(2/2) Higiene de párpados. Qué dice la Evidencia Científica: conclusiones

Patrizia Salvestrini

Patrizia Salvestrini

Sección optometría clínica y contactología.

Categorías
del blog

Categorías

Noticias
relacionadas

Una vez expuesto lo publicado en la literatura científica respecto a higiene palpebral en la anterior entrada, veamos qué conceptos y conclusiones podemos extraer.

  • Lo más lógico para manejar la blefaritis es reducir el crecimiento excesivo microbiano y mejorar la comodidad ocular. Por lo que muestran los estudios publicados, la comodidad ocular es un factor crítico para el éxito de diferentes procedimientos como el uso de lentes de contacto (1-3), la satisfacción con los resultados posquirúrgicos (3), el éxito con el tratamiento del ojo seco, DED (4). Por lo tanto, abogar por una superficie ocular sana y asesorar sobre la importancia de la higiene de los párpados debería ayudar a aliviar los síntomas y mejorar la calidad de vida de los pacientes.
  • Como hemos visto en la anterior entrada de este blog, también es un factor importante para el paciente, la comodidad a la hora de seguir un tratamiento para la higiene palpebral. Además, tanto el International Meibomian Gland Workshop (5) como los informes TFOS DEWS II (6) destacan la terapia convencional de la higiene de los párpados en el enfoque de gestión gradual para la blefaritis y el ojo seco.
  • Hemos visto que los estudios publicados resaltan los efectos positivos que la higiene del párpado puede tener sola, o en combinación con otras opciones, en la mejora de los síntomas y los signos oculares. Además, los ingredientes inherentes a algunos de los productos de higiene de párpados más contemporáneos pueden ser más adecuados que el champú para bebés, o el jabón y el agua solos para frenar el crecimiento excesivo de microbios y mantener la salud del párpado (7-10).
  • La educación del paciente también sigue siendo una parte clave del tratamiento. Es de suma importancia informar a los pacientes sobre la gravedad y las complejidades de su condición, así como el correcto procedimiento de usar el limpiador de párpados recomendado, para alentar el cumplimiento. Por ejemplo, los pacientes con blefaritis Demodex pueden necesitar ser informados del ciclo de vida del ácaro para mantener el cumplimiento durante el tiempo recomendado y regresar para una evaluación de seguimiento. Deben discutirse las posibles molestias con cualquier limpiador de párpados, sin importar cuán leve o transitorio sea, para que los pacientes sepan qué esperar una vez que sigan el tratamiento en casa (11). Quizá realizar una prueba en clínica previamente, especialmente con aquellos productos que incorporan TTO, puede aliviar algunas de estas preocupaciones.

Resultado de imagen de eyelid hygiene medical care

  • En cuanto al ojo seco, uno de los estudios refiere que los pacientes que reportan síntomas de DED en una primera visita, tienen más probabilidades de cumplir con la higiene de los párpados que aquellos que son asintomáticos. Aquellos que cumplen con la higiene de los párpados notaron una mejoría de sus síntomas, mientras que aquellos que tuvieron síntomas más prolongados (varios años), tendieron a tener resultados más pobres (12). Aunque en este estudio en particular, los sujetos eran hombres mayores de un hospital veterano, el mensaje subyacente que se extrae, es que la higiene de los párpados proporciona alivio si los pacientes siguen cumpliendo el tratamiento higiénico de contínuo y que los síntomas de DED deben abordarse desde el inicio.

El ojo seco es una enfermedad sintomática (13) y los pacientes utilizan una variedad de descriptores para referir su molestia ocular (ardor, sensación de arenilla, picazón, sequedad…). Los profesionales han desarrollado recomendaciones clínicas sobre cuándo iniciar el tratamiento, régimen, métodos y la elección del producto de higiene de párpados en un intento de aliviar las quejas del paciente. Sin embargo, muchas de estas recomendaciones no están respaldadas por la evidencia, como hemos comprobado por la falta de publicaciones de consistencia. Por lo tanto, lo que se encuentra disponible en la literatura existente sobre productos para la higiene de los párpados, es limitado. Como decíamos en la anterior entrada, hay efectivamente una reciente Revisión publicada al respecto (14), pero en ella sólo se pudieron incluir 28 estudios en los últimos 70 años.

Resultado de imagen de eyelid hygiene medical care

Por tanto, lo que podemos decir  tras el análisis de las publicaciones es que:

  1. Hay una necesidad de más estudios clínicos de nivel I (aleatorizados, controlados) para evaluar los productos de higiene de los párpados.
  2. Es necesario una estandarización de los procedimientos de higiene del párpado (régimen y técnica para las diferentes formulaciones).
  3. Debe compararse el efecto de los diferentes mecanismos de administración ( toallitas, espuma, gel, bastoncillos…) sobre cumplimiento y conveniencia.

Si tienes alguna pregunta, duda o comentario puedes realizármela en nuestro  muro de facebook.

para-blog

  1. Tarkowski, J. Moneta-Wielgos, D. Mlocicki, Demodex sp. As a potential cause of the abandonment of Soft contact lenses by their existing users, Biomed Res Int 2015 (2015) 259109(available at, https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/ PMC4523645/pdf/BMRI2015-259109.pdf).
  2. Fonn, Targeting contact lens induced dryness and discomfort: what properties will make lenses more comfortable, Optom Vis Sci 84 (4) (2007) 279–285
  3. J. Nichols, M.D. Willcox, A.J. Bron, C. Belmonte, J.B. Ciolino, J.P. Craig, et al., The TFOS international workshop on contact Lens discomfort: executive summary, Invest Ophthalmol Vis Sci 54 (11) (2013) Tfos7–tfos13.
  4. A. Javadi, S. Feizi, Dry eye syndrome, J Ophthalmic Vis Res 6 (3) (2011) 192–198.
  5. Geerling, J. Tauber, C. Baudouin, E. Goto, Y. Matsumoto, T. O’Brien, et al., The international workshop on meibomian gland dysfunction: report of the subcommittee on management and treatment of meibomian gland dysfunction, Invest Ophthalmol Vis Sci 52 (4) (2011) 2050–2064.
  6. Jones, L.E. Downie, D. Korb, J.M. Benitez-Del-Castillo, R. Dana, S.X. Deng, et al., TFOS DEWS II management and therapy report, Ocul Surf 15 (3) (2017) 575–628.
  7. C. Knighton, C. McDowell, H. Rai, P. Higgins, C. Burant, C.J. Donskey, Feasibility: an important but neglected issue in patient hand hygiene, Am J Infect Control 45 (6) (2017) 626–629.
  8. W. Stroman, K. Mintun, A.B. Epstein, C.M. Brimer, C.R. Patel, J.D. Branch, et al., Reduction in bacterial load using hypochlorous acid hygiene solution on ocular skin, Clin Ophthalmol 11 (2017) 707–714.
  9. R. Thode, R.A. Latkany, Current and emerging therapeutic strategies for the treatment of meibomian gland dysfunction (MGD), Drugs 75 (11) (2015) 1177–1185.
  10. D. Welling, T.F. Mauger, L.R. Schoenfield, A.J. Hendershot, Chronic eyelid der-matitis secondary to cocamidopropyl betaine allergy in a patient using baby shampoo eyelid scrubs, JAMA Ophthalmol 132 (3) (2014) 357–359.
  11. Ngo, L. Jones, E. Bitton, Short-term comfort responses associated with the use of eyelid cleansing products to manage demodex folliculorum, Eye Contact Lens Sept 21 (2017), https://doi.org/10.1097/ICL.0000000000000415 (published ahead of print).
  12. A. Alghamdi, A. Camp, W. Feuer, C.L. Karp, S. Wellik, A. Galor, Compliance and subjective patient responses to eyelid hygiene, Eye Contact Lens 43 (4) (2017) 213–217.
  13. P. Craig, K.K. Nichols, E.K. Akpek, B. Caffery, H.S. Dua, C.K. Joo, et al., TFOS DEWS II definition and classification report, Ocul Surf 15 (3) (2017) 276–283.
  14. Bitton E, Ngo W, Dupont P. Eyelid hygiene products: A scoping review. Cont Lens Anterior Eye. 2019 Dec;42(6):591-597. doi: 10.1016/j.clae.2019.09.008. Epub 2019 Oct 19
Solicitar cita online

Rellena el siguiente formulario y nosotros nos pondremos en contacto contigo en el plazo más breve posible. Más información en el 950 21 71 71 o en el 950 65 98 01

Nombre y apellidos