el ojo, picor y sequedad en los ojos.  Si el pterigion sigue avanzando, puede invadir la córnea y causar astigmatismo o cicatrices en la córnea.

Tratamiento
 Generalmente no son tratados con cirugía, a menos que crezca tanto que cubra la pupila e interfiera la visión del paciente o le cause síntomas. Incluso entonces, el tratamiento con gotas para los ojos o lágrimas artificiales pueden utilizarse para abordar algunos de los síntomas relacionados con la sequedad, picazón y enrojecimiento.
 La única manera de librarse definitivamente del pterigion es a través de la cirugía.  Incluso después de la cirugía, sin embargo, pueden reaparecer y tienen que ser tratados o eliminados de nuevo.  Si el pterigion es recurrente o parece ser una amenaza para la  visión o la calidad de vida, la interposición en a cirugía de un injerto de conjuntiva sana mejora los resultados, disminuyendo la frecuencia de nuevos crecimientos después de la cirugía.
 Si usted se siente un cuerpo extraño en el ojo, o siente que sus ojos están rojos, irritados e inflamados, visite oftalmólogo de inmediato para obtener más información sobre el pterigion.

Glaucoma congénito

noviembre 14th, 2010 Posted by General, Glaucoma 0 comments on “Glaucoma congénito”

Si bien su frecuencia es baja, el glaucoma congénito es uno de los tipos de glaucoma más temidos. Esto se debe principalmente a que afecta a niños y, además, por la propia severidad de la enfermedad. Vamos a describir brevemente algunos de los conceptos básicos de este tipo de glaucomas.
La etiqueta de glaucoma congénito engloba a diversos tipos de glaucoma que aparecen en la primera infancia. Por ello es conveniente conocer que no todos los afectados tienen exactamente el mismo tipo de glaucoma, además su agresividad y la visión potencial que el niño podrá alcanzar también pueden ser diferentes.
El subtipo de glaucoma congénito más frecuente es el glaucoma congénito primario. En este caso la anomalía del desarrollo afecta únicamente a las vías de drenaje del humor acuoso. Es decir, no se han desarrollado correctamente las zonas del ojo por donde se produce la salida del líquido que permite el correcto funcionamiento del mismo. Sin embargo, aunque la alteración inicial se limita a esta zona, la elevación de la presión intraocular en un ojo que se está desarrollando va a producir otros problemas. Entre ellos destacan la pérdida de la transparencia normal de la córnea y el crecimiento exagerado del ojo. En la mayoría de los casos la enfermedad es bilateral, aunque no siempre la agresividad de la enfermedad es igual en los dos ojos. Si el niño no es tratado o el tratamiento fracasa, la evolución de la enfermedad va a conducir a un ojo ciego, muy grande y con un gran adelgazamiento de esclera. La coloración de estos ojos es además violácea, ya que a través de la esclera se transparenta la coroides y la córnea puede volverse blanquecina. Este cuadro se denomina buftalmos.

Diagnóstico y síntomas comunes

En ocasiones, el diagnóstico de la enfermedad la realiza el pediatra, pero en la mayoría de los casos son los padres los que primero detectan que existe algún problema en el ojo de su hijo. Los síntomas claves de la enfermedad son el lagrimeo, la fotofobia (la luz molesta mucho y el niño cierra los ojos y los párpados) y la opacidad de la córnea (puede presentar un aspecto opalescente como el de un cristal empañado o deslustrado). Sin embargo, estos síntomas pueden asociarse a otras enfermedades, en ocasiones banales. En todo caso, un niño pequeño que presente esta sintomatología deber ser revisado por un oftalmólogo.
Cuando la sospecha diagnóstica es alta es necesario realizar una exploración bajo anestesia en quirófano. De esta manera se puede apreciar con detalle el estado del ojo, determinar si existen otras malformaciones asociadas y realizar medidas que permitan realizar el seguimiento adecuado de estos niños.

Tratamiento

El tratamiento del glaucoma congénito es siempre quirúrgico, en estos casos el tratamiento médico aislado es ineficaz. Además, existen fármacos que no pueden utilizarse en niños por sus efectos secundarios. Sólo deben utilizarse como tratamiento previo a la cirugía o en el caso de niños operados en varias ocasiones para demorar nuevas cirugías.
Existen dos cirugías que son específicas para el glaucoma congénito, la goniotomía y la trabeculectomía. En el caso de la primera se pueden realizar hasta tres. El utilizar una o la otra depende de las preferencias del cirujano y de la transparencia corneal, ya que para realizar una goniotomía es necesario que la córnea permita al cirujano ver el interior del ojo. Si estas fracasan se pueden realizar otras cirugías como la trabeculectomía o los implantes valvulares.

Pronóstico

Desgraciadamente, los datos globales de los que disponemos no se pueden trasladar a los casos individuales, ya que el pronóstico está condicionado, tanto por la propia enfermedad, como por las complicaciones que se asocian a las cirugías que se deben realizar. Se debe tener en cuenta que estos niños deberán mantener un seguimiento oftalmológico adecuado durante toda su vida, e incluso en aquellos cuya presión se controla con las cirugías iniciales puede ser necesario realizar nuevas cirugías a lo largo de su vida adulta. En general, el pronóstico es peor cuanto más precoz sea la aparición de la enfermedad.
Las causas por las que a veces la visión no es buena son múltiples. Por un lado, a veces la enfermedad es más agresiva en uno de los ojos, en otros casos la presión se controla pero el desarrollo de la visión en uno de los ojos no es buena (ojos ambliopes-ojo vago) y, finalmente, en algunos casos pueden aparecer complicaciones oculares como desprendimientos de retina, cataratas, inflamaciones…. que pueden asociarse tanto al propio glaucoma congénito como aparecer como complicaciones quirúrgicas.

Otros tipos de glaucoma congénito

Existen muchos otros tipos de glaucoma congénito. Algunos de ellos aparecen  asociados a otras malformaciones oculares (por ejemplo, el síndrome de Peter o la  aniridia,) o que afectan a otros órganos del cuerpo (por ejemplo el síndrome de Rieger o el síndrome de Sturge-Weber). Otros son glaucomas secundarios a traumatismos, cataratas congénitas, infecciones en el embarazo, infancia…  Sin embargo, en los síndromes plurimalformativos más frecuentes  la aparición del glaucoma no suele ser en los primeros años de vida.

Glaucoma agudo de ángulo cerrado

noviembre 8th, 2010 Posted by General, Glaucoma 0 comments on “Glaucoma agudo de ángulo cerrado”

A partir de hoy iremos repasando los diferentes tipos de glaucoma y su diagnóstico y tratamiento. Empezaremos hablando del glaucoma agudo de ángulo cerrado.

 

Bases para el diagnóstico

– Inicio rápido en grupos de edad avanzada, en particular hipermétropes y asiáticos.
– Dolor intenso y perdida de la visión que comienza con halos.
– Ojo rojo, edema corneal, midriasis media

Consideraciones generales

El glaucoma agudo de ángulo cerrado primario sólo puede ocurrir cuando se cierra un ángulo de la cámara anterior, el cual presenta un estrechamiento preexistente, como en las personas de edad avanzada (por el propio crecimiento fisiológico del cristalino), hipermétropes y de origen asiático. Casi el 1 % de la población mayor de 35 años de edad tiene estrechamiento del ángulo de cámara anterior, pero muchos nunca, desarrollan glaucoma agudo. El cierre del ángulo puede precipitarse con la dilatación pupilar, lo que puede ocurrir al estar en sitios oscuros, en momentos de tensión, o en raras ocasiones, puede tratarse de midriasis farmacológica. Los medicamentos anticolinérgicos o simpaticomiméticos (el uso de atropina en el periodo preoperatorio; antidepresivos, broncodilatadores nebulizados o descongestionantes nasales) también constituyen causas.

El glaucoma de ángulo cerrado agudo de causa secundaria puede observarse conjuntamente con uveítis anterior, luxación del lente o tratamiento con topiramato. Los síntomas son los mismos que en el glaucoma de ángulo cerrado agudo primario, por lo que es importante la diferenciación, ya que es distinto el manejo de cada uno.

Datos clínicos

Los pacientes con glaucoma agudo buscan tratamiento inmediato debido al dolor extremo y visión borrosa, aunque hay casos subagudos. La visión borrosa se acompaña típicamente de halos alrededor de las luces; puede haber náuseas e incluso dolor abdominal. El ojo se encuentra enrojecido, la córnea está edematosa y la pupila moderadamente dilatada sin reacción a la luz. La tonometría revela una presión intraocular muy elevada.

Diagnóstico diferencial

El glaucoma agudo debe diferenciarse de conjuntivitis, uveítis aguda y trastornos corneales.

Tratamiento

El tratamiento inicial en glaucoma agudo de ángulo cerrado primario es el control de la presión intraocular. Una sola dosis intravenosa de 500 mg de acetazolamida, seguida de 250 mg por vía oral cuatro veces al día, es suficiente. Los diuréticos osmóticos como el glicerol oral, urea o manitol intravenosos la dosis de los tres de 1 a 2 g/kg pueden emplearse en caso necesario. La terapéutica con láser al iris periférico (iridoplastia) o la paracentesis de la cámara anterior también es eficaz.

Una vez que la presión intraocular disminuye, se usa pilocarpina tópica a 4%, una gota cada 15 min durante 1 h y después cuatro veces al día para tratar el ángulo cerrado subyacente.

El tratamiento definitivo es la iridotomía periférica con láser, la cual debe realizarse profilácticamente en el ojo contralateral. La extracción de cataratas es una altenativa. Si no es posible controlar la presión intraocular médicamente, puede requerirse cirugía para drenaje de glaucoma.

Pronóstico

El glaucoma agudo no tratado tiene como consecuencia la pérdida grave y permanente de la visión a los 2 a 5 días de haberse iniciado los síntomas.

Novedades en el tratamiento para el glaucoma

noviembre 1st, 2010 Posted by General, Glaucoma 2 comments on “Novedades en el tratamiento para el glaucoma”

Hoy en día, los colirios para tratar la tensión ocular constituyen la terapia más extendida para el glaucoma, pero se está desarrollando un método más efectivo para llevar el principio activo hasta el ojo: las lentillas impregnadas de vitamina E.

Pronto empezaran ensayos clínicos en humanos, para comprobar la efectividad de este método pero los resultados presentados permiten ser optimistas.

Se llevan años investigando métodos eficaces de distribuir los medicamentos que deben aplicarse en el ojo. Para ello, emplea unas lentillas recubiertas de nanopartículas capaces de ir liberando su principio activo lentamente en la superficie ocular.

El problema de las gotas para el glaucoma es que su contacto con el ojo dura poco tiempo tras su administración por el efecto arrastre de la lágrima. Gran parte del fármaco acaba siendo absorbido por el torrente sanguíneo, y puede ocasionar algún efecto secundario en otras partes del organismo, mientras que sólo entre el 2% y el 5% alcanza realmente la córnea. Con estas nuevas lentes de contacto, idénticas en apariencia a las lentillas convencionales, la permanencia del medicamento se puede prolongar hasta 100 veces.

Se trabaja por ello en dispositivos de liberación controlada que mejoren la capacidad de penetración de los medicamentos y permitan controlar la cantidad y el ritmo de la medicación.

En este caso, la vitamina E cumple una doble función. Por un lado, mediante un complejo proceso químico, su presencia en las lentes hace que las moléculas del fármaco se liberen más lentamente hacia el ojo. Al mismo tiempo, la propia vitamina E puede beneficiar a los pacientes con glaucoma debido a sus propiedades antioxidantes, además de bloquear la radiación de los rayos UV, lo que podría suponer una protección adicional frente a los rayos del sol.

Buscar

noviembre 2010
L M X J V S D
« oct   dic »
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
2930