(1/2) Higiene de párpados. Qué dice la Evidencia Científica

Patrizia Salvestrini

Patrizia Salvestrini

Sección optometría clínica y contactología.

Categorías
del blog

Categorías

Noticias
relacionadas

La salud de la superficie ocular y la película lagrimal son un problema en la actualidad que ha dado lugar a la creación de una gran cantidad de productos para la higiene de los párpados destinados principalmente al tratamiento de la blefaritis anterior. Así mismo existen gran variedad de guías para llevar a cabo la higiene palpebral. Entre los ingredientes de estos productos encontramos, surfactantes suaves, pero algunos han agregado también ingredientes antimicrobianos en un intento de reducir la carga biológica en las pestañas y el borde de los párpados. Por ejemplo, aceite de árbol de té, un ingrediente natural con propiedades antimicrobianas, antifúngicas, antiparasitarias y antiinflamatorias (1). De hecho, muchos de éstos han ganado popularidad por su eficacia contra el ácaro Demodex folliculorum, una de las causas de blefaritis anterior recalcitrante (2-5). Los ácaros Demodex se alimentan de la biopelícula, lo cual a su vez lleva a un crecimiento excesivo de estos ácaros, empeorando así la inflamación de los párpados. Incluso pueden ser la causa de abandono de los usuarios de lentes de contacto blandas (6).

Imagen relacionada

Entre los estudios publicados al respecto, encontramos además que los productos para la higiene de los párpados, se presentan en una variedad de mecanismos de administración, como toallitas, geles, espumas, aerosoles, soluciones con bastoncillos (7-12), sin embargo no hay apenas estudios publicados que evalúen la diferencia entre ellos o su efectividad.

También hay una falta de estudios para determinar un régimen óptimo de pauta de administración, puede variar entre una o dos veces al día (13-15), técnica y duración del procedimiento (5, 10 ó 15 min) para la higiene de los párpados. La falta de pautas universalmente aceptadas ha sido destacada en el informe de Manejo y Terapia TFOS DEWS II (16). Sin embargo podemos encontrar estudios publicados al respecto con distintos niveles de evidencia (I, II y III), recogidos en una reciente Revisión (17).

TOALLITAS. Las toallitas prehumedecidas estériles individuales y de un solo uso, se pueden desechar fácilmente. Una misma toallita puede usarse utilizando partes distintas de la misma para cada ojo, para limitar la contaminación cruzada o simplemente se puede usar una nueva. Su embalaje individual las hace cómodas de transportar e ideales para viajar. Por otro lado, la piel de los párpados es muy delgada, por lo tanto, se debe educar a los pacientes para que sólo apliquen presión suave a lo largo de la línea de las pestañas, ya que el roce fuerte y las texturas de algunas toallitas pueden irritar la piel sensible de los párpados (18).

Algunos estudios publican que encontraron una significativa reducción de la contaminación en la línea de las pestañas dentro de las primeras 3 semanas de aplicación intensiva de las toallitas (dosificación dos veces al día) con una toallita (19), y mejora de los signos de blefaritis (20).

Peral y col. (21) encontraron una reducción de microorganismos del párpado y la conjuntiva, tras la higiene de los párpados con una toallita  que contiene capiloilglicina (un agente antimicrobiano) en ojos programados para cirugía de cataratas. La incorporación de compuestos antimicrobianos en los productos de higiene de los párpados puede ayudar a reducir el potencial de infecciones oculares relacionadas con la cirugía de catarata.

También existen toallitas empapadas  con 4-terpineol (T40) (22), un extracto de aceite de árbol de té, con actividad antiacaricida contra la infestación de Demodex folliculorum. Algunos estudios (23,24) han evaluado este producto informando que las toallitas T40 pueden causar molestias transitorias, por lo tanto, se recomienda la instrucción y advertencia sobre la sensación de enfriamiento / ardor, similar a la del mentol. El tratamiento inicial suele durar de 4 a 6 semanas para coincidir con el ciclo de vida de los ácaros Demodex (15 a 18 días) (25-27).

EXFOLIANTE Y CHAMPÚ PARA BEBÉ. En una comparación de usuarios entre un exfoliante y un champú para bebés, la mayoría de los participantes prefirieron el exfoliante de párpados por su facilidad de uso (28,29). Más recientemente, un estudio intervencionista controlado aleatorio, comparó una limpieza del párpado, un lavado de cara y una técnica de microblefaroexfoliación. Los tres grupos mostraron una mejoría en los síntomas y una reducción en los recuentos de Demodex después de un ensayo de cuatro semanas (30).

GEL. Las formulaciones de gel se aplican con la punta de los dedos, por lo tanto, se recomienda educar al paciente con respecto a la higiene adecuada de las manos antes de su uso. Un beneficio de esta modalidad, es la reducción de la fricción en la piel sensible del párpado al no usar bastoncillos o toallitas. Un estudio que evaluó la tolerabilidad y la aceptabilidad de una formulación de gel sin conservantes, parabenos ni perfume, demostró que era agradable de usar (el 85% de los sujetos lo calificaron como aceptable) al mismo tiempo que aliviaba los síntomas de la blefaritis (31).

DISPENSADORES DE ESPUMA. Cinco estudios clínicos (23, 32-35) describen varios mecanismos de administración de la espuma, crema o líquido. Al igual que las formulaciones de gel, es necesario recordar al paciente que se lave las manos adecuadamente antes de colocar el producto en sus dedos. Un estudio reciente sobre desinfectantes para manos, reveló que los pacientes prefieren usar un dispensador de este tipo (en el que se presiona la parte superior del envase) en lugar de un bote que hay que abrir y cerrar o una toallita, ya que se requería menos tiempo (36).

LIMPIADOR DE ESPUMA. Hay un estudio publicado sobre el rendimiento de un limpiador de párpados de espuma comparado con agua para eliminar los restos de las pestañas después de retirar las pestañas postizas, ya que ésta es una práctica estética muy en auge en la actualidad, pero no encontró diferencias significativas entre los regímenes (33).

Sung y col. demostró que un limpiador de espuma para párpados que contenía TTO y linalol era más efectivo para aliviar los signos y síntomas relacionados con la inflamación de la superficie ocular en comparación con el champú para bebés (34). De hecho, los autores informaron que tanto la cobertura de la glándula meibomiana como la expresión de mucina (MUC5AC) empeoraron con el champú para bebés. Otro estudio comparativo informó que este limpiador de espuma es bien tolerado [19].

Resultado de imagen de higiene eyelid

HISOPO, BASTONCILLO. El hisopo es una unidad desechable autosaturada, que consta de un barril de plástico que contiene una combinación de 50% de TTO, 40% de aceite de espino cerval y 10% de ácido caprílico, que termina en una punta de esponja de algodón. Se aplica presión al barril de plástico para romper el sello interno, lo que permite que el producto fluya hacia la punta de la esponja saturada que se aplica al área de las cejas y las pestañas del paciente. Su alta concentración de TTO  exhibe un fuerte olor y causa molestias significativas en la piel del párpado. Por eso los usuarios pueden experimentar molestias oculares considerables si intentan abrir los ojos inmediatamente después de la aplicación (11), por lo tanto, la educación del paciente es clave para tranquilizarlos y el producto debe lavarse después del uso.

Lee y col. realizó un estudio prospectivo abierto que investigó la combinación de exfoliaciones de párpados utilizando una solución micelar no conservada, compresas calientes y compresión mecánica de la glándula meibomiana en pacientes con disfunción moderada a grave de la glándula meibomiana (37). Después de un mes de tratamiento, los síntomas, así como los signos oculares (tiempo de ruptura lagrimal, puntaje de tinción ocular, expresibilidad de la glándula meibomiana) mejoraron significativamente. Otros autores también han encontrado que la terapia combinada, incluida la higiene de los párpados, es beneficiosa en el tratamiento del ojo seco (38).

Si tienes alguna pregunta, duda o comentario puedes realizármela en nuestro  muro de facebook.

para-blog

  1. Carson, K. Hammer, T. Riley, Melaleuca alternifolia (Tea Tree) Oil: a review of antimicrobial and other medicinal properties, Clin Microbiol Rev 19 (1) (2006) 50–62.
  2. Y. Gao, M.A. Di Pascuale, W. Li, A. Baradaran-Rafii, A. Elizondo, C.L. Kuo, et al., In vitro and in vivo killing of ocular Demodex by tea tree oil, Br J Ophthalmol 89 (2005) 1468–1473.
  3. Y. Gao, M.A. Di Pascuale, A. Elizondo, S.C. Tseng, Clinical treatment of ocular demodecosis by lid scrub with tea tree oil, Cornea 26 (2) (2007) 136–143.
  4. Liu, H. Sheha, S.C. Tseng, Pathogenic role of Demodex mites in blepharitis, Curr Opin Allergy Clin Immunol 10 (5) (2010) 505–510.
  5. Koo, T.H. Kim, K.W. Kim, S.W. Wee, Y.S. Chun, J.C. Kim, Ocular surface dis-comfort and Demodex: effect of tea tree oil eyelid scrub in Demodex blepharitis, J Korean Med Sci 27 (12) (2012) 1574–1579.
  6. Tarkowski, J. Moneta-Wielgos, D. Mlocicki, Demodex sp. As a potential cause of the abandonment of Soft contact lenses by their existing users, Biomed Res Int 2015 (2015) 259109(available at, https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/ PMC4523645/pdf/BMRI2015-259109.pdf).
  7. Avisar, H. Savir, D. Deutsch, J. Teller, Effect of I-Scrub on signs and symptoms of chronic blepharitis, Dicp 25 (4) (1991) 359–360.
  8. Doan, Tolerability and acceptability of Blephagel: a novel eyelid hygiene aqueous gel, Clin Ophthalmol 6 (2012) 71–77.
  9. P. Gilbard, Y. Douyon, R.B. Huson, Time-kill assay results for a linalool-hinokitiol-based eyelid cleanser for lid hygiene, Cornea 29 (5) (2010) 559–563
  10. Guillon,C. Maissa, S. Wong, Eyelid margin modification associated with eyelid hygiene in anterior blepharitis and meibomian gland dysfunction, Eye Contact Lens 38 (5) (2012) 319–325.
  11.  W. Ngo, L. Jones, E. Bitton, Short-term comfort responses associated with the use of eyelid cleansing products to manage demodex folliculorum, Eye Contact Lens Sept 21 (2017), https://doi.org/10.1097/ICL.0000000000000415 (published ahead of print).
  12.  M. Polack, D.F. Goodman, Experience with a new detergent lid scrub in the management of chronic blepharitis, Arch Ophthalmol 106 (6) (1988) 719–720.
  13. Rhee, M. Pyfer, Blepharitis/Meibomitis, in: D. Rhee, M. Pyfer (Eds.), The wills eye manual: office and emergency room diagnosis and treatment of eye disease, Lippincottt Williams & Wilkins, Philadelphia, 1999, pp. 141–142.
  14. Roy, F. Fraunfelder, F. Fraunfelder, Eyelids: blepharoconjunctivitis, in: F. Roy, F. Fraunfelder, F. Fraunfelder (Eds.), Current ocular therapy, Saunders Elsevier, USA, 2008, pp. 434–435.
  15. Ao. Ophthalmology, Blepharitis preferred practice pattern-management, (2018) (Accessed June 26 2019), https://www.aaojournal.org/article/S0161-6420(18) 32645-9/pdf.
  16. Jones, L.E. Downie, D. Korb, J.M. Benitez-Del-Castillo, R. Dana, S.X. Deng, et al., TFOS DEWS II management and therapy report, Ocul Surf 15 (3) (2017) 575–628.
  17. Bitton E, Ngo W, Dupont P. Eyelid hygiene products: A scoping review. Cont Lens Anterior Eye. 2019 Dec;42(6):591-597. doi: 10.1016/j.clae.2019.09.008. Epub 2019 Oct 19
  18. Tagami, Location-related differences in structure and function of the stratum corneum with special emphasis on those of the facial skin, Int J Cosmet Sci 30 (6) (2008) 413–434.
  19. Guillon, C. Maissa, S. Wong, Eyelid margin modification associated with eyelid hygiene in anterior blepharitis and meibomian gland dysfunction, Eye Contact Lens 38 (5) (2012) 319–325.
  20. Guillon, C. Maissa, S. Wong, Symptomatic relief associated with eyelid hygiene in anterior blepharitis and MGD, Eye Contact Lens 38 (5) (2012) 306–312.
  21. Peral, J. Alonso, C. Garcia-Garcia, C. Nino-Rueda, P. Calvo Del Bosque, Importance of lid hygiene before ocular surgery: qualitative and quantitative ana-lysis of eyelid and conjunctiva microbiota, Eye Contact Lens 42 (6) (2016) 366–370.
  22. Tighe, Y.Y. Gao, S.C. Tseng, Terpinen-4-ol is the most active ingredient of tea tree oil to kill demodex mites, Transl Vis Sci Technol 2 (7) (2013) 2.
  23. Ngo, L. Jones, E. Bitton, Short-term comfort responses associated with the use of eyelid cleansing products to manage demodex folliculorum, Eye Contact Lens Sept 21 (2017), https://doi.org/10.1097/ICL.0000000000000415 (published ahead of print).
  24. Qiu, S. Yeo, L. Tong, Satisfaction and convenience of using terpenoid-im-pregnated eyelid wipes and teaching method in people without blepharitis, Clin Ophthalmol 12 (2018) 91–98.
  25. M. Cheng, H. Sheha, S.C. Tseng, Recent advances on ocular Demodex infestation, Curr Opin Ophthalmol 26 (4) (2015) 295–300.
  26. A. Rather, I. Hassan, Human demodex mite: the versatile mite of dermatological importance, Indian J Dermatol 59 (1) (2014) 60–66.
  27. Rufli, Y. Mumcuoglu, The hair follicle mites Demodex folliculorum and Demodex brevis: biology and medical importance, A review, Dermatologica 162 (1) (1981) 1–11.
  28. E. Key, A comparative study of eyelid cleaning regimens in chronic blepharitis, CLAO J 22 (3) (1996) 209–212.
  29. Lindsley, S. Matsumura, E. Hatef, E.K. Akpek, Interventions for chronic ble-pharitis, Cochrane Database Syst Rev (5) (2012) Cd005556.
  30. Murphy, V. O’Dwyer, A. Lloyd-McKernan, The efficacy of tea tree face wash, 1, 2-Octanediol and microblepharoexfoliation in treating Demodex folliculorum ble-pharitis, Contact Lens Anterior Eye 41 (1) (2018) 77–82.
  31. Doan, Tolerability and acceptability of Blephagel: a novel eyelid hygiene aqueous gel, Clin Ophthalmol 6 (2012) 71–77.
  32. Hirsch-Hoffmann, C. Kaufmann, P.B. Banninger, M.A. Thiel, Treatment options for demodex blepharitis: patient choice and efficacy, Klin Monatsbl Augenheilkd 232 (4) (2015) 384–387.
  33. Makornwattana, V. Sontichai, Comparison of cleaning up eyelids after taking off false eyelashes between eye makeup remover alone and eye makeup remover with Ocusoft, J Med Assoc Thai 99 (Suppl. 4) (2016) S65–S67.
  34. Sung, M.T.M. Wang, S.H. Lee, I.M.Y. Cheung, S. Ismail, T. Sherwin, et al., Randomized double-masked trial of eyelid cleansing treatments for blepharitis, Ocul Surf 16 (1) (2018) 77–83.(6) (2017) 626–629.
  35. N. Maher, The use of tea tree oil in treatning blepharitis and meibomian gland dysfunction, Oman J Ophthalmol Jan-April 11 (1) (2018) 11–15.
  36. C. Knighton, C. McDowell, H. Rai, P. Higgins, C. Burant, C.J. Donskey, Feasibility: an important but neglected issue in patient hand hygiene, Am J Infect Control 45
  37. Lee, M. Kim, S. Park, E. Kim, K. Seo, T. Kim, Mechanical meibomian gland squeezing combined with eyelid scrubs and warm compresses for the treatment of meibomian gland dysfunction, Clin Exp Optom 100 (November) (2017) 598–602.
  38. Ngo, S. Srinivasan, D. Houtman, L. Jones, The relief of dry eye signs and symptoms using a combination of lubricants, lid hygiene and ocular nutraceuticals, J Optom 10 (1) (2017) 26–33.
Solicitar cita online

Rellena el siguiente formulario y nosotros nos pondremos en contacto contigo en el plazo más breve posible. Más información en el 950 21 71 71 o en el 950 65 98 01

Nombre y apellidos